Ver la necesidad + saber cubrirla = ser imprescindible

Ver la necesidad + saber cubrirla = ser imprescindible

Tiempo estimado de lectura: 1 minuto

Ser imprescindible

Mi tío no era un buen estudiante. Así que mi abuelo lo envió a trabajar a Alemania, a un importante hotel de Berlin. Quería que aprendiera Alemán y un oficio. No era un buen estudiante, pero era trabajador. Y prestaba atención. Al cabo de un tiempo era camarero en el restaurante del hotel. En una ocasión observó que uno de los clientes fruncía el ceño mientras leía la carta. Le resultaba difícil leer la pequeña, aunque elegante caligrafía de la carta. Eso provocó las bromas del resto de comensales, incluyendo a la acompañante del cliente.

Mi tío tuvo una idea: diseñó un soporte vertical del tamaño en de un folio en que colocaba varias gafas ordenadas con diferentes graduaciones para la presbicia. Se aproximaba a la mesa, entregaba las cartas y sostenía cortésmente junto al comensal el muestrario de gafas. El comensal tomaba una, leía la carta y después de hacer la comanda, la retornaba al soporte. El ingenioso y elegante invento llamó la atención de todos.

Hoy en día mi tío ya no es camarero. Ha sido director en diferentes hoteles de Asía para Renaissance Hotels y Marriot, y es un profesional enormemente valorado en su compañía.

Supo ver una necesidad. Supo cubrirla. Y cada día sigue trabajando para ser imprescindible.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest