Almacenamiento en Frío de Bitcoin: [Concepto, Implicaciones, Uso, Tipos y Seguridad]

Inicio » Criptomonedas » Almacenamiento en caliente

Una de las modalidades de billeteras para guardar criptomonedas que reporta un excelente nivel de seguridad, son los llamados monederos de almacenamiento en frío o fuera de línea, donde se preservan los bitcoins fuera del alcance de los intrusos de la red.

En pocas palabras, es una billetera que no está permanentemente conectada a Internet. Esto las convierte en una pared de hierro frente a accesos no autorizados y cualquier otra susceptibilidad o problema que pueda suceder en el mundo virtual.

Almacenamiento en frío

¿Qué es el almacenamiento en frío?

Aunque los monederos proporcionan cierta seguridad, si la clave privada es interceptada o robada, a menudo es muy poco lo que el propietario del monedero puede hacer para recuperar el acceso a las monedas que contiene.

Una posible solución a este problema de seguridad es el almacenamiento en frío.

El almacenamiento en frío suele considerarse incluso más seguro que un monedero tradicional. Consiste en almacenar los bitcoins fuera de línea, es decir, completamente separados de cualquier acceso a Internet. Mantener los bitcoins fuera de línea reduce sustancialmente la amenaza de los hackers.

No hay que preocuparse de que un hacker obtenga acceso digital a un monedero cuando éste no está en línea.

El método de almacenamiento en frío es menos conveniente que la encriptación o el de llevar a cabo una copia de seguridad porque puede ser más difícil para los usuarios acceder a sus monedas.

Por ello, muchos propietarios de bitcoins que utilizan el almacenamiento en frío guardan algunos tokens en un monedero estándar para el gasto habitual y ponen el resto en un dispositivo de almacenamiento en frío.

Esto reduce el esfuerzo de sacar las monedas de almacenamiento en frío de vez en cuando para su uso diario. La práctica de dividir las reservas suele llevarse a cabo porque facilita en gran media el uso de las criptodivisas para el intercambio de bienes.

Estas plataformas manejan un gran número de bitcoins (y otras criptodivisas) y suelen ser el principal objetivo de los hackers.

Para minimizar las pérdidas en caso de que la seguridad sea violada, estas plataformas a veces optan por mantener la mayoría de sus tokens en un almacenamiento en frío. Estos intercambios conocen las tendencias de sus usuarios a la hora de retirar criptomonedas y, por tanto, mantienen en el servidor sólo la cantidad necesaria para cumplir con los requisitos.

Aspectos relacionados con el almacenamiento en frío

También se le conoce como la forma más idónea y efectiva para mantener los fondos alejados de los ataques cibernéticos protagonizados por los llamados hackers. Cabe destacar que aunque la mayoría de las billeteras son digitales y cuentan con varios niveles de seguridad, suelen estar expuestas a la piratería y el ámbito del delito informático.

Con esto se mantienen muy alejados a los también llamados tokens de criptomonedas. En el caso de los inversores, el almacenamiento en frío es una alternativa más que efectiva, porque se reduce sensiblemente la posibilidad de que sean víctimas de estafas o robos informáticos.

El almacenamiento el frío de bitcoins o criptomonedas es un mecanismo de protección bastante seguro. A diferencia de lo que ocurre con la banca tradicional, no es posible que un propietario de bitcoins u otras criptomonedas robadas las pueda recuperar.

En cambio, los bancos reintegran el dinero robado durante transacciones ilegales perpetradas contra cuentas corrientes o de ahorros. En el ámbito de las criptomonedas quien termina siendo víctima de hackers no puede recuperar el dinero.

Almacenamiento en fríoClaves públicas y claves privadas en Bitcoin

Y es que una billetera bitcoin se asocia con claves públicas y privadas pertenecientes a un propietario de bitcoins.

En el caso de la clave privada, hay que decir que es una combinación de caracteres alfanuméricos indispensable para que cualquier usuario de bitcoin de una cadena de bloques, pueda ejecutar alguna transacción.

Y la clave pública se parece al nombre de una cuenta, permitiendo que se identifique el destino para las monedas digitales que se mandan a una billetera.

En una transacción normal y segura, como es lógico, existen dos actores: un vendedor y un comprador, quienes deben compartir sus claves para completar la operación. Por eso hay que elevar los niveles de seguridad informática.

El comprador de un servicio o producto debe mandar una determinado cantidad de bitcoins o moneda virtual a la dirección que el vendedor ha divulgado para estas transacciones a efecto de recibir los pagos.

Pero la cadena de bloques será la responsable de verificar la validez de la operación, ya que le toca verificar que el remitente efectivamente cuenta con fondos suficientes para honrar el pago pendiente.

Después de que el pago se haya completado o enviado a la dirección, el vendedor solamente puede acceder a estos fondos gracias a su llave privada. De allí que sea realmente importante mantener estas claves bajo resguardo, a fin de evitar que sea desbloqueada para evitar que los bitcoins caigan en manos del delito informático.

¿Para qué se utiliza el almacenamiento en frío?

Los fondos o criptomonedas, tal y como ocurre con el bitcoin, pueden preservarse de esta manera, ya que están virtualmente “congelados”, fuera del alcance de los estafadores que diseñan y aplican ataques informáticos certeros.

¿Qué formas de almacenamiento en frío hay?

En la actualidad, existen diversas modalidades para “congelar” el patrimonio en bitcoins, o en cualquiera de las criptomonedas donde se decida invertir. Veamos cuáles son las más populares o comunes.

Billeteras de papel

Amacenamiento en fríoAunque suene muy alejado de la realidad virtual, como efectivamente ocurre, son una opción básica viable porque reportan un excelente nivel de seguridad aun cuando se trata simplemente de preservar la llave priva en papel.

Al imprimir en un equipo fuera de línea, se obtienen billeteras de papel que reducen las posibilidades de intromisión por parte de hackers que vulneran la red.

Una característica de este monedero en papel es que tiene incrustado un código QR a fin de que el propietario escanee con facilidad al momento de hacer una transacción. Entonces, se puede activar de nuevo la billetera de forma remota.

En el mercado creciente y entusiasta de la blockchain existen variados generadores de billeteras criptográficas, como también se les denomina. Únicamente, debe verificarse que la fuente elegida sea confiable, idónea para restar un servicio seguro.

Entre las más conocidas herramientas que generan billeteras de papel, tenemos: Mycelium, Bitcoinpaperwallet, Wallletgenerator y Bitadress.

Al momento de verificar o ejecutar transacciones es muy fácil reactivar el uso de la cadena de bloques, por cuanto solamente hace falta introducir la clave de la llave privada en un explorador blockchain de la criptomoneda usada.

Lo importante es mantener a buen resguardo la información vaciada en papel, asegurándose de la inviolabilidad del lugar donde se mantenga. Inclusive, es altamente recomendable laminarla para evitar que se dañe a causa de la humedad, agua y otros factores que pueden ser tan destructivos como botarla o perderla, ya que no podrán recuperarse NUNCA y sería como perder un maletín repleto de dólares o euros.

Pero cuidado:

Las billeteras en papel no son una forma recomendada por nosotros para almacenar bitcoins u otras criptomonedas. En definitiva, el papel es un material que fácilmente se puede ver dañado. También se puede perder. Y es susceptible de ser robado.

La combinación con otras formas de almacenamiento en frío, convierte al papel es una herramienta poderosa; sin embargo, por si sola es muy vulnerable.

Soluciones hardware

La manera más sencilla de preservar la llave privada de una billetera virtual es conservándola en un dispositivo extraíble o unidad USB, blindada contra los peligrosos hackers, porque así se verá impedido de robar las monedas.

En realidad es sencillo, la llave privada se guarda como un archivo. Y se conoce como una billetera o cartera USB. Se usa cuando el dispositivo se conecta a la red.

Siempre es prudente hacer un barrido en la red, a fin de que no quede ninguna llave en algún dispositivo que se conecte a Internet.

Otra forma de almacenamiento son las billeteras de hardware, o lo que es lo mismo dispositivos de almacenamiento de datos que han sido creados solamente para esta misión. Se parecen en apariencia a una memoria USB, con la diferencia de que muestran una pantalla.

¿El almacenamiento en frío de bitcoins es seguro?

Es muy seguro siempre que, tanto en la modalidad papel como en las soluciones de hardware, la clave de la llave privada sea bien preservada, es decir, que no caiga en manos de desconocidos.

Cuidado: Si pierdes la llave privada de tus bitcoins, no podrás acceder a ellos. Los habrás perdido por completo.

Por normal general, las billeteras tipo hardware ostentan características adicionales de seguridad y un soporte capaz de mantener múltiples monedas. Entre las más conocidas tenemos: KeepKeey, Ledger Nano y S. Trezor.

¿Qué diferencia hay con el almacenamiento en caliente?

Esta forma de almacenamiento es todo lo contrario al funcionamiento de las billeteras llamadas hot wallet o billetera caliente, siempre activas en la red blockchain.

Lamentablemente, las billeteras calientes son cada vez más susceptibles al robo por parte de ciberdelincuentes, porque en el proceso no solamente exigen claves digitales, también hay firmas digitales y peor aún, la transacción firmada es transmitida por la red.

Esto la convierte en un blanco de rastreos criminales que son capaces de identificar la huella que deja la operación digital. Por eso, el almacenamiento en frío es una herramienta genial para combatir estas debilidades, ya que el entorno fuera de línea se convierte en el mejor aliado que se puede tener.

Previous

Clave Pública en Bitcoin: [Concepto, Implicaciones y Uso]

Rendimiento Ajustado al Riesgo de Capital: [Concepto, Implicaciones, Cálculo, Ventajas y Desventajas]

Next

Deja un comentario