Recursos Propios en Contabilidad: [Concepto, Fórmula y Uso]

Inicio » Contabilidad » Recursos Propios

Los recursos propios en contabilidad y finanzas son un concepto ampliamente utilizado.

De forma muy básica, lo primero que hay que entender es que una sociedad es un ente jurídico. Cualquier tipo de activo o pasivo que tenga esta sociedad, en última instancia, pertenecerá a sus socios/accionista.

Esto significa, que si la sociedad obtiene beneficios por el desarrollo de su actividad, y no distribuye dichos beneficios en forma de dividendos, éstos se quedan en el balance de la propia empresa.

Justo a estos recursos se les llama «recursos propios«».

Estos recursos se encuentran en los pasivos de la empresa y están formados por el capital social, por los remanentes y por los resultados positivo no repartidos a los socios. Además de eso también están los fondos de regulación originados por los efectos de la inflación sobre el valor de los activos.

¿Qué son los recursos propios o el patrimonio empresarial?

Los recursos propios o patrimonio empresarial son las contribuciones de los socios que se adhieren al patrimonio neto de la sociedad.

Así como también los fondos que forman para enfrentar a determinadas situaciones y las ganancias producidas que aún no se hayan repartido entre los accionistas en forma de beneficios.

También los proporcionados por terceros sin verse obligados a devolverlos.

En este caso se hace referencia más que nada a las posibles pagas provenientes de las administraciones. Por lo tanto se puede decir que estos recursos son la parte sobrante de los activos una vez deducidos los pasivos exigibles.

Ahora bien, desde la perspectiva contable abarca tanto las reservas, el capital social como también las asignaciones en capital sin devolución y el producto pendiente de utilización.

Recursos propios en contabilidad

¿Cómo se calculan los recursos propios?

Para realizar el cálculo de los recursos propios de una empresa es necesario sumar todos los componentes que los constituyen. De esta manera podemos conocer la cantidad de los recursos con que cuenta la empresa.

Ahora bien, la fórmula de cálculo sería la siguiente:

Recursos propios = Capital suscrito (fondos propios) + Reservas + Beneficios no distribuidos (resultado del ejercicio).

Donde:

  • Capital: son las aportaciones de los socios.
  • Reservas: las ganancias de años anteriores no distribuidos.
  • Resultado de ejercicios: ganancias o perdidas producidas en el ejercicio como la diferencia entre ingresos y gastos del período.

Ejemplo de Recursos Propios

ACTIVO PATRIMONIO NETO Y PASIVO

Año X Año X
Activo No Corriente 17.000€ Patrimonio Neto 14.000€
Inmov. Inmaterial 500€

Inmov. Material 16.500€

  • Capital 5.500€
  • Reservas 3.500€
  • Beneficios no distribuidos 5.000€
Activo Corriente 14.500€ Pasivo No Corriente 5.500€
Existencias 7.000€

Clientes 6.500€

Tesorería 1.000€

Deuda a LP 5.500€
Pasivo Corriente 12.000€
Proveedores 6.000€

Deuda a CP 6.000€

Total 31.500€ Total 31.500€

En este sencillo ejemplo puedes ver claramente dónde se determinan los recursos propios dentro del patrimonio neto.

En este caso la empresa posee una capacidad de recursos propios de 14.000€. Asimismo, la capacidad de fondos ajenos es de 17.500€ calculado por medio de la suma del pasivo corriente y el no corriente que serían los recursos ajenos.

Por lo tanto, con este ejemplo podemos concluir que la empresa necesita de terceros por medio de financiación ajena y apalancamiento debido a que su cantidad es pequeña.

¿Qué ventajas tiene que una empresa disponga de muchos recursos propios?

Los recursos propios en una empresa son otra manera que tiene ésta de financiarse.

Sin embargo, hay una diferencia importante respecto al resto del pasivo, y es que dicha financiación NO es exigible.

Esto, ¿qué quiere decir?

Los acreedores de la deuda que pertenece a los recursos propios de la empresa (capital, reserva, resultados positivos no distribuidos) son los socios y accionista. Estos socios y accionistas no son acreedores financieros que vayan a exigir este dinero de manera inmediata a la empresa.

De hecho, están sujetos a la decisión del administrador o consejo de administración. Si dicho consejo decide repartir los resultados positivos, entonces la sociedad estará «devolviendo» la deuda a sus socios.

Por ello, que la empresa tenga un buen músculo financiero respaldado por recursos propios es tremendamente útil para enfrentarse a situaciones de poca liquidez.

¿Cuáles son los Recursos Ajenos?

Estos recursos son los que no provienen de los fondos de una empresa y del capital formado por esta, puesto que ellos están en los pasivos del balance por lo tanto se deben pagar obligatoriamente.

Además son de suma importancia, ya que son un complemento para que la empresa pueda disponer de liquidez. Por lo general, están constituidos por acreedores, proveedores, organismos públicos (Hacienda) y deuda a los bancos.

A parte de eso es muy importante para una empresa mantenerse al día con sus compromisos de pago a tiempo para poder mantener y aumentar el nivel de los recursos ajenos como por ejemplo obtener más deudas y tener un apalancamiento positivo.

Por lo tanto es de vital importancia mantener un modelo financiero con ingresos frecuentes y con periódicas entradas de movimientos de caja con el fin de poder enfrentar los compromisos de las deudas con terceros.

Además de esto las empresas que pagan con anticipación las cuotas más fuertes en lo que se refiere a la magnitud de la deuda suelen ser de interés para los inversores y accionistas. Debido a la seriedad de la empresa tanto en la producción de ingresos como en el pago de sus deudas.

¿Qué pasa si una empresa tiene fondos negativos?

Por lo general, las empresas comienzan sus actividades con un capital definido aportado por socios.

Pero con el paso del tiempo, debido a las inversiones necesarias que se tienen que realizar y las expectativas que no se cumplieron, se pueden encontrar con una situación patrimonial muy delicada.

Es decir, se pueden encontrar en la coyuntura de ver que el balance contable de su empresa arroja una situación de patrimonio neto negativo o fondos negativos.

Ahora bien, la Ley de Sociedades de Capital indica que toda empresa que vea que sus fondos han disminuido a una cantidad menor que la mitad del capital social entonces esta se debe disolver.

Por lo tanto, se obliga a los administradores y socios a disolver la empresa. Debido a que existe el riesgo de que dicha sociedad no pueda atender todas las responsabilidades de pago. A menos que implanten ciertas medidas que estabilicen la situación entre las cuales estarían:

El aumento de capital social con o sin prima

Esto sería una inversión directa al capital social por los socios para aumentar así los fondos propios de la empresa.

La reducción del capital social por pérdidas

Esto se puede realizar siempre y cuando la sociedad tenga capital suficiente para eso y tiene que ver con minimizar todas las cuentas del patrimonio neto para equilibrar las pérdidas.

La aportación patrimonial directa de socios para compensación de pérdidas

Esta alternativa sería que los socios aporten la cantidad necesaria para cubrir las pérdidas a las cuentas de la sociedad.

Los préstamos participativos de los socios

Estos son los préstamos de los socios a la sociedad con la característica especial de que los intereses que vayan a recibir vayan ligados al desarrollo de la actividad de le empresa.

La reducción y el aumento del capital social simultáneos (Operación Acordeón)

Por último, con esta opción se dispone de la posibilidad de realizar un acuerdo de reducción del capital social a cero o que esté por debajo de la cantidad mínima legal pero siempre que a la vez se acuerde del aumento del capital hasta una cifra igual o superior a la cantidad mínima legal.

Previous

Indicadores de Endeudamiento: [Concepto, Uso, Fórmula]

El Inmovilizado: [Concepto, Tipos, Amortización, Ventajas]

Next

Deja un comentario