La fuerza de un Gracias

La fuerza de un Gracias

Está muy de moda hoy en día hablar del liderazgo, y es cierto que los conceptos “jefe” y “líder” se están distanciando cada vez más. Se busca la eficiencia en el trabajo, que tu equipo consiga los objetivos rápido y bien, que tus empleados den lo mejor de sí mismo y, al mismo tiempo, disfruten haciéndolo.

Es un campo amplísimo con muchísimas vertientes, se podría escribir todo un tratado sobre el liderazgo, pero hoy voy a hablaros de la importancia que tiene para un buen líder mostrar gratitud hacia su equipo.

1. Entiende la importancia de tus empleados

Piensa en el valor que aportan a la empresa, y la gran pérdida que supondría que varios de los empleados modelo dejasen la organización. ¿Qué dirían de tu empresa en el exterior?, ¿Qué imagen proyectaría eso?

Está demostrado que una crítica negativa tiene tanto poder como diez positivas. Es importante mostrar gratitud hacia tus empleados, dile “gracias”, “buen trabajo”. Para que se queden y sigan sumando valor a la empresa; o para que cuando marchen, hablen bien de tí en su entorno.

2. Descubre qué es importante para ellos

En la gran mayoría de estudios los empleados afirman que la mejor forma de reconocer su trabajo es con una subida salarial. Y en efecto, es una gran forma de reconocimiento y motivación, pero hay otras muchas que también son apreciadas por los empleados.

Entre otras: involucrarlos en la toma de decisiones, recompensas inesperadas, reconocimiento ante la empresa, incluirlos en eventos sociales de la empresa, y mucho más.

Pregunta a tus empleados, haz encuestas, los métodos pueden variar de una compañía a otra y tú necesitas saberlo.

3. Monitoriza el progreso 

Como cualquier otra iniciativa, mostrar gratitud hacia tus empleados debe llevar un seguimiento. Es importante que hagas un registro de cuándo, a quién, y cómo. Para luego valorar los resultados.

Llevar este registro no solo es importante por meros motivos de control de tus actividades, sino para luego evaluar qué actuaciones funcionan mejor con cada individuo. No solo cada empresa es diferente, sino que cada empleado es diferente, y deberás utilizar los métodos que mejor funcionen con cada uno.

4. Esto no es una estrategia

Esto es un hábito de comportamiento que toda empresa debería tener, no seas agradecido con tus empleados para que aumenten su productividad, selo porque dedican gran parte de su tiempo y energía a tu empresa y se lo merecen.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest