Competencia

Inicio » Emprender » Competencia
Competencia
PCB-Tech / Pixabay

¿Qué es la competencia en el mercado?

En las dinámicas de mercado, múltiples empresas son generadoras de bienes y servicios que se disputan las preferencias de los consumidores que acceden a los mismos, tras conocer las bondades y beneficios asociados de los productos.

Esta interacción genera una competencia entre las empresas, que entran en disputa para obtener la gracia del cliente, apoyados ante todo en calidad y precios, servicio, empaque, entre otros atributos.

En términos amplios, la competencia aparece cuando se produce una disputa entre personas, instituciones o empresas al perseguir un mismo objetivo: la aprobación del consumidor.

Existen dos tipos de competencia: la perfecta e imperfecta, muy estudiadas en la teoría económica, las cuales describen la estructura del mercado. En la primera, el número de ofertantes y consumidores es vasto, muy extenso y no existe un control de nadie sobre el mercado y sus interacciones.

Porque se da en medio de una libre empresa, en un mercado competitivo donde los precios se mueven de acuerdo al momento y hay equilibrio entre las fuerzas que dominan todo: la oferta y demanda.

Pero en el caso de la competencia imperfecta, la que más predomina, se presentan fenómenos que impactan los mercados, tales como prácticas y competencias monopólicas, oligopolios y monopsonio, que es cuando existe un solo comprador o un pequeño número de compradores.

El monopolio

Castigado por la ley en muchos países, se identifica con condiciones de competencia imperfecta donde un solo oferente o empresa contra muchos demandantes de productos y servicios.

Monopsonio

Existe un comprador y muchos oferentes. Es lo opuesto al monopolio.

Duopolio

Existen dos oferentes y muchísimos compradores.

Oligopolio

En el mercado, abundan pocos oferentes que no dominan totalmente el mercado, frente   a muchos demandantes de productos y servicios.

Oligopsonio

Hay presencia de pocos compradores y variados, muchos ofertantes de productos en el mercado.

¿Qué es una competencia microeconómica?

Qué es una competencia microeconómica
geralt / Pixabay

En economía, se considera que una empresa es competitiva cuando es capaz de soportar la competencia de otras similares que pujan por las preferencias de los consumidores en un mismo mercado.

Cabe destacar que la microeconomía es una parte de la encima referida al estudio del comportamiento y las interacciones que registran los agentes actuantes, como son los consumidores, los trabajadores, empresas e inversores.

Muchas aplican distintas estrategias de marketing para ganar clientes, con ofrecimientos de ofertas, a fin de estimular al máximo las decisiones de compra siempre en la búsqueda de la maximización de beneficios.

¿Cómo afecta la competencia en el mercado?

La competencia sana es vital para que las empresas puedan crecer y fortalecerse en los mercados. A medida de que dicha competencia sea mayor, más intensa, entonces las posibilidades de que se obtengan rentas superiores disminuye, porque hay mucha oferta.

Eso indudablemente afecta el funcionamiento del mercado. Tales dinámicas están asociadas por los siguientes factores:

  1. Equilibrio en el número de competidores
  2. Es fundamental que los competidores de un mercado puedan mantenerse y que logren maximizar su rentabilidad.

Ritmo de crecimiento

Existen varios tipos: en crecimiento emergente, maduras o en declive.

Barreras de entrada y salida

Se refiere a las dificultades que limitan a las empresas, porque no pueden movilizarse con agilidad en los mercados. Son factores que limitan o impiden a una empresa ingresar o abandonar un mercado determinado.

Falta de incentivos estatales, inseguridad jurídica, burocratismo en los trámites para operar, cobro excesivo de impuestos, es decir, una carga tributaria elevada, pueden afectar a las empresas tremendamente.

Estructura de costes de las empresas

Cuando una empresa opera a capacidad plena, los costes fijos sobre los variables generan un impulso de la producción, al intentar reducirse los costes medios. Así las cosas, la competencia aumenta al incrementarse los volúmenes de producción y las ventas en el mercado cautivo.

Diferenciación de productos

Está referido a la variedad de productos existentes en el mercado, a la diversificación de la oferta. Mientras más diferenciación exista, menor será la competencia.

Costes de cambio

Cuando un cliente decide cambiar de proveedor, de empresa, se producen ciertos costes asociados a dicha decisión. Por ejemplo, un cliente de una empresa determinada de telecomunicaciones que tenga tiempo disfrutando del servicio, recibe costes de permanencia preferenciales. Es libre de cambiarse, pero esto tendrá un coste.

Capacidad productiva instalada

Las empresas pueden sufrir desajustes en la producción, en su capacidad máxima para producir bienes y servicios que pueden depender de factores externos e internos.

Lo cual implica que se produzcan nuevas estrategias de mercadeo más agresivas, con la finalidad de colocar grandes volúmenes en los mercados para maximizar los beneficios.

Intereses estratégicos

Son un factor extraordinario para impulsar a las empresas que compiten a diferenciarse, a ser más eficientes.

¿Qué relación hay entre la competencia y la demanda?

Qué relación hay entre la competencia y la demanda
geralt / Pixabay

La competencia y la demanda caminan agarrados de la mano en el mercado. Sin consumidores o clientes, sencillamente no existe la competencia de las empresas por obtener los mayores beneficios económicos derivados de la venta de sus productos o bienes y servicios.

Al no haber demanda, la empresa perece, no sobrevive porque ya no será posible mantener una estructura de costes estable. Como ejemplo contrario, cuando existe una diversidad de competidores en el mercado que difieren en tamaño, estrategias y otros factores.

Entonces, la competencia se intensifica, la producción crece y los precios se estabilizan al haber un número elevado de consumidores interesados en tal o cual producto.

¿Qué hacer si hay mucha competencia en el mercado?

La propia situación de las empresas afecta indudablemente la dinámica de competencia en un mercado. Si la productividad de las mismas cae, bien sea por factores internos o externos, también cae la oferta y, por ende, la demanda de bienes y servicio se verá perjudicada.

En períodos de recesión económica, las empresas limitan sus líneas de producción al máximo, a fin de tratar de permanecer, de sobrevivir y no desaparecer del mercado. En pocas palabras, la producción desciende y la competencia también baja drásticamente.

Cuando hay exceso de oferta, los precios caen y aunque exista mucha demanda, la productividad de las empresas también puede limitarse, por lo que es preciso hacer ajustes.

Porque hay mucha disponibilidad de productos en los anaqueles y eso perjudica también, ya que para atraer más consumidores predominan las ofertas, por lo que la estructura de costes puede alterarse en su equilibrio y terminar afectando el flujo de caja de la empresa.

Ejemplo de competencia

Un ejemplo clásico lo observamos en el sector telecomunicaciones, donde el Estado cede a las empresas privadas una parte del espectro para que estas puedan revender servicios de telefonía y datos.

En la mayoría de los casos, las empresas operadoras de telecomunicaciones son pocas, por lo que se presenta un caso de oligopolio, ya que 3 o 4 empresas prestan sus servicios a un país determinado, dominando el mercado de la telefonía móvil y fija, por cable o por satélite.

Tu opinión nos importa: ¿Te ha sido útil el artículo?

Acerca del autor

+ posts
Anterior

Core Capital

Consumo Intermedio

           
Próximo Artículo

Deja un comentario