Consumidor

Inicio » Emprender » Consumidor
Evaluación post compra
StockSnap / Pixabay

¿Qué es un consumidor?

Consumidor es la persona a la que están destinados los bienes y servicios de las empresas productoras y proveedoras. El consumidor, por tanto, es el último eslabón de la producción en la economía de mercado.

Los consumidores buscan satisfacer sus demandas a cambio de lo cual disponen de recursos monetarios, que son los que mantienen a la industria. Pues, mientras más consumidores haya, más próspera será la industria, porque habrá mayor producción en la sociedad de consumo.

Aunque se les tiene por ser lo mismo, el comprador y el consumidor pueden ser diferentes, pues, aunque la mayoría de las veces consumimos lo que compramos, hay momentos en que adquirimos un producto.

Pero no lo consumimos, como sucede cuando regalamos ese producto a otra persona y es ésta la que lo consume. Lo que sí es seguro es que el consumidor está atado a una serie de factores, como las preferencias y gustos.

Pues cada quien elige los productos de acuerdo a sus necesidades o inquietudes. Otro factor es el poder adquisitivo, ya que de este depende que el consumidor pueda adquirir los productos que le gustan para satisfacer sus demandas.

El desarrollo de las nuevas tecnologías en el mundo y el impacto que han tenido en la economía, ha afectado sobremanera el comportamiento de los consumidores y su naturaleza.

El marketing y la publicidad excesiva han inducido a los consumidores a gastar más de lo que deberían –e incluso por encima de sus posibilidades monetarias– en busca de productos que muchas veces ni siquiera necesitan, exacerbando a la sociedad de consumo que ha sido objeto de críticas por este motivo.

¿Cuáles son los tipos de consumidores?

Cuáles son los tipos de consumidores
bdcbethebest / Pixabay

Por las razones expuestas, uno de los tipos de consumidores es el consumidor emocional o impulsivo. Que se deja llevar por el momento, por el marketing o la publicidad, y adquiere productos que no necesita, dejando de lado el ahorro.

En cambio, existe el otro tipo, el consumidor racional, que hace un ejercicio de reflexión antes de la compra, ajustándose a su presupuesto, siendo muy parecido al consumidor conservador.

Un cuarto tipo es el consumidor informado para el que es importante la necesidad de conocer lo que compra y en este sentido busca un equilibrio entre el precio y la calidad del producto que necesita.

Por su parte, el consumidor activista busca los productos con ciertos valores, como la protección del medio ambiente; consumidor atado a la defensa del planeta, que usa productos de calidad, sanos, originados en ambientes ecológicos.

Finalmente, el consumidor escéptico no es fácil de convencer, pues se documenta suficientemente a la hora de comprar; digamos que optimiza sus recursos.

¿Qué es el ingreso de los consumidores?

El ingreso de los consumidores son los recursos (sueldos y salarios) que éstos perciben en sus trabajos, o las ganancias obtenidas en sus empresas, porque consumidores somos todos los seres humanos.

Mientras más ingresos tengamos, más demanda habrá de los bienes y servicios que necesitamos; al contrario, con menos recursos, la demanda bajará, así que uno está conectado con el otro indefectiblemente.

Por eso, la economía se basa en el pleno empleo y en los buenos emolumentos de los trabajadores, pues de ellos dependerá la producción de un país y, por consiguiente, las ganancias de las empresas.

En los países de alto desempleo, baja considerablemente la demanda, y con ella, la oferta, y por eso la economía cae en depresión y recesión.

¿Qué es el perfil del consumidor?

Qué es el perfil del consumidor
islandworks / Pixabay

El perfil del consumidor es la herramienta que les permite a las empresas desarrollar sus campañas de publicidad con miras a la captación del público, para vender sus productos.

Asimismo, es un factor importante en su producción, pues no es lo mismo producir para adolescentes que para profesionales universitarios o ancianos. Por eso, las empresas deben estudiar a fondo el perfil del consumidor.

Por ejemplo, si vendemos teléfonos inteligentes de alta gama, debemos saber que nos dirigirnos a un tipo de consumidor de altos ingresos económicos, profesional o estudiante universitario, al que le gusta mostrar cierto estatus y que mantiene una relación constante con sus familiares y amigos.

Es decir, mediante el perfil de los consumidores, sabremos hacia dónde dirigir nuestras estrategias, buscando conocerlos mejor, mediante canales que nos identifiquen con ellos; ofrecer los productos que se demandan e identificar la competencia.

Así, debemos analizar sus características entre las que se encuentran las siguientes:

  1. Características físicas, como edad y sexo; sociales, como clase social y estado civil, o características económicas, como empleo, ingresos y educación.
  2. Motivación. Se refiere a los motivos del consumidor para adquirir nuestros productos, tales como autoestima, motivos fisiológicos, de seguridad y realización personal.
  3. Aprendizaje. Experiencia adquirida con los años, actitud y conducta. Se sabe que los consumidores aprenden de tres formas: por experiencia, discernimiento o asociación repetida.
  4. Personalidad. Forma de ver y analizar los hechos y las cosas en su vida diaria.
  5. Creencias. Gracias a ellas, el consumidor tenderá a buscar las cosas en las que cree.
  6. Actitudes. Sentimientos de bienestar o malestar sobre los hechos y las cosas.
  7. Percepción. Forma de reaccionar ante un estímulo. Muy importante porque induce a la compra del producto que le ha impactado.

¿Cuáles son los derechos de los consumidores?

En España, el consumidor está cubierto por una serie de derechos, que son los siguientes:

  1. Derecho a una información correcta. Se refiere al derecho a recibir en idioma castellano una información veraz, objetiva, cierta, eficaz, comprensiva y eficiente de los productos, bienes y servicios puestos a su disposición.
  2. Derecho a la protección de sus intereses económicos y sociales en todas las fases del proceso de compra del producto o de contratación de un servicio.
  3. Derecho de reparación de daños y perjuicios. Las empresas deberán resarcir al consumidor en caso de violación de las normas.
  4. Derecho a la salud y a la seguridad. Los productos deben ser seguros y tener las indicaciones o instrucciones para su correcto uso y consumo.
  5. Derecho a la representación, consulta y participación. O sea, los consumidores deben estar representados en las asociaciones de consumidores. Que se les garantice el derecho a ser oídos en la Administración Pública.
  6. Derecho a la información y formación en materia de consumo, mediante campañas informativas.

¿Qué es el consumo óptimo del consumidor?

Qué es el consumo óptimo del consumidor
gonghuimin468 / Pixabay

Para explicar la mecánica del consumo óptimo debemos unir la parte objetiva y la subjetiva de la teoría del consumidor. La parte objetiva está referida a la utilidad que conseguimos cuando consumimos bienes y servicios para satisfacer nuestras necesidades, y la parte objetiva es el ingreso y los precios del mercado.

La cesta de consumo óptimo se refiere a una combinación de dos bienes que en una restricción dada permite lograr la mayor satisfacción para el consumidor.

Es la cesta que maximiza la utilidad total del consumidor. Es decir, la utilidad marginal por cada euro gastado es la utilidad adicional obtenida de gastar un euro más en el mismo bien o servicio.

Según la regla de consumo óptimo, cuando el consumidor maximiza su utilidad, la utilidad marginal por euro gastado tiene que ser la misma para todos los bienes y servicios de la cesta de consumo óptima.

¿Qué es la utilidad para el consumidor?

La utilidad es la satisfacción que se obtiene por el consumo de un bien o servicio, por el precio que se ha pagado. Como es una satisfacción personal, es subjetiva, y por tanto corresponde al individuo mismo darle una valoración.

Ejemplo de un consumidor

El mejor ejemplo de consumidor somos nosotros mismos, pues cada vez que vamos al supermercado, a la playa, al teatro, consumimos productos, como alimentos y bebidas, bienes y servicios que pagamos con nuestros recursos en el desarrollo de la economía de mercado.

Tu opinión nos importa: ¿Te ha sido útil el artículo?

Acerca del autor

+ posts
Anterior

Clearing

Competitividad

           
Próximo Artículo

Deja un comentario