Esto es lo que hacemos durante nuestra vida: Los días en Números

Esto es lo que hacemos durante nuestra vida: Los días en Números


¿Cómo pasan exactamente los días de nuestra vida?

Temujin Doran es un ilustrador y compositor inglés. Ha hecho un vídeo en el que nos cuenta como, de forma aproximada, invertimos las horas, los días, los meses y los años de nuestras vidas. Para hacer este vídeo, se ha basado en el libro del neurocientífico David Eagleman «Sum: Forty Tales from the Afterlives».

El vídeo es interesante porque nos ayuda a tomar un poco más de conciencia sobre cómo gastamos nuestro tiempo. Evidentemente los datos que da son estimaciones y medias. Además de que está basado en una vida en occidente. Cambiaría mucho el guión de un habitante de la India o Nigeria. Pero en general, es una buena reflexión que está muy bien ilustrada.

Los datos nos ayudan a ser más conscientes de todo. Si una persona registra el consumo calórico de los alimentos y los pesa, al cabo de un tiempo acaba sabiendo mucho mejor la calidad y la cantidad de lo que está comiendo. Lo mismo pasa con una persona que quiere mejorar sus marcas corriendo; si registra sus tiempos cada vez que sale a rodar acabará sabiendo cuándo y dónde mejora más fácilmente.

= Años Durmiendo

= Mundiales que has visto
Si tienes 32 años

Al independizarnos, ya hemos pasado el 95% del tiempo que vamos a pasar con nuestros padres (1) Tenemos sexo durante 1 año

Pasamos 1 años leyendo

La característica que más me gusta de los filósofos estoicos es esta. Abogan por tener muy presente cada día que pasa. Disfrutar y estar agradecido por haberlo tenido.

  • Pasamos dos meses conduciendo en la calle que hay en frente de nuestra casa.
  • Dormimos durante más de treinta años.
  • Nos tiramos cinco meses sentados en el retrete leyendo una revista o mirando las redes sociales.
  • Sufrimos daños físicos, durante al menos veintisiete horas.
  • Tenemos sexo durante seis meses.
  • Dos semanas preocupándonos sobre nuestra muerte.
  • Tres meses haciendo la colada.
  • Cincuenta y un días decidiendo qué ropa ponernos.
  • Seis meses viendo anuncios.
  • Un año leyendo libros.
  • Dos días atándonos los zapatos.
  • Durante setenta y siete días dudamos. Estamos confundidos.

No estoy tan seguro de que dispongamos de poco tiempo para vivir. Creo que es más sobre cómo lo pasamos. La vida es suficientemente larga y generosa como para que podamos alcanzar los más altos objetivos que nos hayamos propuesto si somos capaces de invertir bien el tiempo que tenemos. Sin embargo, cuando lo perdemos en lujos innecesarios o no realizamos buenas actividades, nos veremos forzados, por la restricción que nos impone la muerte, a darnos cuenta de que el tiempo ha pasado sin que a penas nos hayamos dado cuenta de ello. Por lo que, no se trata de que nuestras vidas sean cortas, sino más bien que nosotros las hacemos así. La vida es larga si sabes cómo utilizarla.Séneca

Esta página web nos dice lo que podemos aprender si dedicamos ciertas horas semanales a una actividad durante 2016. Aquí algunos ejemplos. Durante 2016 y durante cada semana…

  • Si dedicamos 30 minutos podemos aprender a hacer mejores fotos.
  • Si dedicamos 1 hora podemos escribir un diario, entender de forma básica como funciona la economía o aprender los conceptos básicos para tocar la guitarra.
  • Durante una hora y media semanal podemos escuchar los cien mejores álbums de los Rolling Stone’s.
  • En 2 horas semanales podemos aprender los conceptos básicos sobre caligrafía y a realizar una sencilla página web mediante código.
  • Si nos vamos a las 3 horas semanales las cosas que podemos aprender se complican un poco más, como por ejemplo: mejorar considerablemente nuestro físico y nuestra fuerza o aprender/recordar nuestros conocimientos en matemáticas.
  • Durante 5 horas podemos escribir un boceto de una novela.
  • Con 7 horas semanales podremos leer los 30 mejores libros del año o correr nuestro primer maratón.
  • Con 11 horas podremos aprender un idioma nuevo.

A primera vista parece sencillo. No parecen muchas horas teniendo en cuenta que una semana dispone de 168 horas, de las cuales dormimos una media de 56 horas (8 al día). En el caso de que tengamos un trabajo hay que restar unas 40 horas más. Aún así, quedarían 112 horas. Dependiendo de nuestras obligaciones familiares, sociales o de otro tipo, se pueden reducir a la mitad fácilmente. Aún así, nos pueden quedar 20 o 30 horas a la semana para aprender algo nuevo. La clave está en la capacidad de ser constantes que podamos tener.

[box] Recursos:

Deja un comentario

Pin It on Pinterest