Reestructuración Financiera: [Concepto, Utilidad, Ventajas y Desventajas]

Inicio » Finanzas » Reestructuración Financiera

La reestructuración financiera tiene el potencial de ser una de las herramientas más confiables para los empresarios que han asumido un compromiso con inversionistas.

De hecho, actualmente adquiere un valor impresionante para ayudar a las empresas en tiempos de crisis. 

Aquí podrás conocer todo lo que necesitas sobre la reestructuración financiera, sus implicaciones, cuáles son los pasos para elaborarla, así como sus ventajas y desventajas. 

  

¿Qué es Reestructuración financiera?

La reestructuración financiera, en un sentido técnico trata de la reestructuración de los pasivos financieros que pertenecen a la empresa y principalmente la reestructuración de sus deudas.

Ahora bien, esto es negociar la deuda que tiene la empresa con sus acreedores.

Por lo tanto, su objetivo principal es demostrar a los acreedores que la empresa aún continúa siendo un proyecto viable que tiene la capacidad de cumplir sus compromisos en un nuevo espectro temporal a corto y medio plazo.

Al final, lo que se espera con la reestructuración financiera es:

  • Plazo de la deuda: prolongarlo a un corto y mediano plazo.
  • Tasa de interés: acordar una nueva tasa de interés que se ajuste a la realidad de la empresa y el contexto económico regional o global en el caso de que aplique. 
  • Pagos fijos: establecer fechas concretas para realizar pagos y que el acreedor pueda ver de forma tangible el cumplimiento del nuevo acuerdo.

  

Concepto de Reestructuración financiera

Pasos para tener una correcta reestructuración financiera

En esencia son siete los pasos generales que se deben dar para lograr una correcta reestructuración financiera: 

  1. Contratación del asesor o consultor financiero: el cliente y asesor establecen un acuerdo firmado sobre los servicios prestados y cada una de las características que este tendrá.
  2. Estudio financiero: contempla el análisis del flujo de caja, la evolución de la empresa, los pasivos y activos, así como reuniones con los socios y acreedores.
  3. Nuevo Plan de Negocios: se trata de actualizar los planes de negocios para que estén enmarcados dentro de la nueva realidad, una más contextualizada y que tendrá un cumplimiento de 2 a 3 años.
  4. Elaboración de una nueva estrategia que contempla el nuevo plan de negocios: evaluar todas las alternativas para que el nuevo plan de negocio sea atractivo a los acreedores.
  5. Determinación de las garantías que llevarán al cumplimiento de los compromisos: se determinarán las garantías que se ofrecerán a los acreedores para que sean lo suficientemente atractivas y realistas para llevar a cabo la reestructuración financiera.
  6. Elaboración del informe: este describirá todo lo mencionado en los puntos 2 al 4.
  7. Presentación y negociación de los puntos contenidos en el informe: es la reunión con los acreedores para presentar la realidad financiera de la empresa, el nuevo plan y las estrategias que se desean implementar. De este modo, lo que se busca es que los acreedores accedan a la reestructuración financiera. 

  

¿Cómo se calcula Reestructuración financiera? 

Supongamos un caso hipotético en el que necesitas calcular la reestructuración financiera con tus acreedores y tenemos los siguientes datos:

  • De acuerdo con el actual flujo de caja de tu empresa solo cuentas con una ganancia neta mensual de 3.000€.
  • El monto de tu deuda corresponde a 50.000€
  • La tasa de interés equivale al 7%.
 

Por lo tanto, para no quedar descapitalizado y continuar teniendo un ingreso propio, solo puedes comprometer el 50% de tus ganancias que equivale a 1.500€ mensual. 

De acuerdo con el monto que dispones, el importe mensual que deberías pagar para lograr cumplir con el compromiso de 50.000€ al 7% te dejaría unas cuotas mensuales de €1,543.85 para pagar en un plazo de 3 años que sería el tiempo estimado para que sea razonable la reestructuración financiera. 

Puedes consultar este simulador para que calcules superficialmente tu reestructuración financiera. 

Ahora bien, hay muchas variables que debes considerar para tener una proyección real acerca de tus ingresos y lo que realmente puedes pagar en cada cuota. Recuerda que la intención es ajustarnos a la realidad económica de la empresa. 

  

¿Cómo podemos saber si una empresa tiene una buena Reestructuración financiera? 

En líneas generales, podemos saber que has alcanzado una buena reestructuración financiera cuando:
  • Tus ingresos quincenales, mensuales o anuales tienen la capacidad de cumplir con las cuotas fijadas dentro del espectro temporal razonable de 2 a 3 años. 
  • Cuando el pago de las cuotas no te descapitaliza de modo que al final pagues el compromiso financiero y no te declares en bancarrota. 
  • Tienes la capacidad de capitalizar para tener nuevas inversiones al término de la deuda. 
  • Tu empresa podrá continuar ejerciendo su actividad económica.

No obstante, estos cuatro elementos serán el resultado de un correcto análisis financiero de la empresa que será realizado por un asesor experto en la materia.  

¿Qué ventajas tiene tener un buen Reestructuración financiera? 

Las ventajas son varias y todas realmente buenas para los propietarios de la empresa: 

  1. Podrás preservar el patrimonio de la empresa al diferenciar entre aquello que fue adquirido a través de ella, pero no por la actividad económica de ella. 
  2. Te permitirá optimizar los procesos de la empresa para que sea más eficiente y efectiva. 
  3. Hace posible que unifiques todos los compromisos financieros en uno solo y esto optimiza el pago de la deuda. 
  4. Las cuotas mensuales son más accesibles porque se ajustan a la realidad económica de la empresa. 
  5. Hipotéticamente los plazos de amortización se ajustan a las necesidades del empresario. 
  6. Tus cuotas mensuales se unificarán y serán una, lo que tiene el potencial de facilitar los pagos. 
  7. Cumplir con el compromiso traerá confianza en los inversores actuales y potenciales. Esto también se traduce como viabilidad económica de la empresa. 

  

¿Qué desventajas tiene su cálculo o interpretación?

Aquí las desventajas que puede tener la reestructuración financiera:
  • Los intereses pueden incrementarse. 
  • Las comisiones tienen el potencial de ser mayores. 
  • Si excedes tu capacidad de pago corres el riesgo de caer en impago. 
  • Con algunas pocas excepciones, no puede ser una buena idea unificar los pagos.
  • Aunque no es común que ocurra, los interés y comisiones pueden ser abusivos.

Conclusión

Vivimos en una nueva realidad y nuestras empresas sufren como consecuencia de la inestabilidad económica mundial. Esto ha provocado que las empresas pierdan influencia en los mercados y se reduzca su capacidad para generar dinero efectivo. 

Por lo tanto, el riesgo de impago es una amenaza latente que nadie debe ignorar porque esto puede incrementar su carga financiera y convertirse en una bancarrota.  

Al final, todo empresario desea crear una buena reputación que se interprete como rentabilidad financiera y el negocio crezca. Por este motivo, te instamos para que puedas acceder a una reestructuración financiera realizada por asesores expertos en la materia.

Previous

Rotación de Activos (ROA): [Concepto, Fórmula y Ejemplos]

Indicadores de Endeudamiento: [Concepto, Uso, Fórmula]

Next

Deja un comentario