Si eres el mejor en la sala, probablemente no sea la mejor sala para ti

Si eres el mejor en la sala, probablemente no sea la mejor sala para ti

Una vez subieron a Henry Ford a un tribunal y varios abogados empezaron a hacerle diferentes preguntas sobre cultura general para demostrar que el señor Ford, a pesar de ser uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, a fin de cuenta era un ignorante. Tras varias preguntas, Ford replicó:

[box] «No conozco la respuesta a su pregunta. Sin embargo, en mi escritorio dispongo de varios botones. Cuando pulso uno de ellos llamo a la persona más adecuada sobre el tema que quiero consultar. Generalmente son personas mucho mejores que yo.»[/box]

Ford reconoció públicamente que gran parte de su éxito consistía en rodearse de personas mejores que él. No sé si el señor Ford era una persona cultivada e instruida. Lo que no cabe duda es que fue lo suficientemente humilde como para guardar su ego en un cajón y admitir que acudía a personas más formadas y mejor preparadas que él cuando le era necesario.

[box] Si después de una hora jugando no sabes quién es el primo en la mesa, significa que lo más seguro eres tú. Frase típica de póker[/box]

La frase anterior la escuché por primera vez en la famosa película sobre póker «Rounders«. Lo que viene a significar es que si no sabes quién es el que está perdiendo la pasta en la mesa en menos de una hora, es que probablemente te están limpiando.

Pero para muchas cosas que hacemos sale mucho más rentable y productivo aplicarse el opuesto. Si sabes que eres el mejor de la mesa, es mejor que te levantes y te vayas. Puedes aprender más y más rápido en otro sitio.

Está muy bien ser el profesor de la clase. El que más domina sobre un tema. Te hace sentir bien. Pero a la hora de aprender sobre un tema sale mucho más a cuenta ser superado que llenar tu ego. Simplemente rodearte de personas que saben más que tú acelera más tu aprendizaje. Mucho más.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest