El tiempo como un Activo, como un Pasivo o cómo no hipotecar tu Futuro

El tiempo como un Activo, como un Pasivo o cómo no hipotecar tu Futuro

Marc Zuckerberg se negó durante los primeros años de Facebook a incluir publicidad en la web. Aseguraba que la publicidad es cutre y quita elegancia a la web. Durante los primero años, daba prioridad a la experiencia que tenía el usuario con la red social. Durante años Facebook fue acumulando centeneres, miles y millones de nuevos usuarios. Los ingresos eran dudosos. Pero seguía acumulando nuevas cuentas. Más información sobre qué hacían sus usuarios. Cómo se sociabilizaban. El modelo de negocio, durante un tiempo, fue dudoso. Incluso las acciones cayeron con bastante fuerza durante su primer periodo. Para después reponerse y duplicar el precio inicial.

Zuckerberg lo sabía. Estaba adquiriendo un activo, que luego rentabilizaría. Una cantidad masiva de usuarios, muy enganchados a su red social. Poner los anuncios es fácil. ¿Por qué hacerlo al principio, cutre y mal, cuando puedes hacerlo con millones de personas ya asentadas en tu web? Prolongó y aplazó el modelo de negocio de Facebook y más tarde, implementó muy bien la publicidad cambiando el algoritmo de la red social, de tal forma que ahora las publicaciones no anunciadas, se ven mucho menos que las que son promocionadas. Obviamente.

Ahora, Facebook puede ser una plataforma muy potente para promocionar tu empresa. Grandes compañías la utilizan. Otras, como ésta, han conseguido en muy poco tiempo recibir cientos de miles de visitas a diario gracias al tráfico que provenía de Facebook. El problema que hay ahora, es que para conseguir ésto, Zuckerberg te hace pasar por caja. Si no pagas, tu plataforma no es visible. Puede ser una herramienta muy poderosa, pero paga por ella. Con la cantidad de usuarios que tiene Facebook y sobretodo, teniendo en cuenta el tiempo que pasan en la web, muchas webs/empresas están dispuestas a destinar una parte de su presupuesto a invertir en Facebook Ads.

¿Por qué los Facebook ads van a hacerle perder clientes a Google adwords?

También se ha puesto en duda la compra de Whatsapp por el mismo Zuckerberg. Pero quizás Mark piensa, que si en un principio le salió bien con Facebook, ¿por qué no le iba salir bien en otra plataforma utilizada por millones de personas, a diario y que da una enorme cantidad de información sobre todos sus usuarios?

Zuckerberg no estaba haciendo otra cosa que no fuera crear un activo temporal. Es decir, creas algo que en un principio da poco o nada, pero que en el futuro puede reportar un beneficio. En el caso de que sea un activo temporal (en material fiscal es otra cosa muy distinta, ¡no confundir!), estás haciendo algo que hoy te resta tiempo, pero que en el futuro te va a hacer ganarlo.

Activos temporales o como sacarle tiempo al tiempo

  • Un ejemplo de activo temporal podría ser la programación de un software. Al principio te lleva tiempo. Horas de código. Pero un programa puede automatizar una tarea. Si automatizas una tarea, la máquina lo hace por ti. Evitas perder ese tiempo en hacerla tu mismo. Ahora estás rentabilizando el tiempo invertido en la programación del software.
  • Otro ejemplo de activo temporal es hacer una guía con las preguntas más habituales que hacen tus clientes o tus potenciales clientes. Al principio te lleva tiempo, pero luego te va a evitar tener que contestar una y otra vez las mismas preguntas.
  • Uno más. Educar y formar a un empleado. Al principio requerirá energía y tiempo. Pero en el futuro podrá sustituirte. Podrá llegar hasta donde tú no llegas e incluso podrá ser mejor que tú. Has invertido tiempo inicial, pero en el futuro le sacarás partido.
  • Planificar la semana. Te llevará tiempo, pero te ahorrará más. Mucho más.

Pasivos temporales y cómo hipotecar tu futuro

Es sencillo. Lo opuesto a lo anterior. Con poco tiempo ahora, implica que en el futuro deberás dedicar mucho más. Te comprometes a hacer algo.

Algunos ejemplos.

  • No ser exigente con lo que haces. Hacer tu trabajo por el camino fácil, conlleva que al principio te lleve menos tiempo, pero es más que probable que después, debas corregir, enmendar o dedicar aún más tiempo a hacerlo mejor. Porque la mayoría de veces no bastará. En caso de ser una empresa, perderás al cliente. Y lleva mucho más trabajo encontrar un nuevo cliente, que mantener al que ya tienes. En caso de ser empleado, puede costarte el puesto.
  • El email. Es una herramienta imprescindible. Muy importante en el día a día de cualquiera. Pero al escribir un email, estás comprometiendo tu tiempo futuro. En el futuro recibirás un email de respuesta y deberás dedicar tiempo a leerlo y contestarlo. Por ello, es importante planificar y saber responder los emails. No hay que hacerlo a la ligera. Es decir: cualquier email, con cualquier texto, en cualquier momento. Cada email debe tener su importancia y su prioridad. Es recomendable, que en general, los emails no excedan de las 100-200 palabras. Salvo casos puntuales, importantes y que requieran de más información.
  • No ser ordenado, ni con lo que haces, ni con tu vida personal. Puede que te levantes por la mañana, y te de igual colocar la ropa. O hacer la cama. En algún momento, vas a tener que hacer esas tareas. Más vale adquirir el hábito y ser ordenado con lo que haces. Es evidente que al igual que planificar, en el futuro te ahorrará tiempo y energía.
  • No cuidar tu salud. «El que no encuentra tiempo ahora para el deporte, deberá encontrarlo en el futuro para la enfermedad». Si no eres capaz de mantener tu cuerpo en activo ahora, en el futuro deberás ser consecuente y dedicar mucho más tiempo a tu bienestar.
  • Comprar cosas baratas para ahorrar un poco; lo que implica que el producto sea de dudosa calidad, no funcione bien, y acabes dedicando más tiempo del que te hubiera costado pagar por algo mejor.
  • Citas y reuniones poco productivas. Hoy te ha costado poco decir que sí. No has sabido decir que no. Bien, prepárate para dedicar un par de horas el próximo día.

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest