Hacer algo excepcional o hacer algo más o menos bien

Hacer algo excepcional o hacer algo más o menos bien

El Kinkaku-jin es un templo llamado con el sobrenombre de «El Templo Dorado» que está en Kyoto. Las dos plantas superiores del pabellón están recubiertas con hojas de oro puro (También conocido como Pan de oro). Se estima que se tardaron varias década hasta que el pabellón quedó finalmente construido. 

Hacer algo bien o hacerlo mal lleva la misma cantidad de trabajo y de tiempo.

Esta afirmación no tiene ninguna base científica. Porque nadie, que sepamos, ha hecho un estudio al respecto.

Pero si el problema de hacer las cosas bien es la falta de tiempo ¿por qué gastar un poco de tiempo de tu vida en hacer algo mal? ¿por qué no gastar un poco más de tiempo y hacerlo bien? ¿por qué no gastar mucho más tiempo y hacer algo tan bueno que la bondad de lo que has hecho te acompañe toda la vida? ¿por qué no algo tan bueno que alguien felicite a tus hijos por lo que hiciste?

Si el problema es el esfuerzo ¿para qué esforzarse un poco en hacer algo mal? Porque el 5 es suficiente y el 10 del sobresaliente no compensa para el 80 % de esfuerzo adicional. Pero el 5 no nos permitirá avanzar y progresar hacia niveles más altos de maestría y de realización personal. Y, además, no nos deja apenas margen para el error: Pasar del 5 al 4 es muy fácil. Pasar del 10 al 4 es más difícil.

Por otra parte está la cuestión de la conciencia social. La conciencia social no se manifiesta solo en los donativos a obras benéficas o en el reciclaje. Imagina una sociedad en la que todo se hace mediocremente bien: Los coches funcionan pero se estropean con frecuencia; los muebles están desvencijados y chirriantes a los pocos meses de uso; los colores de la ropa aguantan unos pocos lavados. Cada vez que tú produces mierda estás contribuyendo a construir una sociedad de mierda.

Tú quieres hacer algo que haga que la gente se quede mirando fijamente la barra de progreso mientras se carga el vídeo de presentación del producto que presentas. Algo que haga que la gente se moleste en recordar tu nombre. Algo que haga que todos compren el libro en el que alguien cuenta como lo hiciste.

No olvides que siempre habrá un grupo reducido que estará dispuesto a dar un valor muy alto a algo producido con cuidado y con esmero, y no dudarán en pagar el precio adecuado a ese valor. Eso te permitirá fijar un precio alto acorde al  valor elevado de lo que produces. Hazlo excepcionalmente bien, un único objeto artesanal y perfecto, y no tendrás que producir una montaña de basura para subsistir. Más no es mejor. Mejor es más.

Kinkaku Jin (Templo Dorado)

Deja un comentario

Pin It on Pinterest