Constancia: necesaria, pero no suficiente

Constancia: necesaria, pero no suficiente

Cuando empiezas a correr, siempre es recomendable empezar con poca distancia. Alternando, incluso, caminar con carrera continua. Evitamos lesiones y evitamos tener un mucho dolor durante los siguientes días. Poco a poco podemos ir aumentando la carga. El cuerpo se adapta con mucha rapidez.

Cuando hacemos dieta, el cuerpo suele reaccionar los primeros días. Bajas los primeros kilos con facilidad. Pasado un tiempo, la cosa para. Te puedes estancar. El cuerpo se ha adaptado.

Si tomas un café y no estás acostumbrado la cafeína hace efecto en tu organismo. Si tomas varios cafés cada día, llega un momento en que tu cuerpo se ha adaptado y no notas nada.

Repetir un comportamiento, de manera sostenida en el tiempo, es bueno. Significa ser constante. Pero no basta con eso. No basta con repetir como un robot.

Cuando más repites un comportamiento, menos impacto tiene tendrá sobre uno mismo, porque más acostumbrado está el cuerpo y la mente a ello.

Es mucho más eficiente, ser constante y aplicar cambios cada cierto tiempo. Hacer algo que ha funcionado bien, no significa que vaya a funcionar de la misma forma siempre.

Por eso tomarse vacaciones y desconectar es tan importante. Porque rompes con la dinámica. Por eso utilizar diferentes maneras de ser más productivo es más eficiente que siempre hacer lo mismo.

Si una persona sale a correr, avanzará mucho más y más rápido si aplica cambios en su entrenamiento. Da igual que corras 10 kilómetros cuatro veces por semana. Alguien que corra un día 10 kilómetros, otro día haga series, otro día haga 7 kilómetros a mayor velocidad y el cuarto día haga mayor distancia, tendrá mejores resultados que el primero.

Esto se puede aplicar a prácticamente todo. No basta con ser constante. Aplicar pequeños cambios, ver cómo funcionan, y no anclarse a ellos. Variar. Sin dejar de perseverar, hay que ser flexibles.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest