Paraísos Fiscales y Blanqueo de Capitales: ¿Cómo funciona el Talón de Aquiles del Capitalismo?

Paraísos Fiscales y Blanqueo de Capitales: ¿Cómo funciona el Talón de Aquiles del Capitalismo?

Durante los siglos XVI y XVII los piratas y corsarios navegaron por los mares del Caribe, el Mediterráneo y las costas francesas e inglesas. Pasaban la mayor parte de su tiempo bebiendo, riendo y fornicando. De vez en cuando daban algún que otro golpe a otras navíos que surcaban los mismos mares. De esta forma ganaban un poco de liquidez y seguían viviendo la vida. Muchos fueron ahorcados y otros tantos murieron en el mar.

La corona inglesa hizo oídos sordos con los botines que se guardaban en las islas del Caribe o en las islas del Canal y se habían obtenido a raíz de robar y saquear a los españoles. De esta forma y poco a poco, estos archipiélagos se fueron enriqueciendo.

Hoy en día y en su mayor parte estas islas son paraísos fiscales. Los piratas no tienen un parche en el ojo, ni beben ron, y tampoco tienen un loro en el hombro. Visten más bien con chaqueta y corbata y se hacen pasar por asesores financieros y banqueros. Su principal objetivo es la ocultación de capitales.

Lo que cualquier paraíso fiscal busca es la opacidad y la baja tributación. Lo que significa tener el dinero en el paraíso fiscal y que el país de origen no sepa que ese dinero está ahí o también que el capital procedente de operaciones en diferentes países cueste poco dinero en concepto de impuestos.

informacion-fiscal-de-una-persona-o-empresa-2

Suiza, un país situado en una zona muy estratégica de la Europa continental, se dio cuenta de que una de las pocas bazas que le ofrecía su territorio era la neutralidad. Por ello, dispuso que su sistema financiero guardara la información y no preguntara sobre de dónde venían los fondos que recibía. Este hecho provocó que Suiza recibiera una auténtica montaña de capital tanto en la Primera Guerra Mundial como en la Segunda.

De hecho, el ejército Nazi se benefició de tener tan cerca a Suiza y de que no preguntaran absolutamente nada sobre el dinero «expropiado» que ingresaba en sus arcas y que provenía de los judíos acaudalados . La única promesa que hacía Suiza es que su dinero estaría a salvo y bajo total secreto.

El hecho de tener el dinero en un paraíso fiscal no quiere decir que se esté haciendo algo ilegal. Cualquiera es libre de tener el dinero donde quiera. El problema está cuando utilizas el paraíso fiscal para ocultar ese dinero debido a que proviene de actividades ilegales.

El fraude fiscal y el blanqueo de capitales no son la misma cosa. El fraude fiscal está relacionado con no declarar o no pagar los impuestos que toca pagar en tu país o donde tienes la residencia fiscal.

En el blanqueo de capitales se intenta ocultar el dinero que viene de una actividad ilegal. Primero lo escondes. Luego lo mareas por una serie de paraísos fiscales para que te pierdan el rasto y finalmente pasa por una tercera fase, donde acaba en tu bolsillo. Limpio. Blanqueado.

Para pasar el dinero por un paraíso fiscal hay que seguir una serie de pasos. Lo primero es crear una empresa en uno de esos lugares. Teóricamente no debería ser muy complicado si dispones de un capital importante para ello. Ya se preocupan las entidades financieras de que no te sea difícil hacerlo. Una vez esté el dinero ahí, el paraíso fiscal te asegura que la información está a salvo. Oculta. Mientras existan paraísos fiscales es muy difícil combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

Cuando hablamos de este tipo de transferencia tenemos que olvidarnos de los bancos habituales tal y como los conocemos. Cuando hablamos de este tipo de operaciones tenemos que ir un poco más allá y acudir a la «banca privada». Es una rama de la banca que gestiona todas las fortunas a nivel mundial. Todos los bancos tienen su zona de «banca privada». No todo el mundo puede acceder a este servicio. Para poder acceder se requiere de un capital mínimo, que puede rondar entre los 500.000€ y los 700.000€.

