100 Cosas que puedes hacer para Disparar la Productividad

100 Cosas que puedes hacer para Disparar la Productividad

Este post ha sido sacado del blog: A Year of Productivity. Chris Bailey terminó la universidad en Mayo de 2013 en Carleton University. Recibió varias ofertas de empresas grandes para trabajar a tiempo completo, sin embargo, decidió que tenía un plan a seguir para el próximo año. Dicho plan se basaba en la productividad y en la capacidad de hacer nuevos hábitos. Decidió leer y formarse todo lo que pudiera al respecto e ir reflejándolo en su blog. Después de este año, Chris ha conseguido recopilar nada más y nada menos que 100 trucos que le han ayudado a ser más productivo y eficiente. Son 100 cosas que te ayudarán a tener mayor productividad empresarial en tu día a día.

Trucos para tener más tiempo

1. Pierde menos tiempo en las tareas más importantes: parece algo contradictorio. Las tareas más importantes son las que deberían de requerir mayor tiempo y atención. Sin embargo, si limitas el tiempo que le vas a dedicar a una tarea top, te esforzarás más en terminarla en el tiempo establecido y por lo tanto, serás más eficiente.

2. Deja de ver la televisión: si consideras que estás en la media del tele espectador habitual, gastarás unos 13,6 años de tu vida mirando la tele. Tiempo que podrías dedicar a hacer cosas mucho más interesantes y que aumenten tu productividad empresarial.

productividad empresarial

3. Empieza a decir que NO a los compromisos que consumen tu tiempo, energía y atención de forma negativamente: una de las mejores formas para ser más productivo es dejando de hacer cosas que son poco productivas. Aléjate de las personas que desprenden negatividad. Es seguro que te la transmitirán. Mantén alejados a los vampiros emocionales.

4. Registra las horas de cada día: cuando registras las cosas que has hecho durante el día y el tiempo que te ha llevado hacerlas, es mucho más fácil ver en qué estás gastando tu tiempo. Todo lo que se puede medir, se puede mejorar.

5. Haz en un día tareas rutinarias: la mayoría de las tareas rutinarias, como hacer la colada, lavar los platos, regar las plantas, etc. pueden llevarte varias horas a la semana. Intenta planificar y hacer todas estas tareas en un mismo día. Dispondrás de más tiempo para concentrarte en cosas de mayor interés durante el resto de la semana.

6. No trabajes más de 35 horas semanales: muchos estudios afirman que el número ideal de horas en cuanto a productividad en una empresa son 35 horas semanales. Trabajar más horas te puede hacer más productivo, pero sólo a corto plazo.

7. Intenta escribir tus emails utilizando 5 frases o menos: la mayoría de gente no se dará cuenta si reduces tus emails de 10 líneas a 5. Y en muchas ocasiones agradecerán que vayas al grano. Es increíble la cantidad de tiempo que puedes ahorrar al respecto.

8. Si utilizas Gmail, instala la app The Email Game: te ayudará a responder de forma mucho más automatizada tus emails. Y te ahorrará tiempo. Si quieres saber más sobre productividad y uso de Gmail echa un ojo a esta extensa guía.

9. Hazte una cuenta en Unroll.me: si tienes una cuenta de Gmail, Yahoo o Outlook, entonces Unroll.me te organizará en un sólo email todos tus correos que provienen de suscripciones a webs, blogs, periódicos…

10. Deja de organizar tu emails en carpetas: está demostrado que utilizar el buscador del correo electrónico es mucho más eficiente que ir carpeta por carpeta buscando los archivos.

11. Aprende a teclear más rápido: la velocidad media de mecanografía es de 40 WPM. Puedes incrementar esta velocidad hasta 60-80 WPM. Cosa que te hará ahorrar mucho, mucho tiempo. Esta habilidad hoy en día es básica.

productividad empresarial

12. Chequea en qué gastas tu tiempo en el ordenador: ya hemos hablado en otros post en Autorizado Red sobre la herramienta RescueTime. Chris Baley la vuelve a recomendar para registrar los movimientos que haces en tu ordenador. En qué gastas tu tiempo mientras navegas por Internet, utilizas una aplicación, o ves un vídeo.

13. La perfección en todo, puede ser improductiva: buscar la excelencia no está mal. Ser maniáticamente perfecto en todo, puede sí puede estarlo. Tu casa puede estar muy ordenada y limpia. Pero si quieres que esté perfectamente ordenada y limpia, te pasarás el día ordenando y limpiado.

14. Ahorra y gestiona bien tus ingresos: ayudarán a que te jubiles antes y puedas dedicarte 100% a lo que te gusta.

Trucos para perder el tiempo en cosas que valen realmente la pena

15. Determina cuáles son de media tu tareas más importantes: haz una lista de todas las tareas y cosas de las que eres responsable en el trabajo. Si sólo pudieras hacer tres de estas actividades durante un día, ¿cuáles harías? En estas tres actividades es donde deberías de invertir el 80-90% de tu tiempo.

16. Sé consciente de hasta dónde llega tu resistencia en algo: la fuerza de voluntad se agota. No es infinita. Es importante identificar nuestro estado de ánimo a la hora de afrontar algo y cuánto tiempo le vamos a poder dedicar. Siendo realistas. Por ejemplo: ¿Podría meditar durante 20 minutos? No, sé que es demasiado. ¿Y 15? Bueno, quizás si lo intento sí. Pero 5 minutos, seguro que puedo. Y algo es algo.

17. Trabaja en las tareas que son importantes, pero no urgentes: cada día, intenta hacer una tarea que es importante, pero no urgente. Esto te ayuda a centrarte en las metas que has establecido y a estar cada día un poco más cerca.

18. Utiliza la técnica de Pomodoro: para saber más en qué consiste la técnica de Pomodoro, pulsa aquí. Si necesitas herramientas que te faciliten la aplicación de esta técnica, también puedes pulsar aquí.

productividad empresarial 3

19. Haz una lista de procastinación: haz una lista sobre tareas importantes que puedes hacer para la próxima vez que vayas a procastinar. Esto hará que mantengas tu productividad empresarial mientras tu cabeza está intentando que hagas otras cosas que te apetece más hacer.

20. Utiliza la regla de los dos minutos: la regla de los dos minutos, de David Allen, dice que cuando una tarea te vaya a llevar menos de dos minutos, hazla. No la pongas en una lista de tareas. Sólo hazla.

21. Organiza tu tiempo libre: esto suena bastante mal. Nadie organiza su tiempo libre. Pero dándole mayor orden al tiempo que tienes de ocio, es probable que te haga estar más motivado cuando no estés haciendo algo que te apetece.

22. Analiza y determina la siguiente cosa que vas a hacer: cuanto tiempo dispones, cuánta energía tienes para hacerlo y cuál es la tarea más importante que puedes hacer en ese momento y en ese lugar.

23. Estar tranquilo sobre en qué gastas tu tiempo: estar constantemente chequeando y mirando en qué gastas tu tiempo. Teniendo excesiva preocupación, no es bueno. Relájate, no es bueno.

24. Organiza el tiempo en el que planeas desconectar completamente de tu trabajo: cuando estás completamente desconectado de tu trabajo, la cabeza sigue trabajando, aunque no queramos. Pero siempre podemos aprovechar y seguir haciendo otras cosas. Es importante aprender a distraerse.

25. Dedica más tiempo a la planificación: por cada 5 minutos que organizas tu tiempo, tu plan, tu horario, es probable que estés ahorrando otros 5 minutos en la ejecución del mismo. Cuando lo único que tienes que hacer es ejecutar el plan trazado y lo haces  de forma disciplinada, es complicado trabajar de forma más inteligente.

26. Conoce qué esta diciendo realmente la gente cuando dicen «No tengo tiempo para esto»: una frase muy utilizada. Casi todos la hemos utilizado alguna vez. No es tan importante la cuantificación del tiempo, si no más bien la prioridad que se le da a la tarea. Siempre se saca tiempo para lo que uno quiere.

27. Espera un momento antes de enviar emails/mensajes importantes: dale a tu mente unos segundos antes de enviar o hacer algo importante. Podrás evaluar, repasar y corregir lo hecho. Te ahorrará mucho más tiempo que el tener que corregirlo posteriormente.

Para una buena productividad empresarial: Corpore sano, mente sana

28. Haz ejercicio: hacer ejercicio es probablemente la mejor cosa que puedes hacer para tener energía. Y no se trata sólo de sentirse mejor con uno mismo. El ejercicio ayuda a combatir enfermedades como la diabetes, dolores musculares, enfermedades cardiovasculares, etc.

29 Come mejor: Lo que comemos es en gran parte nuestro combustible. Comer bien hará que dispongas de mejor combustible y rindas mejor. ¿No te parece suficientemente importante?

fruta productividad empresarial

30. Deja de tomar café a menudo: el café está bien. Pero tomar 3 o 4 a diario no puede ser bueno. No tomes café como si fuera algo rutinario para desayunar y después de cada comida. El café es un estresante. 

31. Toma el café de forma inteligente: toma mucha más agua en vez de café. Y sólo toma café cuando lo necesites. Te dará un golpe de energía que te ayudará a afrontar tareas difíciles. Será una herramienta útil para tu cuerpo.

32. Deja de beber café 6 horas antes de dormir: de acuerdo con varios estudios, la cafeína normalmente tarda una hora en llegar a la sangre y permanece allí entre 4 y 6 horas.

33. Bebe más agua: el agua acelera tu metabolismo y hace que gastes más energía. Te ayuda a pensar más y mejor. Libera a tu cuerpo de toxinas. Reduce el riesgo de enfermedades degenerativas. Y es más barata que la mayoría de bebidas azucaradas.

34. Bebe un litro de agua al despertarte: nada más despertarte, bebe entre medio libro y un litro entero de agua. Tu cuerpo ha estado cerca de 8 horas sin ningún tipo de líquido y está deshidratado. Le ayudarás a activarse mucho más rápido.

35. Registra en un diario lo que comes cada día: las personas que suelen registrar lo que comen a diario, a la larga suelen consumir menos calorías y de mayor calidad que el resto. Existen numerosas aplicaciones para hacer eso. La más conocida es MyFitness Pal. Es evidente que si uno empieza a registrar lo que come, aprender mucho más sobre lo que está comiendo. ¿Cuántas calorías tiene un plátano? ¿Cuántas vitaminas tiene un aguacate? Basta con hacer esto durante una o dos semanas para adquirir mucha información sobre lo que comemos.

36. Duerme lo suficiente: dormir poco afecta a tus niveles de concentración, decisión, creatividad, habilidades sociales y aumenta el riesgo de contraer enfermedades. Dormir lo suficiente puede ayudar a evitar todo lo anterior en un porcentaje muy elevado de las veces. Y además, te ayudará a controlar tus niveles de estrés y ánimo. Echa un vistazo a esto para saber cómo dormir mejor.

37. No bebas alcohol a diario por la noche: beber alcohol por la noche reduce tus niveles de sueño. Lo que te dará menos energía al día siguiente. Bebe otra cosa.

38. Mantén tu oficina entre 21 y 22 grados centígrados: esta es la temperatura óptima para que seas más productivo.

39. Pon la temperatura de tu habitación por las noches en 18 grados centígrados: muchos estudios recomiendan esta temperatura como la ideal para descansar y dormir mejor.

40. Echa una siesta: siestas de entre 10 y 20 minutos ayudan a tu cuerpo a recuperarse mucho más de lo que imaginas. Mejorará tu memoria, tu atención y tu capacidad de afrontar otras tareas importantes.

dormir para la productividad

41. Intenta conocerte y saber de cuánta energía dispones en cada momento: si te preguntas a ti mismo de cuánta energía dispones, puedes hacer ajustes en las cosas que estás haciendo para gestionar mejor tus niveles de energía y aguantar mejor.

42. Calcula tu mejor tiempo biológico: que viene a ser la parte del día en la que eres más productivo.

43. Sonríe: sonreír te da más seguridad, te hace más feliz y te ayuda en tus habilidades sociales. Es gratis, no dejes de hacerlo.

44. Que el color de tu oficina sea el adecuado: la ciencia dice que debes pintar el color de tu habitación azul si quieres estimular tu mente, amarillo si quieres estimular tus emociones, rojo para tu cuerpo y verde para tu equilibrio. Elige el que más necesitas.

45. Limita tu exposición a la luz de led antes de ir a la cama: estar expuesto a la luz que emite tu smartphone, o tu tablet no es bueno antes de ir a dormir. Limita tu exposición a este tipo de aparatos antes de dormirte.

46. Intentar exponerte a más luz natural: la luz natural te ayuda a dormir mejor y reduce los niveles de estrés. Estamos hechos para estar a la luz del día. No te prives de ello.

47. Descarga f.lux: una vez se ha puesto el sol, esta aplicación reducen los niveles de luz de tu pantalla. Lo que provoca que tu cuerpo libere mayor melatonina y puedas dormir mejor.

Algunos trucos para dormir mejor, aquí.

Trucos que ayudarán a tu mente

48. Provoca cambios automáticos, para que se acaben convirtiendo en hábitos: conseguir que algunos de tus comportamientos se vuelvan automáticos es una de las herramientas más poderosas que tienes para conseguir que lleguen a ser hábitos. Para más información, pulsa aquí.

49. Invierte en cosas que realmente funcionen para relajarte cuando estás estresado: hacer ejercicio, leer, escuchar música, salir con tus amigos o con tu familia, hacerte un masaje, meditar, practicar un hobby, etc.

50. Toma más descansos: tomarte periodos de descanso es fundamental para mejorar en tu trabajo y ver las cosas con perspectiva. Oblígate a ello.

51. Empieza con algo pequeño: uno de los mejores trucos para tener mayor productividad empresarial es empezar con pequeños cambios. Ser constante con estos pequeños cambios en el largo plazo, puede suponer que se conviertan en grandes cambios.

52. Sé consciente cuando estás siendo demasiado duro contigo mismo: ser exigente con uno mismo es bueno. Pero todos los extremos son malo. Según David Allen, probablemente el 80% de las cosas que te dices a ti mismo en tu cabeza son negativas.

53. Haz más amigos en la oficina: llevarte bien con tus compañeros de trabajo incrementa, de media en un 50%, las capacidades que tienes de mejorar tu trabajo.

54. Echa un vistazo atrás en tu calendario: te ayudará a ver qué has hecho y con quién has quedado últimamente. Te dará información sobre qué reuniones o quedadas han consumido más energía. Identifica qué te ha hecho ser más feliz. Y repite.

productividad

55. Rebaja tus expectativas: puede parecer un consejo un poco raro, pero el hecho de que bajes las expectativas que tienes sobre algo, puede hacer que cojas más confianza sobre algo. Y también te relaja.

56. Date cuenta de que lo que haces no le importa tanto a la gente como crees: cuando haces algo, a la mayoría de la gente no le importa. Tener miedo sobre lo que va a pensar el resto, puede condicionarte a dejar de hacer muchas cosas. No seas tan egocéntrico y disfruta más de hacer lo que te apetece.

57. Come concentrado: comer estando centrado en lo que haces provocará que tu cerbero emita una señal de satisfacción mucho antes que si lo haces distraído. Además, comer concentrado te permitirá masticar y disfrutar mucho más los alimentos que estás tomando.

58. Utiliza la visualización para volverte más productivo: una técnica de visualización que suele funcionar bastante bien. Imagínate que tienes una emergencia y debes salir mañana de viaje. O directamente, mañana no podrás ir a trabajar. ¿Qué tarea harías? ¿Qué dejarías hecho?

59. Busca menos los conflictos: eres más productivo cuando tienes niveles bajos y medios de estrés provocados por algún pequeño conflicto.

60. Descarga Coffigitivy: esta aplicación hace algo tan sencillo como simular el ambiente de una tranquila cafetería. Está demostrado que este tipo de situaciones aumentan la productividad y la concentración.

networking para la productividad empresarial

61. Cada día, piensa sobre tres cosas por las que deberías estar agradecido: esto ayudará a tu cerebro a establecer un patrón por el que interpretará las cosas que pasan alrededor tuyo de forma mucho más positiva que negativa.

62. Cada día, escribe sobre algo grande que te haya pasado: escribir sobre algo positivo que te ha pasado durante el día hace que seas más consciente de este tipo de cosas y te permita disfrutarlas más cuando están sucediendo.

63. Llora de vez en cuando, no pasa nada: no somos robots. Llorar es probablemente uno de los mejores mecanismos naturales contra el estrés. No te preocupes. Vuelve a leer el punto 56.

¡Maneja tu atención!

64. Medita: la meditación es el arte que te permite mantener de forma continua tu atención sobre un único objeto. En opinión de Chris Baley, es probablemente la mejor actividad para incrementar el «músculo de la atención». La meditación, además, ayuda a relajar tu mente. Incrementa el flujo de sangre de tu cabeza.

Para más información sobre la meditación, aquí.

meditacion para la productividad empresarial

65. Deja de hacer la multitarea: la multitarea es algo poco productivo. Muy poco productivo. Y provoca que tengas más errores. Aumenta tu estrés. Deja de ponerla en práctica.

66. Anota las cosas que pasan por tu cabeza: utiliza herramientas como Evernote u otro gestor de notas. Anotar la mayoría de cosas e ideas que te pasan por la cabeza ayudará a que tengas mayor espacio en tu cabeza y te puedas preocupar de cosas más importantes.

67. Haz una lista de las cosas que estás esperando: para asegurarte de que nada se te está escapando. No puedes tener todo en la cabeza.

68. Establece un ritual que te ayude a anotar lo que pasa por tu cabeza: deja de hacer lo que estás haciendo, pon un temporizador con 15 minutos cuenta atrás, coge un boli y un cuaderno, y empieza a anotar todas aquellas cosas sueltas que están por tu cabeza. Te ayudará a aclarar muchas cosas.

69. Consume alimentos que aumenten tu atención y concentración: té verde, verduras, agua, chocolate negro, frutos secos, arándanos, aguacate…

70. Cuando termines algo, déjalo ordenado: cada vez que acabes de hacer algo, intenta ordenar/limpiar al momento. Por ejemplo, si cocinas, limpia la cocina. Si sales a correr, pon a lavar la ropa. No procastines.

 

71. Baja la velocidad: si haces algo rápido, es bastante sencillo entrar en el piloto automático y pasar de una distracción a otra. Haz las cosas más poco a poco y maneja tu atención para hacer lo que haces mejor.

72. Desconecta completamente de Internet cuando tengas que dejar algo hecho: probablemente el 47% del tiempo que pasas en Internet, estás procastinando. Si quieres terminar algo grande, lo primero que debes de hacer es desconectarte de Internet.

73. Controla los impulsos: intenta que los impulsos no afecten a tus objetivos a largo plazo. Si haces dieta, y pasas por delante de un McDonalds, no pares.

74. Utiliza menos tu smartphone: tu smartphone afecta a tu atención. Te distrae mucho más de lo que piensas. Y suele ser una actividad muy poco productiva.

productividad empresarial

75. Pon tu smartphone en modo avión desde las 20:00h hasta las 8:00 de la mañana: este ritual hará que te relajes mucho más, que te duermas más fácilmente, que no expongas a la luz led y te forzará a hacer actividades más productivas nada más levantarte.

76. Entrar en el estado de flujo: dicen que este estado es en el que te encuentras haciendo algo y notas como todo te sale más y mejor. Haz actividades que suponen un desafío para una habilidad en concreto que tengas.

77. Haz menos y mejor: cuando pongas tu atención, energía y tiempo en menos actividades, te darás cuenta de lo que lo que haces, lo haces mejor.

78. Júntate con gente mejor que tú: busca a personas que sepan más que tú. Que hayan vivido más experiencias y dispongan de mayores habilidades sociales. Con el tiempo, se pega.

Céntrate en las cosas que valen la pena

79. Cuando empiece el día, define tres objetivos que quieres conseguir: cuando te limitas a ti mismo a conseguir tres objetivos durante un día, te fuerzas también a priorizar y enfocar en lo que es realmente importante y en lo que quieres conseguir.

80. En vez de centrarte en hacer más cosas, céntrate en hacer mejores cosas.

81. Céntrate en hacer crecer tu intelecto: hay estudios que afirman que la diferencia entre la gente que tiene éxito y la que no lo tiene, es que los primeros siempre piensan que su inteligencia no tiene límites y siempre están cultivando su mente.

82. Intenta hablar con tu «yo futuro»: la gente generalmente se imagina cómo era hace unos años. Se imagina cómo será dentro de un tiempo. Pero no se imagina hablando con su propio «yo» del futuro. Imagina cómo te gustaría hablar en el futuro. Qué consejos te gustaría dar.

83. Haz una lista de las cosas que no te suele apetecer hacer: una vez la tengas hecha, haz a la vez otras cosas más productivas (escucha inglés, escucha una charla TED, habla con tu familia…)

84. Fíjate en los consejos que te das a ti mismo: aconsejar es gratis. Por lo que es importante fijarse en qué consejos se dan, aunque sean a uno mismo.

85. Concreta tus metas: si quieres tener mejores metas, asegúrate de especificar y definir cuáles quieres que sean. Que sea algo que se puede medir, realista y con un tiempo establecido. Las metas deben de ser lo más concretas posibles.

86. Deja de registrar los progresos que haces hacía tus metas: anotar los progresos que estás teniendo suele hacerte ver las cosas desde la perspectiva de que sea más difícil conseguirlo.

87. No te pongas metas «tradicionales», sino metas algo más «peculiares»: por ejemplo, en vez de ponerte la meta de ganar un combate de boxeo, di que vas a conseguir aguantar con las manos arriba durante todo el combate, como mínimo. Piensa sobre objetivos poco convencionales. Que te hagan sentir extraño cuando te lo planteas y peor si no lo consigues.

productividad

88. Deja de navegar en Internet de cualquier forma: Internet puede consumir cantidades enormes de atención. En vez de ponerte a navegar para pasar el rato, establece descansos y objetivos que tengas. Ya sea encontrar información sobre un tema, escribir sobre algo, etc.

89. Desactiva las alertas de email: las alertas de email te cuestan mucho tiempo. Muchísimo. Desactiva esta función. Mejorará tu gestión del tiempo y tu atención.

90. Establece un día de vacaciones para el email: cuando tengas que enfrentarte a una tarea grande, o a un proyecto al que debas dedicarle un último empujon, pon un contestador automático en tu correo y concéntrate en lo que debes acabar.

91. Responde a tus correos en partes del día: programa dos o tres partes del día para responder a tu correo y hazlo. No lo hagas cada vez que entra un nuevo correo en tu bandeja de entrada.

92. Cuando hayas quedado con alguien, apaga completamente tu móvil: es una gran forma de mostrale a alguien que quiere dedicarle toda tu atención.

93. Identifica tus hábitos keystone y explótalos: los hábitos keystone son aquellos que al aplicarlos, te obligan a hacer otros buenos hábitos. Por ejemplo, si haces deporte, es probable que te entren ganas de comer bien. Si te levantas pronto, querrás aprovechar el día haciendo cosas productivas.

Para leer más sobre los hábitos mira esta entrada.

94. Haz que los malos hábitos sean más caros: haz un pacto con alguien, de tipo económico y financiero, de tal forma que cada vez que hagas o practiques un mal hábito, tengas una penalización económica. Esto te ayudará a darte cuenta del coste que pueden tener los malos hábitos. Comprometerte con otra persona te facilita el camino a tener mayor fuerza de voluntad.

95. Date recompensas: adoptar nuevos comportamientos y hábitos es complicado. Una herramienta útil para afianzarlos es recompensarte cuando estés aplicando uno de ellos.

96. Anticipa los posibles obstáculos en tus nuevos hábitos: cuando intentes introducir nuevos hábitos en tu vida, asegúrate de que puedes mirar con perspectiva y adelantarte a los posibles obstáculos que vaya haber que te impidan continuar aplicándolos.

97. Mantén tus distracciones 20 segundos fuera del alcance: generalmente lo deberíamos de medir en unidades de distancia, en vez de tiempo. Sin embargo, sin mantienes tus distracciones lo suficientemente lejos, como para que alcanzarlas te lleve una media de 20 segundos, te constará mucho más caer en ellas.

98. Practica el escucha de forma activa: escuchar de forma activa es mucho más productivo que hacerlo de forma pasiva. ¿Cómo se hace? Prestándole toda tu atención a tu interlocutor. Preguntándole, rebatiendo y discutiendo. Es mucho más agotador, pero a largo plazo, se aprende muchísimo más. Aprende forma activa. Debes tener curiosidad y ansia de más conocimiento.

99. Diversifica en tu vida: todos los días es probable que inviertas algo de tiempo en alguna de estas cosas; tu cuerpo, tus emociones, tu trabajo, tus economía, tus relaciones personales, etc. Fíjate y date cuenta a ver si le estás dedicando demasiado tiempo a alguna de ellas y demasiado poco a otras.

100. Trabaja con un propósito claro en tu cabeza: Si continuamente te preguntas porqué estás haciendo lo que haces, y lo tienes claro en tu cabeza, te es más fácil conseguirlo y hacer algo que sea realmente significativo contigo mismo.

La mayoría de los anteriores puntos han sido tratados de forma personal y con un sólo artículo en la web de A Year of Productivity de Chris Baley. Por lo tanto, si necesitas profundizar en alguno de ellos, te aconsejo que acudas a la fuente original (en inglés) y mires el link que hay asociado al punto en concreto.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest