Warren Buffett: Filosofía de vida y de inversión

Warren Buffett: Filosofía de vida y de inversión

Hay una charla en Youtube de Warren Buffett que hace tiempo que vi y que me gusta revisar regularmente. Me parece que Buffett enseña conceptos muy interesantes sobre filosofía de vida, más incluso que sobre inversión. Quizás Buffett haya ganado dinero especulando y con futuros, y que sea mucho más tiburón de lo que pensamos. Pero en esta charla dada en la Universidad de Florida da una serie de consejos y lecciones que aunque pueda parecer que son sobre inversión, se pueden aplicar a prácticamente cualquier ámbito de la vida.

Y no sólo es en esta charla. Prácticamente en todas las cartas anuales a los inversores de Berkshire Hathaway, Buffett junto a Charlie Munger dan lecciones sobre cómo afrontar los problemas, el trabajo y diversos asuntos habituales en la vida. Bill Gates, por ejemplo, ha dicho en varias ocasiones que se junta con Buffett por la cantidad de cosas que aprende de éste. Como por ejemplo la importancia que le da Warren a saber enfocarse en unas pocas cosas durante nuestras vidas.

Aquí las que en mi opinión, son las mejores reflexiones.

1. Sobre la capacidad de una persona

(Buffett) Me gustaría comentar algo antes de empezar con las preguntas. Probablemente la mayoría de vosotros tenéis el intelecto, la capacidad y la energía como para triunfar cuando salgáis de aquí. De hecho, no estaríais ahí sentados sino pudierais.

Sin embargo, un hombre de Omaha solía decir que cuando vas a contratar a alguien quieres que tenga lo mejor de estas tres cosas:

  • Integridad
  • Intelecto
  • Energía

Es importante que al menos, tenga equilibrio en ellas. Por ejemplo, si tiene demasiado poco de la primera y mucho de las dos últimas, tenemos un problema. La pasada crisis financiera se debió a que había mucha gente a la que le pasaba esto.

Os voy a proponer un pequeño juego. Alrededor tenéis a un montón de compañeros. Si tuvierais que elegir poseer el 10% de uno de ellos durante el resto de vuestras vidas, ¿A quién elegiríais? ¿Al que tiene un mayor coeficiente intelectual (IQ)? Probablemente no.

Es probable que elijáis al que tiene cualidades de liderazgo. Pero que también es honesto y ambicioso. Puedes escribir un montón de cualidades positivas y negativas en una página para luego sacar balance. Pero al final, el que más nos convence es el que ha conseguido un mayor número de pequeños comportamientos que son elementos positivos en su personalidad y que además se han convertido en hábitos. Dicen que los cambios en los hábitos son demasiado sutiles para ser notados, hasta que son demasiado pesados para ser cambiados.

Pero a vuestra edad, la verdad es que podéis elegir qué hábitos queréis tener. Benjamin Franklin y Ben Graham después, ya lo hicieron. Se fijaron en personas a su alrededor a las que admiraban y decidieron imitar sus comportamientos.

[box]

Moraleja: No basta con el coeficiente intelectual de una persona para saber que esa persona es más válida o menos. Existen otros muchos factures que es probable que sean más importantes. ¿Qué tal es la inteligencia emocional de esa persona? ¿Cuida su cuerpo? ¿Es honesta? Muchas empresas basan la contratación de sus empleados dependiendo de la universidad a la que han ido y/o la nota media que han tenido durante la carrera. Google, Apple, Facebook y las empresas que adquiere Berkshire Hathaway no se basan en esto para valorar el capital humano. [/box]

2. Sobre invertir en buenos negocios a largo plazo

¿Invertir en el mercado japonés? No consigo encontrar empresas realmente rentables en ese mercado. Las empresas japonesas ganan ROE’s muy bajos. La mayoría están en torno al 4, 5 y 6%. Como inversor es difícil ganar dinero en negocios así.

Existe un método de inversión en los negocios que no son muy rentables que sí puede llegar a funcionar. Se trata del método de las «colillas». Cuando vas por la calle caminando, puede que te encuentres una colilla. Todavía le queda una última calada. Sí, es asqueroso y poco elegante, pero al fin y al cabo es una calada gratis. En muchas empresas se puede aplicar el mismo principio. Eso son negocios con bajos retornos.

Sin embargo, el tiempo es amigo de los buenos negocios y es enemigo de los malos. Si estás en un negocio mediocre durante mucho tiempo, tu resultado será mediocre. Si estás en un gran negocio durante mucho tiempo, aunque lo compres un poco caro, vas a obtener probablemente una rentabilidad muy bueno. Encuentro pocos negocios rentables en Japón.

