Es cierto que los beneficios que puede traer haber tenido un fuerte espíritu emprendedor cuando ha sido necesario y que el proyecto haya salido adelante son muchos. Sin embargo, el camino recorrido es probable que haya sido duro. La lista de tareas a realizar nunca se termina. Siempre se tienen cosas en la cabeza. Mejoras, nuevos proyectos que surgen del principal, y tareas pendientes que se amontonan.

No aprovechar las herramientas que tenemos a nuestra alcance en cuanto a la productividad, pero querer abarcarlo todo, puede repercutir directamente en nuestro nivel de estrés. Podemos ver como cada día, no llegamos a lo que queremos. Al día le faltan muchas horas. Esta sensación, muy habitual en todo empresario con un fuerte espíritu emprendedor que esté iniciando su proyecto, es habitual. Y prolongada durante un período medio/largo de tiempo puede repercutir directamente en nuestra salud. En muchas ocasiones el mismo día a día nos lleva a que no podamos plantearnos ni siquiera cómo estamos afrontando los problemas, tareas o nuevas gestiones que tenemos que realizar.

Espíritu emprendedor

A continuación, a través del blog de UnderCEO30, una serie de consejos para cuidar la salud de aquellos empresarios que están yendo al límite a diario. El espíritu emprendedor puede hacer que un día tengas mayor libertad y mayor calidad de vida, pero no debemos de desgastar la salud hasta según que niveles para conseguir dicho objetivo.

1. Toma las vitaminas necesarias con una buena alimentación

Tener una buena alimentación es fundamental para poder mantener un ritmo alto de actividad. El cuerpo necesita del mejor combustible para poder funcionar correctamente y con un buen rendimiento. Como dicen muchas veces en el mundo del fitness: ” No orines sobre lo que mueve a tu motor.”

Por lo tanto, una buena alimentación en la que predominen todo tipo de verduras y frutas es imprescindible. Además, el hábito de tomar algún que otro complemento vitamínico puede ser de gran ayuda con el paso del tiempo.

2. Hidrátate como es debido

Somos en un porcentaje altísimo agua. La jornada laboral pasa a velocidades asombrosas y no somos capaces de darnos cuenta. No tenemos tiempo ni para hidratarnos. Beber agua rehidrata tu cuerpo, ayuda a tu piel, mejora la fatiga en tu cerebro y puede ayudar a saciar algunos momentos en los que se tenga antojo de dulce. Acostúmbrate a poner una botella de agua en tu escritorio o cerca del mismo y a beber habitualmente. No sólo te sorprenderás de cuánto llegas a beber a lo largo del día, si no que además habrás evitado altas dosis de cafeína que tan habitual eran antes en tu día a día.

3. Descansa y duerme lo necesario

Dormir menos de lo que podríamos necesitar puede ser un factor muy negativo en nuestra productividad y en nuestro rendimiento. Ambos factores afectan directamente a los problemas que hablábamos al principio del post: no llegar al final del día y que a éste le falten horas.

Dormir poco no sólo afecta a las ojeras que tienes al día siguiente. Te hace pensar mucho más despacio, a no cuidar las respuestas en las conversaciones del día a día (porque estás lento) y a estar de mal humor. Nadie quiere trabajar largas temporadas con alguien que está habitualmente de mal humor. Salvo que le haga ganar mucho dinero. La Bella Durmiente no era bella porque trabajara hasta las tres de la mañana cada día. A veces sale mucho más rentable parar a tiempo y tomar un buen descanso.

4. Toma una vida más activa

A veces no tenemos tiempo para practicar una actividad deportiva a diario. Cosa que no debería ser. Sin embargo, no tenemos excusa para tener una vida un poco más activa teniendo en cuenta sólo varios detalles que aparecen a diario en nuestra jornada laboral.

Por ejemplo, si vas al trabajo en metro, bájate en la estación anterior a la que te tocaría y haz el resto andando. Si tu oficina está en un edificio, sube y baja a tu planta por tus escaleras y no siempre utilizando el ascensor (al igual que en tu apartamento).

Es decir, adquiere el hábito de tomar todas aquellas acciones que debes de hacer a diario de forma que sean un poco más activas físicamente. Y sobretodo, estructura y mejora el día a día para que puedas tener tiempo para hacer una actividad física varios días a la semana.


¡Suscríbete gratis y recibe más información!

Signup now and receive an email once I publish new content.

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.

The following two tabs change content below.

Roberto Espinosa