Profesión y oficio

Profesión y oficio

No hay mucho consenso en la diferencia entre profesión y oficio. Las definiciones de uno y otro término suelen ser circulares y confusas. Hay un cierto acuerdo en definir oficio como aquella como aquella ocupación a la que se llega tras un largo proceso de práctica, iniciado una posición como aprendiz, bajo la tutela de un oficial o maestro, que hace una labor de mentor. Imagínate que estás en la mesa de operaciones y aparece para operarte el gogo de tu club de noche favorito. Internet y la sociedad del low-cost han hecho esto posible.

Profesión en cambio se suele referir al desempeño de labores que requieren unos estudios previos, académicos, universitarios… Ejemplos de profesiones: Abogado o médico.

Como ves, ambos conceptos, hoy en día están muy entremezclados: Hay academias de artes que producen excelentes actores y artistas. Y también hay médicos que alcanzan reputación profesional solo tras un largo periodo de aprendizaje junto a un médico especialista en un área concreta.

Muchas veces hemos hablado de que existe una crisis de valores subyacente a la crisis económica. Esa crisis de valores es mucho más peligrosa que la económica.

Es un contexto en el que es fácil confundir oficio y profesión, donde los medios para alcanzar resonancia están al alcance de cualquiera, es fácil que sujetos sin profesión ni oficio hagan campaña en su favor. La próxima burbuja es la de las personas. Y sus consecuencias serán mucho más devastadoras.

Hoy en día no basta con ser un profesional, ni con aprender un oficio. El oficio hay que practicarlo y la profesión estudiarla. 

Si quieres un trabajo bien hecho, busca un profesional que tenga oficio. Si me van a operar quiero a un médico que haya estudiado medicina y aprendido la técnica quirúrgica con un cirujano experimentado. Y egoístamente quiero ser el paciente 999. No el tercero.

Esto parece evidente, sin embargo cada día nos encontramos con más casos de personas que venden sus servicios a precios bajos, sin tener oficio ni beneficio.

Imagínate que estás en la mesa de operaciones y aparece el camarero de tu bar favorito. Internet y la sociedad del low-cost ha hecho esto posible.

ad_062

Deja un comentario

Pin It on Pinterest