[box]

Moraleja: A lo largo de los años, Buffett ha mejorado su forma de invertir. Gracias en parte a Charlie Munger. En un comienzo era fiel al modelo de Benjamin Graham, que sin duda sigue siendo la base de su modelo de inversión. Sin embargo, Buffett ha aprendido que es mejor invertir en buenos negocios que dispongan de ventajas competitivas duraderas. Es mejor eso, que invertir en otras empresas mediocres que coticen a un precio «barato». En cualquier caso, el sistema de inversión de las «colillas» le dio muy buenos resultados durante sus primeros años. [/box]

3. Sobre el absurdo de personas que arriesgan cosas que necesitan para obtener cosas que no necesitan

Conozco a esa gente. La mayoría bastante bien. La cosa estaba implosionando. La FED estaba apunto de intervenir. La historia de LTCM es interesante. Si coges a John Meriwether, Eric Rosenfed, Larry Hilibrand, Greg Hawkins, dos nóbeles como Merton y Scholes. Si coges a las 16 personas que había en esa sala, es probable que tengan una de las mejores medias de coeficiente intelectual que cualquier reunión celebrada en cualquier parte del mundo. Dieciséis personas muy brillantes, trabajando juntas en una misma empresa.

Además, hay que tener en cuenta que esas personas tenían una amplia experiencia en el ámbito en el que operaba. No era un grupo inexperto. No. En conjunto tenían en 300 y 400 años de experiencia haciendo lo que hacían. Añadimos un último factor: la mayoría de ellos tenía básicamente el total de su patrimonio invertido en el negocio. Es decir, su propio dinero. Un gran intelecto, trabajando en un entorno que conocen y con su dinero. Pero al final, quebraron. Simplemente me fascina.

Si alguna vez escribo un libro se titulará: ¿Por qué gente muy inteligente acaba haciendo algunas cosas estúpidas?

Respeto mucho a esas personas. No son mala gente. Para ganar el dinero que no tenían y que tampoco necesitaban, arriesgaron el dinero que sí tenían y que sí necesitaban. No importante cuál sea tu IQ. Si has arriesgado algo que es importante para ti, por algo que no es importante para ti, estás haciendo una tontería. Da igual que sean 100$ o 10.000$. Si me das una pistola con 100 recámaras o un millón de recámaras, y me preguntas cuánto quiero por apretar el gatillo, te contestaré que nada. Da igual lo que me ofrezcas. No lo voy a hacer.

Nosotros nunca tomamos prestado dinero. Sólo del «float» que genera nuestro negocio de seguros. Ni siquiera cuando tenía diez mil dólares. ¿Qué más dá? Si me lo estaba pasando bien por el camino. Pero iba a hacer las mismas cosas tuviera mucho dinero o poco.

Deberíais tener un trabajo que haríais igualmente en caso de no tener necesidad de trabajar. Ese es el buen trabajo. Lo contrario, trabajar en algo que no te gusta, es como dejar el sexo para cuando seas viejo.

[box]

Moraleja: uno de los problemas del ser humano es pretender mucho más de lo que tiene y necesita. La crisis financiera de 2008 y la crisis en España que arrastramos desde entonces viene por esto. Muchas personas vivieron por encima de sus posibilidades. Endeudándose hasta niveles exagerados. Tenemos casos públicos muy conocidos, que tenían la vida completamente resuelta y arriesgaron su integridad, su honor y su libertad por algo que no necesitaban. Comprar lo que uno necesita. Gastar en experiencias. [/box]

4. Sobre las empresas que tienen «moat» o una ventaja competitiva sostenible

Me gustan las empresas que tienen un buen moat. Es decir, imagino que la empresa es como un castillo y alrededor tiene un foso. Me gustan aquellas que tienen un foso grande y profundo. Cuanto más grande y profundo sea, más complicado es para los competidores asediar el castillo.

Un ejemplo puede ser Kodak. Todo un referente hace unos cuantos años en lo que a fotografía se refiere. Cuando pensabas en fotos Kodak te venía a la cabeza. Era sinónimo de calidad. Sin embargo, después llegó Fuji. Entraron en las olimpiadas y poco a poco les fueron ganando terreno. La marca de Fuji se puso al mismo nivel que Kodak. El moat de Kodak se estrechó mucho.

Tenemos otros ejemplos como Coca Cola. Hace treinta años disponía de un moat enorme. Lo importante es saber si los directivos son capaces de identificar cuál es la ventaja competitiva que tiene su empresa y asegurarse que que el moat no se estrecha, para que de esta forma dure durante décadas. A mis directivos siempre les digo que intenten ampliar el moat. Que lancen tiburones, cocodrilos, serpientes… Lo que sea para hacer que el moat sea más infranqueable.

