Deuda Pública: [Concepto, Causas, Consecuencias y Tipos]

Inicio » Finanzas » Deuda Pública

La deuda pública es uno de los temas más controvertidos en los temas económicos actuales,  porque prácticamente todos los grandes países tienen un déficit público elevado y muchos de ellos se enfrentan a condiciones que obligan la reestructuración por motivos de impago.

Debido a esta importancia es que nos dedicaremos a describir lo que es y no es la deuda pública, así como las variables que intervienen en ella. También abordaremos los distintos tipos de deuda pública que se pueden emitir y las condiciones que la obligan.

Qué es la deuda pública
Photo by Michael Longmire on Unsplash

¿Cuál es la deuda pública de un país?

La deuda pública es uno de los compromisos financieros que un país asume ante agentes u organizaciones particulares y otros países. Mientras que, la forma en la que esta se adquiere es mediante la emisión de valores y bonos del estado y suelen ser a largo plazo.

Lo que un estado busca al tener deuda pública es tener liquidez para lograr invertir en la infraestructura del país mediante los organismos públicos del estado. Por lo tanto, no es más que una forma que utiliza el gobierno para financiar sus actividades.

Tipos de deuda pública

Desde la perspectiva financiera los expertos logran diferenciar entre cuatro tipos de deuda pública tales como:

Real y ficticia

El tesoro público generalmente emite títulos o bonos que suelen ser adquiridos por el sector privado bien sea bancos, inversores particulares y organismos externos tales como otros países.

A la vez, también el tesoro puede recurrir al banco central y esta se consideraría como una deuda ficticia ya que es el estado prestando dinero al estado. No obstante, es una deuda que se paga y vuelve a las arcas del tesoro.

Mientras que, la deuda que se contrae con organizaciones ajenas al estado es la que se define como “deuda real”.

A la vez, la deuda ficticia otorga un estatus de estabilidad y genera confianza acerca del estado financiero del país.

Corto, medio y largo plazo

Un aspecto que reviste importancia a efectos de la política económica es el plazo de duración del préstamo especial.

  • Corto plazo: suele tener una duración de 3 a 18 meses y el valor nominal no suele exceder los 1.000€. A la vez, pueden ser adquiridos por personas naturales y jurídicas.
  • Mediano plazo: cumple la misión de conseguir fondos para la financiación de gastos ordinarios. En España cumplen este papel Los bonos del Estado.
  • Largo plazo: se utiliza en periodos que exigen gastos extraordinarios y cuando existe una gran rentabilidad. Muchos de ellos pueden tener fechas de vencimiento desde 10 a 100 años. Mientras que, el monto de la deuda puede ser igual de extraordinario que el momento que la motiva.

Amortizable y perpetua

Las deudas amortizables están sujetas a cambios que son dirigidos por la inflación que se presenta en el mercado. Es decir, el tenedor de la deuda puede tener una mayor rentabilidad con una deuda amortizable.

Mientras que, algo que destaca de esta deuda es que puede ser perpetua, es decir, no tiene fecha de vencimiento.

Interna y externa

No es más que saber en manos de quién se encuentra la deuda y por ello se distingue entre “interna y externa”.

La primera se debe a las organizaciones o personas naturales y jurídicas del país que emite la deuda. Mientras que, la segunda es comprada por organizaciones internacionales que la mayoría de las veces es el FMI, Banco mundial y otros países que cuentan con gran liquidez en sus arcas estatales.

Actualmente, la deuda pública externa de España alcanza los 2.1 billones de euros lo que equivale a casi el 188,3% del PIB bruto y los principales tenedores son Alemania y Francia.

¿Cómo se calcula la deuda pública de un país?

Esta se calcula por su relación respecto al Producto Interno Bruto del país (PIB) e intervienen distintas variables como:

  • Valor de la deuda pública en el tiempo
  • Valor nominal de la deuda en el año anterior.
  • La tasa de interés nominal de los bonos.
  • El déficit primario.
  • Diferencia entre la producción y los ingresos del gobierno.
  • Pagos de intereses.

Esto supone la realización de una ecuación de tercer grado.

¿Qué pasa cuando un país está muy endeudado?

En general, cuando un país tiene una deuda muy alta y que puede exceder su capacidad de pago, se producen varios fenómenos:

  1. Recortes presupuestarios: esto perjudica principalmente a la inversión pública como colegios, infraestructura urbanística, ferroviaria, autopistas, entre otros.
  2. Estancamiento de los salarios: sobreentiende que son los empleados quienes padecen por esta medida más aún, cuando el país atraviesa una crisis inflacionaria o por deflación.
  3. Burbuja inflacionaria: esto tiene el potencial de ocurrir y por lo tanto se traduce como una disminución del poder adquisitivo por familias.
  4. Disminución del poder adquisitivo: esto afecta directamente a las familias.
  5. Reducción de la calidad de vida: todo vale más dinero mientras se mantiene el mismo nivel salarial.
  6. Impago: este sería el último de los fenómenos y al que ningún país desea llegar. Pero significaba el fracaso total de la economía. Para evitar esto, los gobernantes buscan reestructurar la deuda para obtener condiciones más favorables que posibiliten el pago efectivo de la deuda.

¿Cómo se genera la deuda pública en un país?

Cómo ya hemos descrito, la deuda pública de un país se puede generar a través de activos y bonos del tesoro público.

A la vez, pueden ser asumidos tanto por personas naturales como jurídicas del mismo país como por organizaciones externas que pueden ser el BM, FMI y otros países.

En general, la deuda pública está presente sobretodo en países desarrollados, con una población envejecida, como Japón y España.

Población envejecida, por lo que muchas pensiones

Deuda pública
Photo by Matthew Bennett on Unsplash

Hay países que tienen una curva de población muy en pico. Esto significa que la mayoría de la población es muy joven o muy vieja. Estas dos franjas de población no están en condiciones de producir.

Las personas mayores, sin embargo, se han ganado el derecho a tener una prestación. Sin embargo, esta prestación se establece en base a unos parámetros de hace varias décadas.

Es decir, en España, por ejemplo, cuando se estableció la edad de jubilación, no se sabía que en 30 años aproximadamente tendríamos una esperanza de vida media de 80 años.

Falta de impuestos y/o fraude

Hay países en los que la recaudación por impuestos es baja o el fraude fiscal entre la población es elevado. Esto conlleva a que con el tiempo la deuda pública deba aumentar para poder sostener los servicios públicos presentes.

También, si el gasto público anual es muy elevado, los impuestos no pueden cubrirlo. Esto conlleva a que el país tenga déficit público y por lo tanto deba acceder a la deuda para financiar sus gastos.

Una estructura de funcionarios muy elevada puede conllevar también a déficit público y a la consecuente deuda pública si no se compensa con impuestos privados.

¿El déficit público y la deuda pública es lo mismo?

El déficit público y la deuda pública no son lo mismo debido a:
  • El déficit público es una medida para determinar la condición económica de un país. Esto se logra mediante el uso de una ecuación básica que implica la diferencia entre ingresos y egresos durante un año fiscal determinado.
  • En cambio, la deuda es una forma de financiación a la recurre el estado para obtener liquidez. Podemos decir que el déficit público es el motivo que impulsa la adquisición de una deuda pública.

Conclusión

No cabe ninguna duda que la deuda pública es uno de los temas económicos más delicados en los países desarrollados ya que de ello dependerá que los ciudadanos logren con la oportuna intervención del estado.

La deuda pública está directamente relacionada con la inflación y los bancos centrales.

Previous

Acción Liberada: [Concepto, Tipos, Ventajas y Legislación]

Deja un comentario