La primera idea de la humanidad

La primera idea de la humanidad

Hace unos 3 millones de años uno de nuestros antepasados tuvo la primera idea del mundo. Fue una idea sencilla. A nuestros ojos, nada del otro mundo. Pero cambio la historia de la humanidad. Requirió de cantidades gigantescas de creatividad y persistencia. Creemos que la Mona Lisa es un exponente de la creatividad. Sí, lo es. Pero esto es algo mucho más grande. Hablo ni más ni menos que de la piedra tallada.

Hace 3 millones de años, un tipo fue capaz de limar una piedra, haciéndola afilada. Peligrosa. Letal. Con ella, fuimos capaces de cazar más y mejor. Nuestra ingesta de proteína animal aumentó significativamente, y ello conllevó a que nuestro cerebro creciera. Con un cerebro más grande, fuimos capaces de ser más creativos. De tener más ideas.

No fue fácil. Alguien tuvo que esforzarse en pensar como mejorar esa herramienta. Tenía indicios de que podría ser útil. Pero nunca la había utilizado. Nadie creía en él o en ella. ¿Por qué cambiar lo que ya funciona? Debieron pensar.

Tener esta primera idea nos llevó muchísimo tiempo. Comparativamente, durante los últimos 100 años hemos conquistado los cielos. Hemos llegado al espacio. Somos capaces de comunicarnos los unos con los otros al instante desde cualquier parte del mundo. Tenemos vacunas contra las enfermedades más mortales de la historia. Si tomamos cono inicio de la historia de la humanidad, cuando fuimos capaces de tallar la primera piedra, entonces han pasado unos 3 millones de años. Un siglo, dentro de ese tiempo, supone 0,00033% del tiempo total. Es difícil hacerse una idea de la velocidad con la que está avanzando la humanidad. Pero es evidente que la aceleración ha aumentado mucho con la escritura, la lectura y la capacidad de compartir estos conocimientos.

No debemos menospreciar la capacidad de ser creativos. De compartir esa creatividad. Y de tener ideas. Es lo que nos mueve.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest