Cómo Concentrarse: 6 trucos para maximizar tu capacidad de concentración

Cómo Concentrarse: 6 trucos para maximizar tu capacidad de concentración

Hoy en día cada vez es más complicado mantener la concentración en un nivel óptimo. Sin embargo, es algo que puede ser determinante a la hora de lograr algo. Cómo concentrarse es algo que todo empresario se debería preguntar alguna vez. Y no sólo para él mismo, sino también para con sus empleados.

Ser capaz de mantener unos buenos niveles de concentración repercute directamente en nuestra productividad.

Si eres capaz de mantener la concentración durante un tiempo determinado, los objetivos que te marques serán mucho más accesibles y «fáciles» de alcanzar que en caso contrario. Ya sea en el colegio, en la universidad, practicando un deporte, en tu empresa o con tus hijos. Por otro lado, si estás constantemente distraído, eres un crack de la multitarea o simplemente eres incapaz de concentrarte en lo que haces más de 10 minutos, te costará hacer cualquier cosa que te propongas.

Entonces ¿Cómo concentrarse?

Vamos a exponer una serie de pasos que te pueden ayudar a entrenar la concentración. A mantenerla más tiempo. Y a poder controlarla.

1. Elimina las distracciones

El primer paso para que concentrarte sea algo más fácil es eliminar las distracciones. Hoy en día recibimos gran cantidad de información por todos lados. Las redes sociales, los diarios digitales, la televisión, la radio. Internet. Hay demasiados medios de comunicación. Distraerse es muy fácil.

Cuantas más distracciones tengas, más agujeros tendrá tu concentración. Más débil será. Si estás concentrado en tu trabajo, pero el whatsapp está constantemente sonando, es muy difícil que consigas mantener la concentración en lo que haces. Es realmente complicado ser capaz de ignorar las llamadas, emails o mensajes que llegan desde tu smartphone.

Por lo tanto, el primer paso para mantener la concentración es eliminar distracciones. Es por esta razón que las bibliotecas suelen ser silenciosas. Es por ello que cuando entras en una habitación para meditar, a penas son cuatro paredes, con una butaca y poco más. Menos distracciones, menos facilidad para distraerte. Más capacidad para mantener la concentración.

Identifica qué es lo que te está distrayendo. Y elimina esa distracción. Si es tu teléfono, ponlo en modo vibración. O lejos de tu alcance. Si es Facebook, Twitter o Internet en general, utiliza esta aplicación.

Elimina la mayoría de distracciones visuales que puedan haber a tu alrededor. Crea tu propia biblioteca o sala de meditación. Ponte en modo Zen y concéntrate. Aunque sólo sea durante 5 minutos.

2. Tu concentración es un músculo. Entrénalo

Como cualquier otro músculo del cuerpo, cuando vas a entrenar al gimnasio, puedes mejorarlo. Que crezca, o que sea más fuerte. Lo mismo pasa con la concentración. Es un músculo que se puede entrenar y mejorar.

Si eres una persona que está constantemente distraída, intenta mantener la concentración en una sola tarea durante 5 minutos. Haz el esfuerzo. Si has hecho el primer paso, mantener la concentración durante 5 minutos no debería de ser un gran problema salvo que tuvieras otros problemas más serios. Repite el proceso varias veces, con diferentes tareas. Y luego, sube a 10 minutos. Progresivamente, ves subiendo el tiempo de concentración en una tarea.

Entrena tu concentración como entrenarías cualquier músculo. Si lo sobreentrenas, se lesionará. Si no le das caña, se atrofiará. Si sabes exigirle al punto óptimo, mejorará mucho.

3. La primera cosa que haces por la mañana

Ya sea con tu energía, o con tu fuerza de voluntad, o con cualquier otra cosa, la concentración por la mañana está en niveles máximos. Es cuando más descansados estamos y mejores condiciones tenemos para concentrarnos correctamente.

Si cuando llegas al trabajo, empiezas a leer y contestar el email, hablar con la gente, mirar el whatsapp, mirar páginas webs que miras a diario, etc tu concentración irá menguando.

[box type=»bio»] Tu concentración, al igual que tu fuerza de voluntad, se ven menguadas por cada una las decisiones que tomas durante el día. [/box]

Las decisiones no tienen porque ser importantes. Todas van sumando. Si te es muy complicado tomar la decisión sobre qué te pones para vestirte por la mañana, sin darte cuenta tu capacidad de concentración bajará. Ya la has mantenido para tomar esa decisión, por trivial que sea.

Intenta organizar tu agenda para que aproveches al máximo el tiempo durante las primeras horas de la mañana. ¿Sabes por qué muchas de las personas que destacan en algún campo se despiertan muy temprano?

La respuesta es sencilla. Combinan los tres puntos anteriores en uno y consiguen maximizar su concentración. 

  • Al despertarse muy temprano, el entorno que tienen, de por sí, es el de una biblioteca. La mayoría de personas no empieza su día a día muy temprano. Por lo que menor número de personas, menor número de posibles distracciones. Básicamente si uno se pone a trabajar a las cinco y media de la mañana el whatsapp le sonará poco y le entrarán pocos emails importantes.
  • Como las distracciones son mínimas, sin darse cuenta entrenan el  músculo de la concentración.
  • Tienen tiempo para organizarse y hacer las cosas más productivas y sin distracciones durante las primeras horas de la mañana.
  • Sus niveles de energía están al máximo. Siempre y cuando hayan dormido el número de horas necesarias para descansar.

4. Organízate

Si cuando te vas a poner a trabajar o estudiar, no tienes un plan, de por sí ya estás tomando un montón de decisiones sin darte cuenta. Es decir, cada vez que acabas algo, debes decidir qué es lo siguiente que vas a hacer.

Además, si no te organizas, empiezas a hacer una tarea que en ese momento te parece importante. Pero mientras la estás haciendo, recuerdas que otra cosa requería de más atención. Si hubieras apuntado las tareas por orden de prioridad, es más difícil que procastines y que dejes lo más importante para otro momento.

[box type=»bio»] Cuando no tengas un plan. Cuando no sepas qué es lo siguiente que vas a hacer, tu mente va a divagar. Y va a ser mucho más complicado mantener la concentración. [/box]

Si has hecho un planning para el día siguiente y sabes que entre las 8:00 y las 9:00 una tarea determinada debe estar acaba, entonces tu mentalidad va a ser muy diferente. Organizarte el día antes te va a hacer mucho más productivo. Y va a facilitar en gran medida que seas capaz de mantener la concentración.

5. Toma descansos de forma regular

Hoy en día y gracias al entorno que tenemos, tomar pequeños descansos es algo que no está muy bien visto. Se supone que vas a trabajar 7 horas de 24 en total que tiene el día, y encima ¿vas a descansar?

Pues sí.

Tomar pequeños descansos cada cierto tiempo va a ayudar a que el músculo del que hemos hablado se recupere y te sea más fácil, después, volverlo a utilizar. Simplemente es de cajón.

¿Cuánto tiempo de descanso?

Puedes utilizar la técnica de Pomodoro. Consiste básicamente en trabajar 30 minutos y descansar 5. Cuando has hecho cuatro rondas, el tiempo de descanso es mayor: 15 minutos.

Descansar no significa ponerte a leer el Marca o Facebook. Significa desconectar. Puedes irte a una habitación aparte y cerrar los ojos durante 5 minutos. O salir a caminar. La cuestión es desconectar del todo.

Normalmente tomamos descansos físicos… ¿por qué no también mentales?

6. Medita

La meditación siempre ha estado muy infravalorada. Se ha equiparado incluso como algo esotérico. Sin embargo, últimamente está cogiendo más fuerza. ¿La razón? Porque es un entrenamiento para la mente. Entrena tu músculo de la concentración.

El objetivo de la meditación es que seas capaz de concentrarte en algo, como por ejemplo, tu respiración. Cuando otros pensamientos te distraigan, debes volver a concentrarte en la respiración. Esto no es más que un ejercicio de concentración. Y no es para nada sencillo. Practicando a menudo la meditación uno se da cuenta de lo complicado que es mantener la concentración en una sola cosa, en este caso la respiración, por ejemplo. Este estudioeste y este hablan sobre los beneficios de la meditación.

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest