Aprender idiomas de forma productiva y eficiente

Aprender idiomas de forma productiva y eficiente

Aprender idiomas es complejo. Probablemente es de las cosas más complicadas que hay por aprender. La razón es sencilla: se tienen que combinar una serie de habilidades.

Es decir, no basta con aprenderse de memoria 1500 palabras. Hace falta tener agilidad para acceder a ellas y saber utilizarlas.

Para poder aprender idiomas hay que centrarse en estos campos. Todos son importantes. Si quitas cualquiera de ellos tu aprendizaje se queda cojo:

  1. Vocabulario.
  2. Gramática.
  3. Escuchar (listening).
  4. Pronunciación y habla (speaking).

El problema es que muchas veces abordamos sólo algunos de estos campos. Luego cuando nos enfrentamos realmente al idioma nos damos cuenta de que no sabíamos tanto como nos pensábamos.

En las escuelas de España se estudia principalmente el inglés. De los campos anteriores se enfatiza en exceso el número 2 (gramática), un poco menos en el 1 (vocabulario) y mucho menos en el 3 y el 4. Es cierto que las horas dedicadas durante la semana al inglés no son muchas, pero en casi cualquier colegio son las mismas que se le dedican a las matemáticas. También es cierto que nuestro idioma se parece menos al inglés, que por ejemplo, el holandés. Pero tengo entendido que el finlandés también se parece poco y ellos lo suelen hablar bastante mejor que el español medio. Allí por ejemplo las películas no están dobladas, sino subtituladas :-)

El camino convencional que sigue un adulto es acudir a academias. No es la mejor forma. Es cierto que te obliga a asistir a clase y por lo tanto a dedicarle un determinado número de horas a la semana. Sin embargo, con auto-disciplina e Internet, el aprendizaje puede ser mucho más ameno, rápido y flexible.

Razones por las que aprender idiomas es algo muy útil

a) Es bueno para nuestro cerebro

Está demostrado que hablar más de un idioma puede prevenir enfermedades como el Alzheimer u otras relacionadas con la demencia. Aprender idiomas es una forma de entrenamiento al que tu cerebro no está acostumbrado y en el utilizas recursos y mecanismos poco habituales.

Si has tenido la suerte de residir en un país extranjero y estar sumergido en la cultura y el idioma de ese país, habrás comprobado que después de pasar el día hablando en una lengua que no es la tuya estás completamente agotado. Eso es porque has hecho un esfuerzo mental enorme.

b) Diferenciación en tu carrera profesional

Hoy en día nos pensamos que con el inglés ya tenemos un plus. Pero no es así. El inglés es lo básico. No te diferencia. Es algo que debes saber si quieres acceder a mucha más información y aprender cosas nuevas.

Por ello, si no tienes trabajo y tus idiomas son el inglés en tu lengua nativa, convendría que te pusieras a estudiar uno nuevo. El alemán o el ruso son buenas alternativas porque son mercados asentados y/o emergentes. El chino también, aunque mucho más complicado. Hay cientos de idiomas interesantes que te pueden dar un plus en diferenciación a la hora de buscar trabajo. ¿Cuánta gente conoces que sepa árabe? ¿O indio? ¿Francés e italiano?

c) Ciudadano del mundo

Otro de los beneficios de aprender un nuevo idioma es que te da la capacidad de conocer con mayor profundidad cómo es la cultura del país al que pertenece esa lengua. El idioma está estrictamente relacionado con la cultura de un país. Por lo que en muchas ocasiones debes conocer y profundizar en cómo piensan los habitantes de un pueblo, región o nación para comprender el cómo utilizan su propia lengua.

Además de esto, conocer varios idiomas te proporciona una herramienta muy importante: puedes viajar y comunicarte sin problemas. Es cierto que sólo con el inglés no tienes problema. Y si añades el español, tienes dos de las tres lenguas más habladas del mundo. Pero saber un poco de alemán, ruso o chino, por ejemplo, te proporciona la capacidad de poder viajar por una basta extensión sin necesidad de estar preocupado por si saben o no algo de inglés.

d) Acceso a una mayor cantidad de información

Leer en versión original puede ser mucho mejor que en una versión traducida. Lo mismo pasa con una película. Poder disfrutar de ello no tiene precio. Pero además, en Internet hay un montón de información en diferentes idiomas. Conocer alguno de ellos y poder acceder a esta información es un plus enorme.

1. Vocabulario

El vocabulario, ciertamente, es la base. Para empezar a aprender un idioma se necesita vocabulario. Y lo mejor es aprender las primeras 200-300 palabras. Es importante que estas palabras sean las más comunes. Por ejemplo en inglés: aquí un enlace (son unas pocas más, las 1000 más comunes, pero se pueden tomar 300) y estas son las más comunes del japonés.

Con el vocabulario no queda otra que meterlo en la cabeza. Memorizar. Por desgracia para hablar un idioma todavía no podemos acceder a una máquina para que nos diga al instante las palabras que estamos pensando en español y las traduzca al idioma que queremos. Todavía. Por ello, es importante la habilidad para memorizar palabras.

Hay formas y formas de memorizar. Los que me parece más eficiente es combinar la mnemotécnica y la repetición espaciada.

a) Mnemotécnica

Consiste básicamente en coger una palabra y asociarla con algo a lo que se parezca el sonido o la escritura. Después, hay que montar una historia entorno a eso y visualizarlo. Cuesta un poco, pero la retención es mucho mayor que simplemente repetir. Es importante hacerlo la primera vez que uno lee la palabra. Y el ejercicio debe ser intenso.

Ejemplos con el inglés y japonés:

  • Wait (verbo esperar en inglés): la palabra se pronuncia como güeit. A partir de aquí conviene buscar palabras semejantes en castellano. Se me ocurre güei (centro américa). Con esta palabra montamos una pequeña historia en nuestra cabeza y la visualizamos. Importante que el centro de la historia, en este caso, sea güei e implique de alguna forma «esperar». Y también muy importante visualizarla.
  • Machimasu (verbo esperar en japonés): la palabra se pronuncia de forma muy parecida al castellano, machimas. ¿Qué palabras se nos puede ocurrir que se parezcan? Antonio Machado, machine, mach (partido en inglés), etc. Requiere un esfuerzo y hay que echarle imaginación. Pero como digo, la retención es mucho mayor y más eficiente que la simple repetición.
  • Address (dirección en inglés): se puede asociar con el nombre Andreu o Andrés. Puedes visualizar a algún amigo/conocido que se llame así buscando una dirección.
  • Want (verbo querer en inglés, se pronuncia guant): podríamos asociarlo con la palabra «guante».
  • Help (verbo ayudar en inglés, se pronuncia jelp): podríamos asociarlo con la palabra «gel de baño».

La verdad es que esta técnica es agotadora cuando la estás utilizando, pero mucho más eficiente que la repetición sin más. A mí personalmente me ha dado muy buenos resultados y en ocasiones me ha dejado sorprendido por la capacidad de recordar las palabras que te queda.

Es importante que la palabra que utilicemos para asociar sea lo más parecida posible a la palabra extranjera. Cuanto más parecida mejor. Además, esta palabra debe significar algo con lo que sea sencilla componer una imagen y una historia.

Evidentemente hay palabras en otros idiomas en los que costará mucho asociar con una palabra en español. Aquí se puede optar por memorizar y repetir directamente o hacer el esfuerzo extra de buscar una asociación. Para el grueso de las palabras más comunes no debería llevar más de uno o dos minutos de pensamiento encontrar una palabra que se pudiera asociar. Pero en caso de que hayan pasado varios minutos y no se haya encontrado ninguna asociación, conviene más pasar a la repetición espaciada.

b) Repetición espaciada: El software de Anki

Por mucho que durante un día repitas una serie de palabras y al final del día las hayas memorizado, no es así. Crees que es así, pero no. La memoria a largo plazo no funciona de esta manera. Es necesario darle a tu cabeza un tiempo para procesarla y volverla a repetir. Aquí entra el concepto de repetición espaciada y la herramienta estrella para conseguir retener todas esas palabras es: Anki

Anki es un software para escritorio y una app para móvil que utiliza un algoritmo. Lo que hace de forma muy básica este algoritmo es repetirte las palabras de forma espaciada en base al nivel de memorización que tienes sobre ellas. Es decir, las palabras que más te cuesten, las repetirá durante más días y más a menudo. Las palabras que vayas acertando sin problemas, tardará más en repetirlas. Cada vez que falles menos en una palabra, mayor será el tiempo hasta que vuelva a repetirla.

Es un método que funciona. Y no es nada pesado. Todo depende del tiempo diario que una persona le quiera dedicar. Puedes decirle a Anki que te repita 20 palabras al día, de las cuales 5 son nuevas (esto te llevará 10 minutos diarios de estudio). O también puedes decirle que te muestre 100 palabras, de las cuales 20 serán nuevas (esto te puede llevar una hora de estudio diario). Las otras 80 palabras serán repetidas de días anteriores.

Anki te muestra una palabra y tú mismo piensas la traducción en tu cabeza. Luego pulsas y ves la respuesta. Tienes varias opciones para elegir: si no la conocía (en cuyo caso le indicarás que durante esa sesión te la vuelva a mostrar), difícil, fácil o muy fácil. En base a lo que le indiques, te repetirá la palabra el mismo día, al día siguiente o de aquí a varios días.

Esta herramienta, unida a un primer esfuerzo con la mnemotécnica, dispara nuestra capacidad de retención y nos hace mucho más eficientes. Es increíble la sensación de ver cómo vas acumulando vocabulario a la hora de ver un vídeo o leer un texto.

ejemplo de anki aprender idiomas

 

**Nota importante: Conviene a la hora de aprender una palabra que escuchemos varias veces su pronunciación. Existen mazos de Anki, sobretodo para aprender inglés, que así lo hacen. Tienen la opción del audio. Pero sólo en mazos para aprender inglés (lo más comunes). En caso de que no encontraras un mazo así, sería ideal aprender, como la gramática, cuáles son los sonidos más habituales en el idioma que se está aprendiendo. Cómo se pronuncian las vocales y la conjunción de varias letras.

c) Otras opciones para aprender vocabulario

  • Quizlet: si recuerdas las tarjetas tradicionales de estudio, esta app/web es para ti. No es más que digitalizar todas esas tarjetas y poderlas repetir en diferentes lecciones dentro de la aplicación.
  • Memrise: recurso masivo y gratuito para aprender vocabulario. Altamente recomendable.

2. Gramática

La gramática es importante para poder utilizar el vocabulario. Simplemente no puedes utilizar las palabras como lo harías en castellano. Y también debes saber que en casi todos los idiomas los verbos, por ejemplo, se conjugan. Tampoco hace falta hablar casi como un nativo. La cuestión es ser capaz de poderte comunicar bien. Un idioma es una herramienta de comunicación. Si uno se puede comunicar en inglés con el 90% de extranjeros, sabe inglés. Hay grados, evidentemente, pero conoce el inglés y se puede comunicar con él.

Por eso a la gramática se le da demasiada importante. Tenemos miedo de hablar como los indios. En mi opinión se le dedica demasiado tiempo, cuando no debería ser así. Debería ser un apartado más de los mencionados anteriormente.

a) Lo primero, familiarizarte con lo básico

Es decir, cómo se construyen las frases en el idioma que estás aprendiendo. Cuáles son los principales tiempos verbales (presente, pasado y futuro). Cómo se utilizan las preposiciones. Como en el vocabulario, lo más importante es aprender primero lo que más se utiliza. No conviene centrarse en aprender cosas extremadamente complicadas. Por ejemplo, en japonés, las particulas son algo que puede ser sencillo de entender, o extremadamente complicado que sólo un nativo sabe cómo utilizar. Al principio, vale más la pena aprender las tres o cuatro particulas más importantes y su uso más común.

b) Acceder a Internet y buscar el mejor material

En Internet hay mucho material. Un libro que trate lo básico y sea eficiente en ello sería ideal. En Amazon hay miles de libros electrónicos sobre cualquier idioma que tratan la gramática y el vocabulario. Repito, lo importante es aprender lo básico y construir una base sólida. No hace falta volverse un filólogo gramatical del idioma que se está estudiando. A continuación algunos sitios donde puedes encontrar material recomendado por usuarios y ahorrar tiempo con cosas que no merecen la pena:

c) El Kindle de Amazon: Lectura y traducción asegurada

En mi opinión, sin embargo, la mejor forma para aprender la gramática es leer en el idioma que estás aprendiendo. Leer mucho. La cabeza, sin darse cuenta, se va percatando de cómo funciona. Esto, unido a un pequeño estudio concreto sobre la gramática, hace que tus conocimientos se disparen. La mejor manera que he encontrado para leer en un idioma extranjero es en Kindle de Amazon. ¿La razón? La capacidad de subrayar e instalar diccionarios. Imagino que las tablets, como el iPad, también lo harán. Pero en el Kindle me resulta muy cómodo hacerlo.

Esto es un avance increíble porque ahorra mucho tiempo. Además, si uno es capaz de ir anotando las palabras y poniéndolas en su mazo de Anki (en Anki te puedes crear tus propios mazos), el aprendizaje puede ser enorme.

Descarga cualquier novela en inglés, por ejemplo, del proyecto Gutemberg. Ponlo en tu Kindle. Una vez lo tengas, cuando lo abras y empieces a leer, podrás seleccionar una palabra. Verás que te da el significa en inglés. Esto no está nada mal. Ya de por sí para estudiar nos puede dar mucha información y nos ahorra tiempo. Sin embargo, cuando empezamos puede que no sea la mejor opción.

Por ello, es importante instalar en el Kindle un diccionario Inglés-Español y seleccionarlo en:

  1. Configuración.
  2. Opciones de dispositivo.
  3. Idioma y diccionarios.

Puedes comprar un diccionario, como por ejemplo este de aquí o descargar otro menos completo, pero gratis en Internet. La cuestión es buscar. Además, los diccionarios si se busca un poco más pueden ser de cualquier tipo de idioma. Sobretodo si lo traducimos al inglés. Por ejemplo, Alemán-Inglés, Ruso-Ingés, etc.

Una vez tenemos el diccionario, lo debemos instalar/pasar a nuestro Kindle. Luego accedemos a Idiomas y diccionarios y seleccionamos el diccionario que hemos instalado. Cuando entremos en el libro que estamos leyendo y seleccionemos una palabra en cuestión, debemos ser capaces de ver la traducción.

kindle aprender idiomas

4. Oído, escucha (listening)

Igual de importante que los anteriores. Sin esto, no somos capaces de entender lo que nos dicen. Y no somos capaces de comunicarnos.

Escuchar y entender un idioma, como todo, es práctica. Es otra habilidad. Requiere agilidad para procesar las palabras que conocemos (vocabulario) y entender la pronunciación.

Si la pronunciación difiere mucho de nuestro idioma materno, es más complicado. Pero al final es agilizar las palabras que tenemos memorizadas en nuestra cabeza.

Para el listening lo mejor es ponerse a escuchar audios y vídeos del idioma en cuestión. Como todo. De más a menos difícil:

  1. Vídeos subtitulados en el idioma materno (menos efectivo).
  2. Vídeos subtitulados en el idioma que se está escuchando (muy efectivo al principio).
  3. Vídeos sin subtitular.
  4. Audios como radio o podcast.

Lo más complicado es escuchar un audio. La razón es que no vemos el lenguaje corporal, ni tampoco las imágenes. Por lo que es más complicado interpretar.

Para agilizar el aprendizaje de nuestro oído, es importante entender y saber cómo funcionan los sonidos en el idioma que estamos aprendiendo.

a) Vídeos en Youtube

Youtube es una fuente enorme para aprender idiomas. La cantidad de vídeos que hay es casi ilimitada. Puedes encontrar cursos en casi todos los idiomas. Y además de forma gratuita. El problema, claro está, es que difícilmente será un aprendizaje estructurado.

Puedes encontrar cursos que sí estén muy bien estructurados y sean completos, pero no será lo habitual. Es lo que tiene que sea gratis. Además de que realizar un filtro de búsquedas puede ser algo tedioso por la cantidad de «cursos» que hay. Hasta encontrar uno que merece la pena puede pasar un rato.

En cualquier caso Youtube es una herramienta fenomenal y debería ser imprescindible a la hora de aprender idiomas nuevos. Puedes escuchar cursos de personas que lo enseñan desde lo más básico, informativos del idioma que estás aprendiendo, dibujos para niños, películas, música…

Lo ideal es buscar listas de reproducción del idioma en cuestión. Para ello, accedemos a Youtube, buscamos el idioma y luego seleccionamos en Filtros, Listas de reproducción. En la barra de búsquedas podemos poner por ejemplo:

  • Learn japansese.
  • Learn english.
  • Aprender inglés.
  • Aprender ruso.
  • Learn russian.

Ten en cuenta que si lo pones en inglés es más probable que hayan muchos más recursos y que estos sean de calidad. Mi consejo es que el idioma nuevo se intente aprender en inglés. De paso, también repasamos este idioma ;-)

2015-07-31_10h52_37

Una vez hagamos esto, nos saldrán un montón de listas de reproducción del idioma que queremos aprender. Conviene sesgar y buscar las que más vídeos tienen (suelen ser de personas más comprometidas con su lista y por lo tanto material de mayor calidad).

Por ejemplo:

Aprender Inglés en Youtube

Aprender Japonés en Youtube

Aprender Alemán en Youtube

Aprender Ruso en Youtube

Aprender Chino en Youtube

Aprender Francés en Youtube

b) Vídeos en Youtube de dibujos animados para niños

Ideal a la hora de comenzar. Vocabulario básico. Suelen marcar mucho la pronunciación. Suelen ser cortos y tener mucho lenguaje visual, lo que facilita la asociación.

c) Charlas TED

Hemos hablado muchas vecs aquí de las charlas TED. Son ideales para aprender cosas nuevas e inspirarse. Suelen tratar temas muy variados e interesantes. ¿Qué mejor manera de aprender algo nuevo, que hacerlo en el idioma que estás mejorando? O alrevés…

Además, la mayoría de charlas TED están subtituladas. Si el inglés es tu objetivo, tienes un filón, porque puedes ver muchas charlas habladas y subtituladas en el idioma anglosajón.

d) Series de TV o películas en versión original.

Quizás lo más entretenido. Pero también lo más difícil. El hecho es que no suelen marcar mucho la pronunciación y el habla es coloquial y/o rápido. Al principio puede ser pesado, porque no se entiende nada o muy poca cosa. Es importante seguir avanzando con el vocabulario y sobretodo entender la entonación. Es probable que se requieran un puñado de horas de práctica para empezar a entender. Un buen puñado son varias temporadas de una serie. O incluso. Al final, se trata de dedicarle tiempo.

Una vez más, los mejores recursos están en Internet. Acceder a ellos es cuestión de buscar. Una vez que se alcanza un poco de nivel y se empiezan a entender las cosas, se hace mucho menos pesado entender y la serie se convierte en algo muy entretenido. Al fin y al cabo, es una serie.

e) Escuchar a otras personas

También muy difícil. Aquí no hay subtítulos. Tampoco tiene porque haber mayor entonación. Puede que sea muy rápido. La agilidad que se necesita aumenta por momentos y al principio el vocabulario está aletargado en nuestro coco. No entendemos nada porque es como si nos estuvieran pasando palabras a un ritmo al que no estamos acostumbrados. Están ahí, las conocemos. Pero no las entendemos. La mejor manera: viajar a un país extranjero e intentar sumergirte en la cultura del idioma que estás aprendiendo. Sin duda, esta última manera es la forma más eficiente de aprender un idioma. Pero no basta con una o dos semanas. Eso es sólo el calentamiento. Mínimamente es necesario un mes y completamente sumergido. No oír, ni tocar tu idioma materno durante ese tiempo. Es probable que cada noche llegues con el cerebro fundido del esfuerzo realizado. Sin darte cuenta.

4. Hablar

Al igual que escuchar, hablar es realmente complicado. Pero también es igual de importante. Es probablemente el apartado más complicado. Cuanta menos agilidad tengas para acceder a los datos que has guardado (palabras, vocabulario) y además, los puedas estructurar para que suene algo coherente (gramática), más dificultad tendrás. Por esto en España pasamos años y años estudiando inglés, pero al llegar a la mayoría de edad, nos ponen en frente de un extranjero (no necesariamente un anglosajón), y somos incapaces de decir dos frases seguidas y de pronunciar mínimamente bien.

Porque no lo hemos practicado. Gramática, sí. Vocabulario, también. ¿Hablar? Poco.

Hablar en un idioma extranjero combina todas las herramientas mencionadas anteriormente y además, deben ser utilizadas al momento. Es raro pararse a buscar una palabra en el diccionario o a mirar cómo se estructuraría una frase de futuro. Se puede hacer una vez, pero a la tercera, la cosa se pone muy pesada. Además de todo esto, tenemos que añadir nuestra vergüenza. No presente para emborracharnos los fines de semana, pero sí para utilizar un idioma que tenemos adormilado.

Como escuchar, la mejor manera de aprender a hablar, es hablando. El idioma lo tienes ahí, lo único que hay que hacer es agilizarlo. Ponerlo en práctica.

Por desgracia, en Internet no hay tantos recursos. Lo mejor es acceder a alguna web de intercambio de idioma. Es decir, hablar un rato en tu idioma nativo con alguien que quiera aprenderlo, y otro rato en el idioma que quieres aprender, con esa misma persona. Así, ambos salen beneficiados. A continuación algunas webs que pueden ser de utilidad:

5. Recursos completos para aprender idiomas

Existen muchas webs que ofrecen cursos que pueden ser muy útiles para aprender idiomas. Aquí vamos a aconsejar unos cuantos:

5.1 BBC Languagues

La BBC tiene hasta 30 idiomas diferentes para aprender. El único inconveniente es que el aprendizaje será en inglés.

5.2 FSI Languages Courses

FSI Languages tiene una web antigua, con un interfaz antiguo. Sin embargo, un recursos muy potente para aprender idiomas nuevos. La recopilación de material que hay en esta web es enorme. Al igual que la BBC, todos se aprenden a partir del inglés.

5.3 Duolingo

Una de las web más de moda. Duolingo se basa en el aprendizaje estructurado y podemos partir desde una versión gratuita. Duolingo estructura el aprendizaje mediante una serie de niveles que deberemos ir desbloqueando. Nos premiará según vayamos avanzando. Muy intuitivo e interesante. Además de que existen aplicación para smartphone y versión web.Duolingo_logo

5.4 Busuu

Busuu es una plataforma gigante para aprender idiomas que se basa en la ayuda de otros hablantes nativos. Es decir, podrás enseñar a personas que quieran aprender tu idioma nativo y aprenderás de otras personas que estén enseñando su idioma nativo. Una gozada. Además de tener un bueno puñado de millones de usuarios. También tiene versión web y app para smartphone.

5.5 Babbel

Otra web parecida a las anteriores. Babbel dispone de un buen número de idiomas para aprender y que sigue un proceso muy didáctico, dinámico y actualizado.

Fuente: genbeta.com

5.6 Preply

Preply es una plataforma online que ofrece a los mejores profesionales alrededor del mundo para practicar y aprender cualquier idioma. Su principal característica es que ofrece un listado enorme de profesores que están a disposición de cualquiera que quiera aprender un idioma nuevo. Puede ser una muy buena opción porque aprender con un profesor siempre acelera el aprendizaje.

Recursos para aprender idiomas específicos

Fuente: http://les-langues-sont-ma-vie.tumblr.com/post/12542550919/helpful-websites-to-learn-languages

Alemán

Italiano

Francés

Chino

Japonés

Ruso

Conclusión

Sin lugar a dudas la manera más eficiente de aprender un nuevo idioma es ir al país nativo de ese idioma y sumergirte en su cultura y en su sociedad. Es simple: no vas hacer otra cosa que estar estudiando. Tu cerebro se va a ir adaptando a ello. La repetición espaciada y no espaciada va a ser constante. Entiendes mucho mejor la cultura que hay entorno al idioma (muy importante para comprender realmente cómo funciona una lengua). Pretendemos hablar inglés dedicándole varias horas a la semana. Pero analiza cuántas horas le ha dedicado al inglés un niño británico a los 6 años. Unas cuantas más que nosotros en toda nuestra vida (salvo que vivamos allí). Por eso la manera más rápida de aprender un idioma es sólo comunicarte en ese idioma. Que no te quede más opción.

Perderte por la calle y tener que hablar ese idioma. Intentar ligar con un chico o una chica y necesitar ese idioma. Trabajar hablando ese idioma. Ver la tele en ese idioma. Todo esto es parte del estudio. Te pasas el día estudiando. A los anglosajones les cuesta más aprender un idioma diferente al inglés, porque allí donde van, la gente suele intentar practicar inglés con ellos. La mente es cómoda. Al principio puede que hagas el esfuerzo de hablar en castellano (si eres inglés, por ejemplo). Pero pasados unos días o unas semanas, si las personas que te rodean te hablan en inglés porque quieren hacerte un «favor», el ser humano se relaja y también comienza a hablar en su idioma nativo. Es mucho más cómodo.

Conviene utilizar las nuevas tecnología para aprender una lengua. Es un poco absurdo ponerse a leer un libro y un cassette, cuando hay cosas como el Kindle, listas de reproducción de Youtube o programas para el vocabulario como Anki. La tecnología nos hace más eficientes y debemos utilizarla en nuestro beneficio.

  • Coge las 300-500 palabras más comunes del idioma objetivo. Instala Anki en tu ordenador o en tu smartphone. Bájate un mazo de ese idioma. Si no hay ningún mazo construye por ti mismo uno con las palabras más comunes. En caso de que el idioma tenga un alfabeto diferente a tu idioma natal, como sería el japonés o el ruso, intenta aprender también lo básico sobre este alfabeto. Aunque es más importante el vocabulario.
  • A la vez que estudias a diario el vocabulario con Anki, de forma muy básica ves aprendiendo los conceptos gramaticales. Poco a poco y a medida que vas adquiriendo vocabulario nuevo. Presente, pasado, futuro. La conjugación de los verbos. Las preposiciones. Lo básico.
  • Una vez hayas entrado de lleno con los primeros cientos de palabras comunes, conviene empezar a ver vídeos muy sencillos (dibujos animados para niños, por ejemplo) o leer texto infantiles en ese idioma. Cuando encuentras palabras que te parezcan comunes pero no estén en el mazo de Anki, añádelas y empieza a estudiarlas.
  • Cuando tengas pleno dominio sobre el vocabulario básico, conviene ampliarlo hasta las 1000-1500 palabras. También, a poder ser, las más comunes. Además de esto, ahora sí que se pueden empezar a leer más texto e ir anotando todas aquellas palabras que no entiendes. Con el Kindle, por ejemplo. (Nota: el Kindle tiene una opción de almacenamiento de las palabras consultadas. Una vez están almacenadas se pueden acceder a ellas e ir introduciéndolas manualmente en Anki).
  • A partir del dominio de estas palabras, el mazo de Anki ya superará con creces las 1500 palabras. Mediante la repetición espaciada, conviene afianzarlas. A partir de ahora es cuestión de dedicarle muchas horas e ir practicando la pronunciación y el speaking.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest