Coste de Oportunidad

Inicio » Finanzas » Coste de Oportunidad
Coste de oportunidad
RoboAdvisor / Pixabay

¿Qué es el coste de oportunidad?

El coste de oportunidad se define como el coste de alternativa que se desecha como consecuencia de una decisión determinada y que incluye ciertos beneficios que dejaremos de percibir, porque preferimos otra opción.

En consecuencia son recursos que dejan de ingresar a nuestras arcas particulares, o a las de una empresa, porque lamentablemente no se escogió la mejor alternativa posible, en un contexto de recursos limitados.

También se conoce con el nombre del “valor de la mejor opción no seleccionada”. Difiere del costo real o costo contable, que puede ser contabilizado, es medible o cuantificado.

Los agentes económicos deben tomar decisiones a la hora de invertir en un escenario de escasez, para optimizar los recursos limitados disponibles, así que maximizarlos es todo un reto.

Esas decisiones pueden convertirse en un conflicto de elección llamado trade-off, que conlleva consecuencias financieras negativas o positivas, se gana o se pierde.

¿Para qué sirve el coste de oportunidad?

Para qué sirve el coste de oportunidad
VisionPics / Pixabay

Es una herramienta analítica muy útil a la hora de emprender proyectos nuevos, con poco dinero disponible. Representa una forma de evaluar y cuantificar, en el ámbito financiero y económico, cuáles son las alternativas que tenemos para maximizar los beneficios derivados de una inversión.

Por ejemplo, en la Bolsa de Valores, porque se basa en la rentabilidad futura, que no es más que los beneficios aportados que cada inversión ofrece. Así que en finanzas, el coste de oportunidad de una estructura económica determinada, alude a todos los recursos que podríamos ganar si el dinero es invertido convenientemente.

Esta estrategia puede aplicarse al caso de los recursos propios pertenecientes al pasivo de una empresa, porque es viable, por ejemplo, usar deuda en vez de tomar el patrimonio neto y los recursos disponibles. Dicha deuda puede servirnos como una base sólida para obtener mayores beneficios sin hacer uso de los recursos propios.

Pero también se aplica a la vida cotidiana, a los haberes que tenemos en el banco, a ahorros que pueden colocarse en diversos instrumentos financieros para que nos reporten beneficios, una mayor utilidad, en vez de mantenerlos en depósitos de cuentas sin remuneración.

¿Cómo se calcula el coste de oportunidad?

Hay que tomar en consideración los siguientes pasos a la hora de hacer este análisis.

  1. Es preciso contar con al menos dos opciones que serán contrastadas o comparadas.
  2. De igual manera, es necesario usar una única medida para hacer dicha comparación.
  3. También se elige el mismo período o tiempo determinado.
  4. Se hace una lista de ventajas y desventajas para cada opción.
  5. Se agregan los llamados costos a una oportunidad u otra, comparándolas entre sí.
  6. Se determina el valor monetario de cada alternativa disponible.

Una fórmula sencilla es la siguiente: 

Fórmula 1:

Coste de oportunidad = lo que sacrificas/ lo que ganas.

O también, en términos económicos: 

Fórmula 2:

Totales – beneficio económico = coste de oportunidad.

En una inversión con salud financiera, el rendimiento debe ser por lo menos igual al coste de oportunidad, caso contrario, no habrá sino más pérdidas que ganancias.

El coste de oportunidad es la alternativa de beneficio a la que renunciamos. Aplicado a la vida cotidiana, podemos resumirlo de la siguiente manera:

Compramos entradas a 30 euros para el teatro, a fin de ver una obra musical que ha sido muy publicitaria, pero a mitad de presentación nos quedamos, dormidos, la puesta en escena nos aburre y al final, decidimos abandonar el lugar.

Entre las otras opciones disponibles antes de llevarnos este chasco, estaba la de quedarnos en casa viendo una serie en la TV, ir al cine por unos 20 euros (sin incluir golosinas) o compartir con los primos en el parque.

Obviamente, quedarse en casa era mejor, o compartir con los primos en un lugar público, sin pago alguno de entrada. En el ámbito empresarial, un ejemplo viable para calcular el coste de oportunidad se puede evidenciar así.

La empresa metalmecánica VICHOA compró a un precio de oportunidad valorado en la suma de 15.000 euros, una veintena de planchas de acero con ciertas características poco comunes en el mercado.

Si las revende al Estado para que éste las use en la construcción de un puente para garantizar la consecución de una obra pública, no recibirá liquidez o dinero de inmediato porque deberá esperar a que el Estado haga los desembolsos respectivos.

Pero mientras decide qué hacer al respecto, se presenta una empresa foránea con una urgencia y le propone comprar todas las planchas de acero en 25.000 euros, de contado.

Esto significa que el coste de oportunidad asciende exactamente al valor de esta opción, la mejor aún no seleccionada, quedando una diferencia que constituye el beneficio que podríamos obtener. En este caso, la ganancia inmediata es de: 10.000 euros al revender las planchas de acero

¿Cuál es el coste de oportunidad de un proyecto?

Cuál es el coste de oportunidad de un proyecto
Tumisu / Pixabay
En materia de proyectos, el coste de oportunidad es el valor de la mejor opción que no se concreta, o también el costo de una inversión que se realiza con recursos propios y que genera que no se materialicen otras opciones disponibles.

Para el caso de las empresas, se toma en cuenta en una determinada circunstancia, cuando se dejan de percibir ingresos porque se prefirieron otras opciones. Igualmente, se evidencia cuando se selecciona una opción u otro proyecto que nos dejará mayor rentabilidad, en vez de otro cuya estructura de costos es mucho mayor.

¿Qué importancia tiene el coste de oportunidad en nuestra vida cotidiana?

Permite invertir de la mejor manera posible los recursos disponibles, provenientes de remuneraciones fijas o extraordinarias, a fin de poner a producir nuestro dinero asumiendo los menores riesgos posibles.

Es muy útil por ejemplo, a la hora de hacer inversiones financieras en el mercado de valores, pero también en decisiones cotidianas que con la ayuda de esta herramienta, se reducen gastos innecesarios, porque siempre permite que la mejor opción sea la que se elija.

Ejemplo de coste de oportunidad

Un ejemplo típico sucede cuando estamos a punto de elegir entre dos opciones laborales. Veamos.

Ejemplo:
La empresa A nos presenta la siguiente oferta:

  • Oferta A: salario 1.500.000 euros netos al año
  • Oferta B: salario 1.000.000 euros netos al año.

Si en vez de escoger la opción A, se elige la B habrá una pérdida económica de 500.000 euros, por lo que la decisión final se ve fácil.

Tu opinión nos importa: ¿Te ha sido útil el artículo?

Acerca del autor

Redacción e Investigación | + posts

¡Hola! Soy Gemma Guerrero.

Soy graduada en Economía por la Universidad de Granada. Actualmente, al igual que Arnau estoy estudiando el título oficial de CFA (Cheff Financial Advisor).

Para ello, escribir y publicar en Autorizado Red me ayuda a estar al día con los diferentes conceptos económicos y financieros que he de preparar.

Anterior

Comisión

Contrato de Leasing

           
Próximo Artículo

Deja un comentario