Otro ejemplo de tener un buen moat puede ser Walt Disney. Es decir, Disney lleva décadas y décadas haciendo vídeos para niños. Cuando oímos Disney automáticamente nos viene una imagen a la cabeza. Sea buena o mala. Si escuchamos Universal Studios o 20th Century Fox no pasa lo mismo. Si queremos comprar alguna película para niños y que estos estén entretenidos, al entrar en una tienda nos nos pondremos a ver todas las películas que hay para niños. No. Lo que harán la mayoría de personas es directamente comprar una película de Disney.

[box]

Moraleja: Identificar empresas con una buena ventaja competitiva, sostenible en el tiempo. No basta con que se tenga una ventaja competitiva durante un tiempo, los directivos tienen que ser capaces de mantener esa ventaja durante muchos años. Ahí está la verdadera dificultad. [/box]

5. Sobre cuándo y cómo saber el momento en el que hay que deshacerse de una acción.

La verdad es que me idea de invertir es poder mantener la acción para siempre. Es decir, me gusta que las personas que invierten en Berkshire quieran hacerlo para toda la vida. Es cierto que pueden deshacerse de sus acciones en cualquier momento y por cualquier motivo, pero me gustaría que al menos cuando las adquirieran su idea fuera de mantenerlas para toda la vida. De hecho, invertimos en Coca Cola hace más de 27 años y todavía mantenemos nuestra posición.

Hago lo mismo con las empresas que compro. Mi idea es que van a ser para toda la vida. Quizás me equivoco y quizás creo que ya no son una buena opción a largo plazo, pero muchas veces he comprado empresas o he invertido pensando que iba a ser para toda la vida.

[box]

Moraleja: Analizar y comprar acciones de empresas que estamos dispuestos a mantener toda la vida. Quizás durante el tiempo uno se tenga que plantear vender esas acciones, pero que la idea inicial sea la de mantener siempre. [/box]

6. Sobre invertir en empresas que no reparten dividendos como Microsoft o Berkshire Hathaway

Cuando una empresa no reparte dividendos hay que valorar su capacidad de retorno. Es decir, si inviertes en Berkshire debes saber que es como meter ese dinero en una caja fuerte que puedes tocar y acariciar cada año pero que no te conviene sacar. Básicamente porque las comisiones serían bastante altas. En cualquier caso, si una empresa no reparte dividendos es porque cree que puede aumentar el valor y por lo tanto el retorno de la inversión.

Por otro lado, las empresas que han mantenido una política de reparto de dividendos a lo largo de muchos años, suele ser un dato positivo para invertir en ellas. Significa que es capaz de conseguir beneficios recurrentes año a año y que además le devuelve ese dinero a los accionistas.

[box]

Moraleja: Al igual que Peter Lynch, Buffett distingue las empresas que reparten dividendos de las que no y sabe qué pedirles a cada una. A las que no reparten dividendos les exige mayor crecimiento y mayor rentabilidad vía revalorización. [/box]

7. Sobre la diversificación

Mi opinión es cualquier persona que no quiera dedicarse profesionalmente a la inversión es que diversificar es una buena idea. De hecho, es la mejor idea. Poner tus ahorros en un ETF que replique algún índice y sea de bajo coste es probablemente una de las mejores cosas que puedes hacer con tu dinero si no quieres dedicarte a invertir.

Por otro lado, si la inversión te gusta y quieres poner tiempo y esfuerzo, quizás diversificar no sea la mejor idea. La principal razón es que para dedicarte a la inversión es muy importante conocer la empresa donde estás poniendo tu dinero. Cualquier persona probablemente sólo pueda conocer en profundidad no más de seis empresas. Si las conoce bien y saber perfectamente dónde y cómo están haciendo su dinero, obtendrá muy buenos resultados a largo plazo. Es más que seguro que invertir en una séptima compañía provoque que la rentabilidad se vea mermada, porque habrá alguna de las inversiones de la que no tendremos tanto conocimiento sobre su modelo de negocio, directivos y evolución.

[box]

Moraleja: la diversificación no es mala ni buena. Depende de cada inversor en particular. Para una persona que entienda poco de finanzas, de inversión o simplemente sea algo que no le interesa mucho, puede ser una de las formas más rentables de invertir sus ahorros. Por otro lado, asegura que si la inversión en valor es algo que te gusta, diversificar puede ser un error. Vale más centrarse en unas pocas empresas, que uno entienda muy bien y sepa dónde está el moat. [/box]

A continuación la charla entera. Muy recomendable.

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest