Estoicismo y la visualización negativa para un mejor estilo de vida

Estoicismo y la visualización negativa para un mejor estilo de vida

El estoicismo es un tipo de filosofía que tuvo su apogeo durante el Imperio Romano((El Imperio Romano, Wikipedia.)). Algunos de sus referentes más conocidos son Seneca, el emperador Marco Aurelio y Epicteto((Epicteto, Wikipedia.)).

Es común que se asocie al estoicismo como el tipo de filosofía que practican los pesimistas y aquellos a los que les gusta sufrir. Sin embargo, el idea inicial que tenía por parte de sus mayores defensores era muy diferente.

Existen cosas que podemos controlar. Y otras, de las que tenemos un control parcial. Pero sobre algunas no podemos hacer nada. Éstas últimas pueden ser positivas o negativas. Lo que la escuela estoica propone es prepararse y prevenirnos de aquello negativo que nos pueda pasar. Nos dará, además, una mayor preparación contra su posible impacto.

Además de las razones mencionadas anteriormente, el ser humano generalmente es infeliz porque también es insaciable. Después de trabajar muy duro para conseguir algo que queremos, una vez lo tenemos perdemos el interés en ello. En vez de sentirnos satisfechos, sentimos aburrimiento. Desgana. Desmotivación. Y ante el aburrimiento, reaccionamos adquiriendo nuevos deseos.

Los psicólogos Shane Frederick y George Lowesntein han estudiado el fenómeno anterior y lo han llamado: hedonic adaptation. Este suceso se produce, por ejemplo, cuando alguien lleva toda la vida esperando a que le toque la lotería (aunque las matemáticas digan que se pierde dinero cada ves que se apuesta) y cuando finalmente le toca, compra todo aquello que ha deseado. Sin embargo al cabo de un tiempo nota como su felicidad y su bienestar son iguales a los que tenía antes de ganar tanto dinero de golpe.

Otro ejemplo de ello es el consumismo. Nos gusta consumir cosas y comprar objetos nuevos para presumir y para estrenarlos. Pero una vez hemos hecho las dos acciones anteriores, nos acaban aburriendo. Por lo que volvemos a buscar nuevos objetivos de consumo que nos dejen saciados. Entramos en bucle y acabamos gastando y abarcando mucho más de lo que podríamos y deberíamos. No compres cosas, compre herramientas y experiencias.

Seneca describió la visualización negativa cuando tuvo que dar consuelo a una mujer que tres años atrás había perdido a su hijo. Desde el día que tuvo que enterrarlo, esta madre había estado rota por dentro. Seneca, en vez de aconsejarle sobre cómo podía anteponerse a esta tristeza, le dijo como evitar volver a sufrir de esta manera en el futuro:

Lo más importante es saber que pasar tiempo con nuestros hijos es un préstamo que la diosa Fortuna nos ha dado. Dicho préstamo puede ser reclamado en cualquier momento y sin previo aviso, pues nuestros hijos, como nosotros, también son mortales. Por ello, debemos de amar y disfrutar cada momento que pasamos con ellos, sabiendo que no va a ser para siempre y desde luego, sin prometerle ni prometernos aquello que no podemos cumplir.Séneca

Los estoicos abogan por visualizar escenarios negativos para cuando algo empieza a aburrirnos y sobretodo, para valorar lo que tenemos:

  • ¡Cuanto tiempo me quitan mis hijos! – Hay gente que no ha podido tener hijos. O han perdido a alguno. O a varios.
  • ¡Mi operación en la pierna me va a tener parado mucho tiempo! – Hay quien no tiene pierna.
  • ¡Me han echado del trabajo! – Hay quien vive en Somalia o Corea del Norte.

Visualizar situaciones mucho peores de las que tenemos nos ayuda a valorar mucho más nuestra realidad y las cosas que sí tenemos. 

Podemos quejarnos por ejemplo, de lo duro que es nuestro trabajo y de lo mucho que nos explotan. O de lo malo que es ser autónomo. Luego podemos ver el siguiente gráfico que muestra la media de las horas semanales trabajadas en los últimos siglos. Podemos comprender que estamos mucho mejor, dejar de quejarnos y ponernos manos a la obra para mejorar nuestra situación:

fuente: http://ourworldindata.org
Fuente: http://ourworldindata.org

 

Pongamos otro ejemplo. Un padre decide aplicar el consejo de los estoicos y visualizar que su hija es un ser mortal y es consciente de la fragilidad de su vida. Otro, decide no tener esos pensamientos tan absurdos, pesimistas y tristes. Éste último asumirá que su hija va a estar cerca de él de por vida y podrá disfrutar siempre de ella. ¡A su hija nunca le va a pasar nada malo, por favor!

Es probable que el primer padre disfrute más y mejor de los momentos que pasa con su hija que el segundo. Cuando el primer padre vea por primera vez a su hija por la mañana, sabrá que es una suerte poder disfrutar del despertar y del desayuno con ella, porque será más consciente de la situación privilegiada que tiene. Por otro lado, es probable que el segundo padre lea el periódico o vea el telediario. Sepa que su hija está ahí, pero no le preste mayor atención. A fin de cuentas, siempre va a estar allí.

Marco Aurelio en sus anotaciones escritas en «Meditaciones«, dice que hay que intentar vivir cada momento como si fuera el último. Pero esto no significa que debamos vivir de acuerdo a un gasto desproporcionado en cosas materiales, fornicar y/o beber a destajo. Tampoco es una forma de obsesionarse con el presente y sufrir cada momento con ansiedad. Los estoicos no dicen eso. Lo que dicen es que hay que entender y valorar lo increíble que es estar vivos. Disfrutar de los pequeños momentos, aunque sucedan a diario y sean habituales.

Okinawa es una isla japonesa que se caracteriza, además de tener un excelente clima y unas playas preciosas, de poseer a la población más longeva del mundo. En Okinawa los japoneses que son centenarios abundan. Muchas veces se les ha preguntado cuál es su secreto. La mayoría no han respondido cosas como la alimentación o practicar deporte periódicamente. No cabe duda de que estos factores influyen. Sin embargo, lo que la mayoría de estos ancianos okinawenses respondieron cuando fueron entrevistados, es que sus vidas tienen un componente bajo en estrés. Y que también suelen disfrutar de cada cosa que hacen a diario.

Dicen que un optimista suele ver el vaso medio lleno y un pesimista medio vacío. El estoico ve que el vaso podría estar roto y podríamos no tener agua, ni poder beber. Entonces, ¿porqué no disfrutar del trago?

No obres como si fueras a vivir mil años. Obra como si el fin estuviera cerca.Marco Aurelio
Incierto es el lugar donde la muerte te espera; espérala pues, en todo lugar.Seneca
Necesitamos la vida entera para aprender a vivir, y también, cosa sorprendente, para aprender a morir.Seneca
[box] Recursos:

2 comentarios en “Estoicismo y la visualización negativa para un mejor estilo de vida”

  1. Hola, Roberto. Espero que este comentario no vaya a molestarte, porque no es mi intención que lo haga.
    Descubrí tu blog navegando por algún otro en la web, me agrada leer sobre desarrollo personal, productividad, y temas semejantes a los que escribes. He leído varios de tus post y he tenido ganas de compartir algunos en redes sociales. Pero no lo hecho y te diré por qué: Encontré muchos errores ortográficos, y debo confesar que soy muy quisquillosa con ellos, me disgustan sobremanera.
    Y estoy muy lejos de escribir a la perfección, también cometo errores, muchos y muy a menudo; pero cuando escribes y te gusta comunicar, la tarea es intentar cada día hacerlo mejor, aprender y seguir creciendo, superarte.
    En este post, por ejemplo, has escrito BASO y no referido al verbo basar, que estaría bien, sino en lugar de VASO. Y personalmente creo que la ortografía es un enemigo silencioso para muchos blogueros.
    La gente te lee, ve el error y se hace un concepto (erróneo) de ti y no te lo dice, pero quizá nunca regrese o deje de leerte o no comparta lo que escribes, aunque la idea sea interesante.
    Y eso te perjudica a la larga, porque la ortografía conquista y por cómo escribes, te delatas personal y profesionalmente.
    Sigue escribiendo pero por favor, cuida la ortografía y verás que marcará diferencia.
    Que tengas un excelente día!
    Saludos desde Paraguay

    • Hola Perla,

      este comentario está muy lejos de molestarme. Te agradezco mucho que me hagas esta observación y aunque no lo creas, intento cuidar mucho la ortografía. Imagino que es inevitable que algún error se cuele en textos de más de 1.000 palabras. El hecho de no tener a algún redactor/corrector que revise esos mismo textos imagino que también influye. En cualquier caso, son excusas. Debería intentar reducir al mínimo mis faltas de ortografía. Voy a mirar de instalarme algún plugin que me marque errores ortográficos, para que al menos, pueda minimizarlos. Gracias por leer lo que escribo y gracias por hacerme la observación :-)

Deja un comentario

Pin It on Pinterest