Comisión de Suscripción: [Concepto, Características, Costo, Desventajas y Ejemplos]

Inicio » Finanzas » Comisión de suscripción

Se trata de una comisión comúnmente manejada en el mundo financiero. Aplica cuando un inversor entra o vuelve a un fondo de inversión, es decir cada vez que compramos participaciones del mismo. Dicha comisión es cobrada adicionalmente por el gestor del fondo.

Comisión de Suscripción

¿Qué características tiene la comisión de suscripción?

Los principales rasgos distintivos de esta comisión son los siguientes:

  1. Se considera como una retribución o pago adicional que recibe el gestor del fondo.
  2. En el caso de inversiones a largo plazo, esta comisión puede representar un gasto mucho mayor para quien desee adquirir participaciones en un fondo de inversiones. Todo dependerá de cuánto tiempo decida pasar en el fondo y cuáles son sus aspiraciones financieras, pues existen otras modalidades de mayor rentabilidad.
  3. También puede ocurrir que el gestor del fondo resuelva invertir una parte de esa comisión en el propio fondo, a fin de que se incremente también el monto que él percibe por administrarlo. Es otra opción perfectamente válida.

¿Cuánto suele costar una comisión de suscripción?

En España, por ejemplo, la legislación establece un tope máximo de 5% del precio de la participación suscrita. No puede ser mayor de ese límite, menor sí.

Pero esta comisión no suele ser cobrada cuando se realiza un traspaso idóneo entre fondos de inversión. También ocurre que mejora o baja el monto deducible por este concepto.

En estos casos, los especialistas del área financiera advierten que el objetivo principal es impedir que el valor de la participación se reduzca cuando corresponda gravar fondos o pagar impuestos cada vez que se venda un fondo de inversión.

¿Qué desventajas tiene la comisión de suscripción?

Entre los principales puntos en contra de una comisión por suscripción destaca lo siguiente:

  1. Disminuyen la rentabilidad del inversor, porque estos costes pueden ser elevados, porque van en función del patrimonio que se haya suscrito.
  2. En su defensa, las gestoras alegan que los fondos persiguen canalizar el ahorro a largo plazo y que por lo tanto, se trata de un producto financiero que no sirve para hacer trading.
  3. Por eso lo más recomendable es percatarse muy bien acerca de cuál es el monto de las comisiones de suscripción y reembolso antes de entrar a formar parte de un fondo de inversión.
  4. Otro punto importante a considerar es investigar bien la trayectoria de la sociedad gestora a la cual le confiaremos nuestro patrimonio, a fin de evitar inconvenientes ulteriores. Existe una amplia gama de gestoras en el mercado financiero que nos pueden ayudar a elegir el mejor fondo de inversión. Pero no debe elegirse cualquiera, ya que se trata de confiar nuestro dinero y los riesgos deben ser siempre mínimos.
  5. Otra debilidad radica en que siempre en la gestión de activos se ciernen dudas sobre el trabajo real desempeñado por los gestores, debido a que muchas veces cobran altas comisiones a los partícipes de un fondo que en realidad sigue un índice, sin que se haga mayor cosa.
  6. A este fenómeno se le denomina en el mundo financiero falsa gestión activa. Es importante entonces valorar antes a cuál fondo podemos ingresar e indagar ratios como Tracking Error previamente, a fin de conocer el coste de oportunidad al que pensamos adherirnos.
  7. Por último, es importante conocer que existen fondos de inversión opacos, porque suelen aportar muy poca información a los partícipes sobre su gestión y operatividad. Es más, hay fondos que no actualizan con regularidad los llamados valores liquidativos y registran retardos de hasta una semana en hacerlo.
  8. Otro detallazo es que algunas gestoras ni siquiera proporcionan información acerca de los movimientos que han realizado y esa conducta genera mucha desconfianza.

¿Qué ejemplos podemos encontrar de comisión de suscripción?

Aunque vale aclarar que las comisiones de suscripción no suelen ser en la actualidad muy comunes o habituales, siempre se cargan al momento de la suscripción o reembolso del fondo, como ya ha quedado dicho al comienzo.

Tenemos otro tipo de comisión de suscripción, la que se carga por títulos de una oferta pública de venta o suscripción de valores, o también aquella que se cobra en los casos de ampliación de capital. Cuando esto ocurre dicha comisión no se traslada directamente a los inversores, ya que la asume el emisor de los títulos.

Pero en la comisión de suscripción de los fondos de inversión propiamente dichos, sí se aplica al inversor que adquiere dicha participación, acto que reduce la rentabilidad del activo. El cobro de la comisión representa una deducción del importe total.

Por ejemplo:

Si una persona física o natural incursiona en el mundo financiero y adquiere participaciones de un fondo con un monto estimado en 200 euros, en realidad al final solamente el valor del mismo será de unos 198 euros, pues se deduce de una vez el 1% correspondiente a la comisión.

Previous

Comisión de Depósito o Custodia: [Concepto, Implicaciones, Costo, Aplicación y Negociación]

Accionista: [Conceptos, Derechos y Tipos]

Next

Deja un comentario