Bonos del Estado: [Concepto, Implicaciones, Rentabilidad, Ventajas y Desventajas]

Inicio » Finanzas » Bonos del Estado

Un bono del Estado es el cupón que adquirimos de un Gobierno a quien le prestamos dinero a cambio de una tasa acordada. La oferta de bonos del Estado es fijada por los gobiernos, los cuales emiten más bonos cuando lo consideran necesario a los intereses del país.

Los bonos gubernamentales son emitidos a través de una subasta de bonos, donde son adquiridos por bancos y grandes empresas.

Bonos del Estado

Aspectos relacionados con los bonos del Estado

Estos bonos pueden ser vendidos por los compradores a otras instituciones, como fondos de pensiones, asociaciones de trabajadores, inversores individuales u otras instituciones financieras, pero no es descartable que los inversores individuales compren los bonos directamente al Gobierno.

En la península Ibérica, cualquier ciudadano puede adquirir los bonos del Estado en el Banco de España donde quedan registrados en una cuenta directa de Deuda de Estado. También, se puede acudir a  cualquier intermediario financiero, como bancos, cajas de ahorro, cooperativas de crédito y sociedades de valores.

Los gobiernos usan los bonos para proveerse de fondos con los cuales acometer las obras que les han prometido a sus ciudadanos con proyectos de infraestructura de gran envergadura.

Esto quiere decir que, en realidad, cuando compramos un bono del Estado le estamos prestando al Gobierno una cantidad de dinero acordada durante un tiempo predeterminado. A cambio, el Gobierno nos pagará un interés fijo en períodos regulares.

Bonos del EstadoEse interés es un cupón que hace de los bonos un activo de renta fija. Cuando se cumple la fecha de vencimiento del plazo, el gobierno nos devolverá el monto de la inversión.

Un ejemplo sería el de un préstamo al Gobierno por 20.000 euros a una tasa fija de 5% por cinco años. Durante ese tiempo, el Gobierno nos pagará un bono del 5% de los 20.000 euros.

Pero al cumplirse la fecha de cinco años, nos devolverá la inversión en su totalidad, es decir, los 20.000 euros. La fecha de vencimiento del bono del Estado es variable, son bonos de plazos variables, entre 3 y 5 años.

Puede ocurrir que, sin haber cumplido la fecha de vencimiento, tengamos mejores oportunidades de inversión en otro lugar, pero estamos atados al acuerdo con el Estado. En ese caso, existe la posibilidad de vender el bono, por lo general a un precio menor de los 20.000 euros que hemos prestado, aunque siempre al 5% de interés fijado.

Si hacemos la operación, tendremos la oportunidad de resarcirnos en la negociación que iniciaremos en otra parte en mejores condiciones, pero el comprador del bono sí obtendrá una ganancia importante porque habrá comprado el cupón a menor precio, y será él quien siga su relación con el Estado.

Los bonos son de diferentes tipos:

  1. Bono a la par. Cuando el precio del bono es igual a su valor nominal.
  2. Bono bajo par o al descuento. Cuando el precio del bono cae.
  3. Bono sobre par o con prima. Cuando el precio del bono sube.

¿Los bonos del Estado suelen ser rentables?

Los bonos del Estado son seguros porque los Gobiernos no caen en quiebra y siempre pueden emitir nuevas cantidades de dinero para honrar las deudas. Es decir, con el Estado no corremos el riesgo de las empresas que en algún momento pueden declararse en impago.

Aunque es cierto que los gobiernos pueden caer en default, como ha ocurrido en Argentina y Venezuela, esto ocurre esporádicamente en el mundo, es decir, no es la norma sino la excepción; además, los inversores hacen estudios para determinar cuáles son los países más seguros a la hora de exponer su dinero.

Sin embargo, hay una serie de riesgos que nuestro bono del Estado puede correr, especialmente por motivo de la inflación, que puede ocasionar una caída en el valor del cupón, en cuyo caso podremos perder dinero con nuestra inversión.

Pero este paso podremos saltarlo si se establece la obligación de indexación con el Estado. Otro riesgo estaría en la posibilidad de que una subida abrupta de los tipos de interés cause una caída del valor de nuestro bono.

Sin embargo, en términos generales, se considera que los bonos del Estado son rentables, porque siempre recibiremos el interés y recibiremos nuestra inversión inicial de vuelta al vencimiento del plazo fijado.

¿Qué ventajas tienen los bonos del Estado?

  • Son una buena manera de diversificar la cartera y protegerse de la volatilidad del mercado.
  • Son seguros, porque el Estado siempre tiene recursos para pagar.
  • Los intereses están exentos de impuestos en diversos grados.
  • Ofrecen un flujo de ingresos predecible, pues el Estado pagará los intereses como se ha preestablecido.
  • Es una inversión que va a la sociedad, porque nuestro dinero servirá para construcción de obras, y en el caso de los municipios, para alentar la educación y la salud locales, con la construcción y mejoramiento de centros educacionales y de salud o parques.

¿Qué desventajas tienen los bonos del Estado?

  • Tienen una rentabilidad inferior a la de otros productos financieros.
  • Son de largo plazo (entre 3 y 5 años) mientras existen otros productos de la deuda del Estado con plazos más cortos y la misma rentabilidad.
  • Se caracterizan por ser ultradefensivos, para períodos de alta inestabilidad económica.
  • Dependen de la credibilidad y la confianza que haya en el Gobierno.

¿Qué diferencia hay entre bonos del Estado y las obligaciones de Estado?

Los bonos y las obligaciones del Estado son lo mismo, pero se diferencian en el tiempo de vencimiento. Los bonos tienen un vencimiento que no pasa de los 5 años, y las obligaciones son aquellas que se acuerdan a más largo plazo, por encima de los 5 años.

De hecho, solo en España existe esa diferencia entre bonos y obligaciones, pues en otros países, independientemente del plazo predeterminado, se les llama simplemente bonos.

¿Qué son los eurobonos?

A pesar de su denominación, los eurobonos no se refieren a bonos emitidos en Europa y mucho menos en euros, sino a bonos emitidos en un país con monedas que se negocian fuera del país de origen.

Por ejemplo, bonos emitidos por el Estado alemán en dólares americanos fuera de la frontera de Estados Unidos; bonos emitidos por una empresa japonesa en yuanes fuera de la frontera de China, o bonos emitidos por una empresa china en yenes, fuera de Japón.

Son bonos flexibles porque ofrecen a los emisores la posibilidad de escoger el país de emisión de acuerdo a sus tipos de interés y mercado, y al contexto regulatorio.

Son bonos que se pueden comprar y vender con facilidad, de emisores variables porque se trata de mercados emergentes, gobiernos soberanos, entidades supranacionales y firmas multinacionales de todo tipo.

Acerca del autor

Redacción e Investigación | + posts

¡Hola! Soy Gemma Guerrero.

Soy graduada en Economía por la Universidad de Granada. Actualmente, al igual que Arnau estoy estudiando el título oficial de CFA (Cheff Financial Advisor).

Para ello, escribir y publicar en Autorizado Red me ayuda a estar al día con los diferentes conceptos económicos y financieros que he de preparar.

Anterior

El EBITDA: [Concepto, Ventajas, Desventajas y Uso]

Acreedor: [Concepto, Implicaciones, Cuentas, Clasificación y Derechos]

           
Próximo Artículo

Deja un comentario