Warren Buffett sobre cómo fijar tus prioridades y saber lo que realmente importa

Warren Buffett sobre cómo fijar tus prioridades y saber lo que realmente importa

Warren Buffett es un tipo peculiar. Uno de los hombres más ricos del mundo que sigue yendo al mismo puesto de trabajo al que ha ido durante los últimos 40 años y sigue viviendo en la misma casa que compro hace también, cuartenta años.

Uno de sus mayores hobbys es tocar el ukelele y beber coca cola. Muchos lo tachan de especulador, pero él se considera más un empresario que invierte en empresas. De hecho, Buffett especula mucho menos que la mayoría de las personas. Invierte en compañías cuyo producto entiende y le gusta. Deja el capital invertido en una compañía aletargado, durante años.

Una de las principales razones que achaca Buffett a haber llegado hasta donde está, es a la capacidad que ha tenido para gestionar el tiempo. Podríamos decir que Buffett es un auténtico maestro en la gestión de su propio tiempo. En una entrevista que le hicieron hace poco, empezó comentando:

No podré daros mucho tiempo para esta entrevista, porque desde el punto de vista de la estadística, me quedan unos 4.000 días aquí, ¡y todavía me quedan unas cuantas cosas por hacer!Warren Buffett

Uno de los empleados directos de Buffett, cuenta otra anécdota respecto a la capacidad que tenía para gestionar su tiempo. El nombre del empleado es Mike Flint y fue el piloto personal de Buffett durante 10 años. Uno de los caprichos que se ha dado Buffett es el de tener su propio jet.

Un día Flint hablaba con Buffett sobre su futuro profesional y sobre sus prioridades. Buffett le propuso hacer un ejercicio que consistía en tres partes.

Parte 1: Elegir las 25 metas profesionales

Buffett le dijo a Flint que escribiera en un papel las 25 metas profesionales que tenía. Flint pensó durante un rato. Era un número, en este caso, relativamente grande. Finalmente, le dio la lista a Buffett.

Parte 2: Elegir las 5 más importantes

Cuando se la dio, Buffett la ojeó muy por encima, sin a penas hacerle caso. Luego le pidió que subrayara aquellas que fueran las 5 más importantes. Una vez más Flint estuvo un tiempo pensando y decidió por las 5 que creía más importantes.

Parte 3: ¿Qué hacer con el resto?

Ahora Flint tenía dos listas. Una con 20 cosas que eran objetivos profesionales y otra con 5 cosas que también eran objetivos, pero resultaban ser aún más importantes.

Flint dedujo que debía empezar a trabajar por las 5 más importantes que había subrayado. Pero Buffett le hizo la siguiente observación:

[box]»¿Qué hay de las otras que no has subrayado?»[/box]

Flint le contestó que se debía de centrar en las 5 subrayadas, darles prioridad. Pero que no debía de descuidar las otras 20 y mantener su motivación en ellas. Podría trabajar en ellas de vez en cuando e ir mejorando poco a poco.

Después de escuchar su razonamiento, Buffett le dijo que en su opinión estaba equivocado.

[box]»Todo aquello que no has subrayado simplemente es superficial. Debes eliminarlo. Da igual cómo lo hagas, pero las otras cosas que no están en tu top-5 no deben aparecer hasta que hayas conseguido tus objetivos más importantes.»[/box]

El mundo cada vez está más comunicado. Funciona más rápido. Recibimos una cantidad inmensa de información por todos lados. La mayoría de las veces esta información es superflua. Nos distrae de los objetivos marcados. Es complicado mantener la concentración cuando tantas cosas reclaman nuestra atención.

Bien, partiendo de que el tiempo que inviertas en algo, conllevará un gasto de energía, no puedes hacerlo todo, a todas horas. Debes elegir y priorizar. Cuanta mayor capacidad tengas para simplificar y reducir, mejor. El ejemplo de Buffett es una buena forma de hacerlo y poder marcar una estrategia.

Céntrate en lo que realmente importa y elimina lo superfluo.

[box]Recursos:

Deja un comentario

Pin It on Pinterest