La banca privada tiene el protocolo del blanqueo de capitales, por el cual verifica que el dinero no proviene del narcotráfico, de las putas o de las armas. Alguien que pretenden blanquear dinero sabe a ciencia cierta el tipo de preguntas que le va a hacer el banco y sabe perfectamente lo que tiene que responder. Con una empresa de importación y exportación en Zurich o en Londres, además de poder demostrar cierta actividad, se puede pasar el filtro del blanqueo de capitales sin mayores problemas.

¿Con qué problemas se encuentra el inspector de hacienda?

La falta de información.

Los bancos en muchas ocasiones no quieren perder clientes importantes, que poseen grandes sumas de dinero. Es demasiado goloso. Por lo tanto miran hacia otro lado. Lo que gana el banco con estos clientes es que dispone de mayor capital para poder mover ese dinero y sacarle rentabilidad. Aún sabiendo que ese capital proviene de actividades delictivas. Cuanto más capital disponga un banco, mayor posibilidad tiene de hacer más pasta.

Los inspectores de hacienda empiezan a tirar del hilo. Sin embargo se encuentran con un muro, el muro de los paraísos fiscales. Simplemente no atienden sus peticiones. La colaboración a nivel internacional va por convenios. Algunos paraísos te contestan diciendo que las copias de ese documento o de ese otro no son válidas y que hay que enviar los originales. Simplemente lo que pretenden es marear, trabar y joder de tal forma que la petición de información sea un auténtico coñazo. Algunas veces ni siquiera contestan.

bahamas

Hay que tener en cuenta que los convenios de colaboración a nivel internacional son pactados por los países que quieren acogerse a ellos. Para algunos países pequeños disponer de un sistema financiero que proteja y oculte el dinero de sus clientes puede ser algo muy, muy lucrativo. Ganan mucha pasta.

Por ejemplo, las Islas Caiman son famosas por ser un paraíso fiscal. De hecho, quién más quién menos ha escuchado en alguna película la frase de: «Ha ingresado dinero en una cuenta de las Caiman.» El tema es que estás islitas suponen el quinto mayor centro financiero del mundo, albergando más de 80.000 empresas registradas. Casi tres cuartas partes de los hedge funds residen en las Caiman. Esto teniendo en cuenta el tamaño de las Caiman es una auténtica barbaridad y no se debe a lo bonitas que son sus playas.

No.

Se debe a que en las Caiman puedes estar haciéndote rico con la coca y llevar tu dinero ahí. No te van a poner problemas y cuando tu gobierno pregunte, se va a llevar un portazo en los morros.

playa_de_gran_caiman-islas_caiman01
Islas Caiman
cayman-52328_960_720
Islas Caiman

El problema y la existencia de paraísos fiscales lo tenemos debido a: El Principio de libertad de circulación de capitales. Tratado de la Unión Europea.

«Se prohíben la restricción a la libertad de circulación de capitales y a los pagos efectuados entre estados miembros y terceros países.»

Este principio rige sobre cualquier otro principio. Lo que autoriza la utilización de paraísos fiscales. Simplemente no se pueden poner problemas a la libre circulación de capitales, aunque dicho capital pase por un paraíso fiscal.

Formas de Blanquear el Dinero

El bar de Pepe

Montamos un bar. En dicho bar no entra ni dios. Pero por casualidades de la vida las cajas diarias están bastante bien. Simplemente le estamos dando caña a la caja registradora e ingresamos el dinero que viene de las putas, las drogas o las comisiones ilegales. Utilizamos el bar como mecanismo para generar ventas ficticias. El dinero que genera el bar es realmente dinero que proviene de una fuente ilícita.

El término blanqueo de capitales proviene de las mafias norteamericanas del siglo pasado. Como bien es sabido, las mafias no se caracterizan principalmente por ganar dinero de forma legal. Puede que hagan cosas de forma legal, pero no es su operativa habitual. Más bien se dedican a la extorsión, a las armas, al contrabando, a la prostitución, a las drogas y otras perlas que vamos a obviar.

Lo que hacía la mafia por aquella época era tener lavanderías. Como en las lavanderías se cobraba todo en efectivo y era un negocio muy fácil de manipular, la mafia encontró un filón para que el dinero que provenía de las actividades no legales, pasará a ser legal. De ahí que el dinero se «blanquee».

lavanderia-tambien-puede-ser-un-bar-u-otro-negocio-1

En la fiscalidad española hay un tipo de tributación conocida como «módulos» o estimación objetiva. Este tipo de tributación corresponde al IRPF y va perfecta para aquellos que quieren blanquear dinero ilícito. Los módulos funcionan a partir de una serie de variables. Dependiendo de cómo varían, el contribuyente pagará más o menos. Estas variables suelen ser la superficie del local, el consumo de luz o el personal. Es decir, si se gasta más luz o se tiene más personal, se paga más.

En cualquier caso, con los módulos se paga una cantidad fija anual a partir de las variables que he mencionado anteriormente. De forma independiente al grueso de los ingresos que se tengan. Por lo tanto, un bar, un restaurante o una lavandería pueden facturar, facturar y facturar. Al final, sus ingresos tributarán en base a la superficie del local, a los empleados que hayan tenido y al consumo eléctrico. Ya se preocupan de que sea muy inferior a lo que tocaría tributar por estimación directa (el otro sistema para los autónomos en IRPF).

La idea original de los módulos era facilitarle la vida al empresario. A partir de una serie de variables conocería qué cantidad debía de ingresar a cuenta de IRPF y de IVA trimestralmente. De esta forma, no era necesario llevar un control estricto de los ingresos y de los gastos y el autónomo podía hacer una previsión de los impuestos que iba a pagar durante el año. Sin embargo, hecha la ley hecha la trampa.

Un problemilla que tienen los módulos en cuanto al fraude es que hay tope de facturación, beneficio y personal. Es decir, un autónomo que empiece a mover cantidades ingentes de dinero estará obligado a salirse de este sistema y pasará al sistema de estimación directa. En cualquier caso la Agencia Tributaria cada vez destina más recursos a controlar este tipo de tributación, porque se sabe que es un mecanismo muy utilizado para defraudar y blanquear dinero.

Serie de televisión Los Soprano

Las sociedades pantalla

Sociedades que se crean para encubrir quién está realmente detrás del control de la sociedad principal. Es decir, el fisco empieza a investigar a una Sociedad A. Se da cuenta de que el control de esa Sociedad A pertenece a otra Sociedad B que tiene residencia en Andorra. Tras mucho pelear con los andorranos, le facilitan cierta información, diciéndole que la Sociedad B pertenece a una Sociedad C que está en las Bahamas. Uf, la cosa se complica.

Preguntas en Bahamas. Pero Bahamas es un paraíso fiscal. Por lo tanto, no va a poner las cosas fáciles. No tienen porque dar más información. Van a poner trabas. Ahora, imagina que hay tantas sociedades pantalla como letras tiene el abecedario.

start

¿Quieres complicarlo aún más? El Testaferro

El hombre de paja. Testaferro. El administrador de una empresa. Realmente no lo es. Presta su nombre y su identidad para ser el administrador de una serie de sociedades. Los testaferros pueden ser personas desesperadas o auténticos profesionales.

Por desgracia predomina más lo primero. Son más accesibles y más baratos. Personas que no tienen empleo, provienen de Europa del Este, África o cualquier país con una renta per cápita inferior a la española son objetivos claros para convertirse en testaferros.

El hombre de paja dificulta aún más la tarea de la inspección tributaría. No es sólo que haya falta de información, sino que cuando llegas a escarbar te das cuenta de que la persona que hay está suplantando la identidad del verdadero administrador.

Los propios residentes de un paraíso fiscal suelen ser profesionales a la hora de ser testaferros. Por otro lado, personas que residen en el país de origen y tienen cierto grado de desesperación económica suelen ser presas fáciles para empresas que necesitan un hombre de paja. Es muy goloso para estas personas, que generalmente y por desgracia tienen un nivel de estudios bajo y no saben realmente lo que están firmando.

Pedir un préstamo

Podemos pedir un préstamo, comprar un bien y devolver dicho préstamo con el dinero que queremos blanquear. Una vez devuelto el préstamo, tenemos un bien adquirido que podemos vender en el mercado. Esta práctica no la puedes hacer con un nivel de ingresos que sea bajo o nulo. La razón es sencilla: no se puede devolver un préstamo si se tienen unos ingresos muy bajos. Pero a un nivel de ingresos decentes, sí que es mucho más fácil mezclar y que el blanqueo pase desapercibido.

Los Bancos ayudan: A sabiendas o no

Los bancos ganan pasta. Mucha pasta. Por lo tanto simplemente hacen la vista gorda. El secreto bancario es la gallina de los huevos de oro.

El cliente que tiene dinero negro o que proviene de actividades ilícitas y quiere llevarlo a un paraíso fiscal, no trata directamente con los bancos de Caiman o Bahamas. Eso sería exponerse demasiado. El banco local o nacional es el que se pone en contacto con el banco paradisíaco. Los empleados no suelen preguntar, porque si preguntan demasiado pierden el trabajo. Una vez más, la principal razón es que se mueve demasiado dinero como para dejarlo pasar.

Lo mismo pasa probablemente con los notarios. Cuando una sociedad viene con un hombre de paja, es probable que el notario por su experiencia sepa al momento que el tío que va a hacer de administrador de la empresa no tiene ni idea de lo que está haciendo. Pero al fin y al cabo es mayor de edad y el cliente que lo ha traído mueve mucho dinero como para ponerle problemas.

Independientemente de que pensemos que están haciendo algo poco ético, el tema es que están al borde de la legalidad y por lo tanto, pueden hacerlo.

hola-sr-y-sra-de-los-paraisos-fiscales-hay-alguien-que-me-pueda-decir-de-donde-viene-el-dinero-de-la-empresa-a-y-a-donde-va-a-parar-1

Comprando cosas

Otro método que se utiliza para blanquear dinero es la compra de bienes. Es decir, invertir en coches, motos, lanchas, casas, etc. Algunas veces el propio vendedor también pertenece a la organización que pretende blanquear el dinero o simplemente sabe cuál es la procedencia del dinero. Otras tantas no puede elegir. Debe vender y lo debe de hacer a un precio pactado.

La empresa comprará un bien a un precio determinado y pasado un tiempo lo venderá en el mercado. Muchas veces a un precio superior por el que lo compró. De esta forma ya habrá conseguido obtener capital.

Los Paraísos Fiscales: El Talón de Aquiles del Capitalismo

Nos guste o no el capitalismo es uno de los sistemas económicos que mayor bienestar social ha dado a la humanidad. Como todo sistema, tiene sus defectos. La crisis de las subprime y las burbujas producidas cada X años son una muestra de ello. Pero de lo que no hay duda es que el mundo nunca ha sido un lugar tan pacífico, la mortalidad infantil nunca ha sido tan reducida y nunca antes en la historia hemos conseguido sobrevivir tan bien a las distintas enfermedades que pueblan el planeta.

Sí. El Daesh golpea Siria, Iraq y otros muchos países. Muchas personas mueren a diario por malaria y otros muchos niños por hambre. Pero comparativamente el mundo es un lugar mejor que lo que era hace 50, 100 y 150 años. El capitalismo ha demostrado ser un sistema imperfecto pero que da mayor bien estar social que otros sistemas como el comunismo o el feudalismo. Por ahora.

En dos siglos el porcentaje de personas que viven en situación de extrema pobreza ha descendido considerablemente. El Banco Mundial mediante este gráfico así lo expone:

Población mundial viviendo en extrema pobreza 1810-2015. Fuente: https://ourworldindata.org
Población mundial viviendo en extrema pobreza 1810-2015. Fuente: https://ourworldindata.org

Sin embargo, el capitalismo tiene sus puntos débiles. El talón de Aquiles del capitalismo y la globalización, o al menos uno de sus principales puntos flacos, son probablemente los diferentes paraísos fiscales que hay alrededor del mundo y lo que permite operar en ellos.

Los paraísos fiscales permiten que las actividades ilícitas continúen operando. Permiten que siga siendo rentable vender coca, prostituir a niñas de 9 años o vender AK-47 a chavales sirios. Quizás, sin paraísos fiscales todas estas cosas también existirían. Pero es evidente que la figura del «tax heaven» ayuda considerablemente a que se puedan evadir impuestos y a que determinadas personas/lobbies se enriquezcan gracias a actividades cuanto menos, poco éticas.

De no haber paraísos fiscales este tipo de empresas estarían sometidas a un mayor control y les sería más complicado poder crecer, expandirse y rentabilizar el dinero que obtienen de las actividades ilegales. Aunque pudieran operar su margen de maniobra sería mucho más reducido.

Pero el paraíso fiscal no sólo es goloso por la ocultación del origen del dinero. También lo es por su baja tributación con las empresas extranjeras. Uno de los problemas del capitalismo, y también es quizás uno de sus puntos positivos, es que las empresas buscan obtener beneficio y mejorar. El problema es que en muchas ocasiones la obtención de dicho beneficio no tiene porqué ser algo ético. Una empresa buscará los mecanismos que tenga a mano para pagar menos impuestos y que por lo tanto sus accionistas reciban un mayor retorno. De ahí que los paraísos fiscales sean una opción muy interesante por su baja tributación.

Por lo tanto, los paraísos fiscales son tremendamente golosos para muchas empresas por dos razones:

  1. Ocultación de la información (como ya he comentado).
  2. Muy baja fiscalidad (tributación).

Compra-venta de pelotas a China con un paraíso fiscal de por medio

Por ello, los paraísos fiscales permiten que grandes empresas y grandes fortunas puedan evadir impuestos de forma alegal. Es muy difícil de controlar porque todos los estados se suponen soberanos. Tienen autonomía y pueden dictar sus propias leyes. Además de que tenemos el principio de libre circulación de capitales, lo que provoca que otros estados no puedan impedir la libre circulación del dinero. Un país puede aprobar leyes que favorezcan enormemente las rentas que provienen del extranjero. De hecho, la mayoría de estos paraísos fiscales tienen un tipo de tributación alta con sus ciudadanos y muy baja con las empresas y personas extranjeras.

Compra-venta de pelotas a China sin un paraíso fiscal de por medio
Compra-venta de pelotas a China sin un paraíso fiscal de por medio

El paraíso fiscal es quizás el mayor exponente de capitalismo extremo. En Europa los países tienen una tasa impositiva muy elevada debido a que financian mediante los impuestos los servicios sociales que se tienen. Los servicios sociales entre otros son:

  • Educación gratuita y accesible.
  • Sanidad gratuita y accesible.
  • Construcción de infraestructuras (carreteras, colegios, universidades, hospitales, etc.).
  • Funcionarios al servicio del ciudadano.
  • Pensiones y prestaciones sociales para personas mayores que ya no tienen fuerza laboral, o discapacitados o personas en una situación de desempleo.

Estos son algunos de los principales costes que tiene el estado del bienestar. Los países en Europa recaudan impuestos porque su objetivo es salvaguardar y proteger al ciudadano. Si un niño nace en Francia podrá acceder a un colegio y a un instituto. Podrá ir a la universidad a un coste muy reducido. Si en España una persona cotiza los años necesarios para percibir una pensión de jubilación, la recibirá hasta el fin de sus días.

Sin embargo, todo esto vale dinero. Mucho dinero. Países como España y Grecia están viendo cómo les es muy difícil seguir financiado el estado del bienestar. Simplemente los gastos superan con creces a los ingresos.

En el extremo de esta situación tenemos a los países nórdicos. Son la envidia del resto del mundo por su sistema social. Pero allí la mayoría de personas pagan impuestos religiosamente. De hecho, está mal visto no hacerlo. Los países nórdicos disponen de ayudas de todo tipo para con sus ciudadanos. Las sociedades de estos países disponen de un sistema que está a medio camino entre el capitalismo y el comunismo. Probablemente el que mejor funciona y el que mayor bien estar social da hoy en día. No obstante requiere de una sociedad muy educada y con mucha conciencia colectiva.

En el otro lado podríamos encontrar a los paraísos fiscales cuya carga fiscal para las empresas extranjeras es muy reducida. Sin embargo, los costes sociales también son reducidos. Digamos que en estos lugares se deja que el ciudadano tenga más autonomía sobre su propia economía. Las consecuencias negativas de esto es que el estado ya no le protegerá en la misma medida. Si llega a ser anciano y no se ha administrado correctamente el dinero que ha acumulado a lo largo de su carrera laboral, se puede ver sin dinero y sin fuerza suficiente como para seguir trabajando. Si se ha roto la rodilla y no dispone de un seguro privado o dicho seguro entiende que la lesión no se produjo bajo las circunstancias que ellos cubren; entonces seguirá con la rodilla rota hasta que pueda pagarse la operación de su bolsillo.

Este modelo de capitalismo extremo incrementa la desigualdad. Pero a estos paraísos fiscales les funciona muy bien porque son pequeños territorios, en los que la inmensa mayoría de sus habitantes disponen de una renta elevada. Por otro lado, tenemos países mucho más grandes donde hay un fuerte capitalismo (aunque sin llegar al extremo de los paraísos fiscales) en los que las diferencias sociales son acentuadas, como EEUU.

En EEUU si provienes de una familia con un buen nivel adquisitivo y vas a una buena universidad, ten por seguro que tu renta será muy elevada. Y cuando digo elevada me voy a los 200.000-300.000$ anuales con tranquilidad. Por otro lado, si no has tenido tanta suerte y naces en una familia con menos medios, como en general pasa a los latinos o a los afroamericanos, las dificultades de poder llegar a tener un nivel de riqueza similar son mayores. Por mucho que digan que EEUU es el país de las esperanzas y de las oportunidades, esto es así si naces en la familia que toca. A pesar de que sea la primera economía mundial las desigualdades sociales son importantes.

Por ejemplo, el índice Gini es un coeficiente que calcula la riqueza de un país en base a la desigualdad de los ingresos. Es decir, cuanto más bajo es este índice, menor desigualdad habrá. Se da el caso de que los países con mejor índice Gini (más bajo), suelen ser los países con mayor bienestar social. Entre los diez primeros puestos, encontramos hasta cuatro países nórdicos, mencionados anteriormente. Estados Unidos se sitúa en la posición 123 de 160. Aquí se puede ver el listado por posición de todos los países.

Algunos dirán que no se puede comparar el territorio de EEUU, con otros países como España, Noruega o Suecia. Simplemente EEUU es demasiado grande. Sin embargo la Unión Europea en su conjunto ocuparía la posición 25. Es decir, su índice de desigualdad es mucho mejor que de EEUU.

menor-desigualdad

Lo que es evidente es que los paraísos fiscales son una herramienta estupenda para financiar el terrorismo, la extracción de diamantes de países africanos, el narcotráfico y otras muchas actividades ilícitas. Además, también es un buen mecanismo de evasión de impuestos para las rentas más elevadas. El problema tiene difícil solución porque los países que son considerados como paraísos fiscales se enriquecen considerablemente a partir de esta condición y son soberanos para decir cómo funciona su sistema financiero y su sistema tributario.

Los países desarrollados que luchan contra el blanqueo de capitales y los paraísos fiscales aprietan para que este tipo de estados abandonen sus practicas de ocultación de capitales, pero no todos los países disponen de los mismos recursos naturales y económicos como para eliminar a su gallina de los huevos de oro. Sin duda alguna es un tema complicado y es uno de los puntos débiles del capitalismo.

[box]Recursos:

 

Deja un comentario

Pin It on Pinterest