Cuenta de Valores

Inicio » Finanzas » Cuenta de Valores
Cuenta de Valores
sergeitokmakov / Pixabay

¿Qué es una cuenta de valores?

Las cuentas de valores son activos financieros en forma de acciones, bonos, fondos de inversión y depósitos que operan en bolsa. Eso es la que las hace diferentes a las cuentas corrientes tradicionales de los bancos donde depositamos nuestro dinero para moverlo cuando lo necesitemos.

En este tipo de operaciones no usaremos dinero sino activos financieros, como acciones, fondos de inversión, etc., mediante acuerdo con un intermediario financiero o agente de la bolsa (bróker), a quien autorizamos para que custodie y administre nuestros activos financieros depositados en la cuenta de valores.

Sin embargo, la cuenta de valores funciona así: la asociamos a una cuenta corriente donde depositamos el dinero para las órdenes de compra de títulos; asimismo, ésta servirá de soporte para cobrar los dividendos correspondientes, pues en ella se irá ingresando el dinero proveniente de las operaciones de venta de acciones.

¿Qué es una cuenta de valores y una de acciones?

Como hemos indicado, la cuenta de valores tiene forma de acciones, bonos y fondos de inversión. La cuenta de acciones se refiere al registro histórico de las inversiones realizadas en sociedades por acciones, lo cual incluye los recursos invertidos directamente en su adquisición.

¿Cuántos números tiene una cuenta de valores?

Cuántos números tiene una cuenta de valores
Fuente: JumpStory

Las cuentas de valores están asociadas a una cuenta corriente. En España el Código Cuenta Cliente (CCC) es de 20 dígitos, cada uno con una significación específica, como detallaremos a continuación:

  1. Cuatro primeros dígitos es el código del banco.
  2. Cuatro dígitos siguientes (del 5 al 8), el código de la oficina de la entidad donde se formalizó el contrato.
  3. Dos dígitos siguientes (9 y 10), código de control o algoritmo matemático que da validez e integridad al número de cuenta.
  4. Últimos diez dígitos, número de cuenta interno asignado por el banco.

¿Cuáles son los tipos de cuentas de valores?

Las cuentas de valores son de dos tipos:

Cuentas individuales

Administradas por una sola persona física y jurídica, que tiene a su cargo las gestiones de las operaciones.

Cuentas ómnibus

En las cuales se permite operar a varias personas, como grupos de empresas, familiares o amigos; esta cuenta tiene la ventaja del ahorro de los costes.

Además, las cuentas de valores pueden ser a corto plazo y a largo plazo:

Cuenta de corto plazo

Es la de gastos de compra-venta reducidos, para garantizar la rentabilidad de la operación.

Cuenta de largo plazo

Puede tener gastos de compra-venta elevados, pero los de custodia y administración son bajos y sin comisiones por el cobro de dividendos.

¿Cuáles son los requisitos para abrir una cuenta de valores?

La cuenta de valores podemos abrirla en los bancos tradicionales o a través de un bróker, que será el encargado de hacerlo. Como dijimos, el bróker es el personaje que sirve de intermediario entre compradores y vendedores, y por eso cobra una comisión.

Para abrirla, solo tendremos que rellenar un formulario de registro, agregar la documentación correspondiente y realizar un depósito inicial. Una vez abierta la cuenta, tendremos acceso a nuestra área de clientes y podremos comenzar operaciones en el mercado de valores.

El proceso de apertura de la cuenta de valores se ha hecho más fácil con el paso de los años, gracias a Internet, y por eso, la forma más expedita es abrirla a través de los brókeres online, donde hay más ventajas porque es un proceso rápido y sencillo.

Además, como no cargaremos con el mantenimiento de oficinas, tendremos el ahorro de pagar comisiones más bajas. Pero también podemos abrir la cuenta en un banco tradicional o un agente bursátil.

¿Para qué se utiliza una cuenta de valores?

Para qué se utiliza una cuenta de valores
sergeitokmakov / Pixabay

La cuenta de valores es el primer paso para invertir en la compra y venta de títulos. Es un contrato entre una entidad y el cliente mediante el cual se autoriza a la entidad a administrar y custodiar los valores del cliente.

Funciona igual a una cuenta corriente, pero en lugar de depositar dinero, se depositan valores, como acciones, bonos y suscripciones.

¿Dónde abrir una cuenta de valores?

Podemos abrirla en las entidades bancarias, o a través de intermediarios para la compra de valores, o con brókers, tanto de manera presencial como por Internet.

Para ello es imprescindible abrir una cuenta corriente en el banco, o, si ya la tenemos, vincularla a las operaciones de valores en el momento de la contratación.

¿Qué gastos y comisiones genera una cuenta de valores?

La cuenta de valores acarrea una serie de gastos y comisiones, por los compromisos propios del mercado bursátil.

  1. Primero, debemos cancelar la comisión de custodia y administración al bróker o la entidad intermediaria que se encargará del mantenimiento de los activos, similares a las comisiones de los bancos tradicionales por el mantenimiento de una cuenta corriente.
  2. Por otra parte, debemos cancelar una serie de costes por la comisión de compra-venta de activos en el mercado de valores. También, es necesario un canon de bolsa, que son comisiones por acceder al mercado, el cual variará según sea la cantidad invertida en una operación.
  3. Y, finalmente, estará la comisión por la compensación y liquidación de valores, conocida como canon de Iberclear, que es el Depositario Central de Valores de España, encargado de operar todos los mercados y sistemas financieros del país, o BME.

Es recomendable, antes de abrir la cuenta, conocer las condiciones de los intermediarios, pues todos los agentes de bolsa tienen la obligación de remitir un folleto con las tarifas máximas de sus servicios al Banco de España.

Cuando son entidades de crédito, o a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuando se trata de un bróker o una Empresa de Servicios de Inversión (ESI).

Tu opinión nos importa: ¿Te ha sido útil el artículo?

Acerca del autor

+ posts
Anterior

Análisis de Mercado

Crisis Financiera

           
Próximo Artículo

Deja un comentario