Deflación: [Concepto, Origen, Ventajas, Desventajas y Consecuencias]

Inicio » Finanzas » Deflación

¿Qué es la deflación?

Un concepto económico y financiero que ha sido muy importante a lo largo de la historia económica. Sin embargo, no es fácil de comprender.

En el siguiente artículo hablaremos de:

  • El concepto de deflación.
  • Cómo afecta a la economía.
  • Qué ventajas y desventajas tiene.
  • Cómo se produce.
  • Cómo podemos evitarla.
  • Las consecuencias que tiene.

¿Preparado? :-)

Qué es la deflación

¿Qué es la deflación?

A diferencia de la inflación, la deflación se entiende como una caída drástica en los precios de los productos, bienes y servicios. Además, no solo debe ser una caída aislada, sino que también ha de ser un fenómeno prolongado, de modo que, impacte de forma significativa a las industrias y comercios.

Las características más significativas de la deflación son:
  • Debe ocurrir durante un período mínimo de dos meses de acuerdo con las estimaciones del Fondo Monetario Internacional.
  • Ocurre en todos los niveles de la economía de un país desde los productos más básicos hasta los sectores bancarios, inmobiliario, entre otros. También ocurre en los servicios como la electricidad, combustibles fósiles, etc.
  • Es precedida por una reducción de la demanda en proporción del 20% al 40% en la mayoría de los casos. No obstante, se han dado fenómenos con reducciones sobre el 50%.
  • Afecta a toda la economía de un país y no solo la de un sector en particular.
  • Se le considera un problema más grave que la inflación.
  • Produce una reducción de beneficios para la empresa y esto se traduce en una reducción de costes en la producción que a su vez termina convirtiéndose en una reducción personal por despidos masivos.
  • El despido de empleados producirá el incremento de personas con bajo poder adquisitivo que se sumarán a las personas que no compran los productos y esto agudiza la situación.

¿Por qué se produce la deflación?

La deflación se produce cuando la demanda de bienes y servicios disminuye sobre el 20%.

Las consecuencias inmediatas son que las empresas empiezan a acumular stock y debido al sobre almacenamiento de productos se ven en la necesidad de reducir los precios para generar movilidad.

No obstante, esta venta desesperada de la producción se transforma en una reducción de los beneficios económicos. Es decir, la empresa dejará de percibir las ganancias que tenía proyectadas y que permiten mantener a flote el funcionamiento de la misma.

Como regla general, este fenómeno puede ser producto de dos eventos que son: 1. Demanda insuficiente o 2. Exceso de oferta.

  1. Demanda insuficiente: la crisis económica de los años 20 en Estados Unidos fue precedida por una inflación que se convirtió en una reducción de la demanda por los sobre precios de los bienes y servicios. Esto a su vez produjo una caída del IPC entorno al 24% entre agosto de 1929 y marzo de 1933.
  2. Exceso de oferta: la década de los noventa nos ofrecen un ejemplo de esto ya que las sobre expectativas de ganancias en un sector produjo una sobre inversión para generar ganancias durante un ciclo económico “prometedor”. No obstante, las proyecciones no se cumplieron y esto produjo una caída en los precios.

Cómo evitar o contrarrestar la deflación

Las políticas monetarias y fiscales son algunas de las herramientas que pueden ser utilizadas para contrarrestar la deflación.

Política monetaria

La devaluación de la moneda es una de las medidas que se toman para contrarrestar la deflación. Esto viene precedido por una inyección de moneda para que entre en circulación. Además, se produce un ajuste en las tasas de intereses bancarias que tiene la intención de incentivar la adquisición de créditos, el consumo y la inversión.

La reducción en las tasas de interés lo que produce es un desinterés en mantener dinero guardado en el sector bancario. Por lo tanto, los ahorristas asumen que es mejor invertir el dinero para producir un beneficio económico.

A la vez, en muy pocos casos la reducción en las tasas de intereses incentiva a los inversores para adquirir deudas e invertir en la expansión de su empresa. No obstante, esto pocas veces funciona con las pequeñas y medianas empresas ya que no tienen suficiente liquidez para lograr soportar el tiempo que dure el período deflacionario.

Política fiscal

Esto se puede ejecutar entre frentes como:

  1. Incrementar el gasto público.
  2. Reducir los impuestos.
  3. Aumentar las transferencias.

El incremento del gasto público no es más que una sustitución de la demanda en el sector privado para generarlo en el público. A su vez, esto produce una demanda en el empleo que se ve mermado en el sector privado.

Respecto a la reducción de los impuestos, esto busca incrementar la demanda, pero no siempre es la mejor forma para incentivar porque también produce una reducción de los precios en algunos servicios y esto es lo que quiere contrarrestar.

¿Es mala la deflación para la economía?

En un sentido amplio la deflación tiene sus pros y contras ya que no todo es precisamente negativo.

Ventajas de la deflación

  • La disminución de los precios puede ser buena en tanto se mantengan fijos los salarios porque hace posible una revalorización del dinero y el consumidor puede comprar más sin tener la necesidad de percibir más dinero.
  • A lo anterior se le puede denominar como un incremento en el poder adquisitivo.
  • Otro aspecto importante es que la deflación estimula al ahorro y esto puede convertirse en una liquidez que permita fomentar los préstamos y una reducción en las tasas de interés.
  • También tenemos que, la deflación nivela los mercados luego de un período inflacionario. Esto es particularmente necesario para lograr el inicio de una expansión económica que genere nuevas expectativas de inversión.
  • Los principales beneficiarios son los vendedores que han logrado soportar los embates de la inflación y primeros años de la deflación. Mientras que, en segundo lugar, se benefician los compradores al tener un mayor poder adquisitivo, pero con el mismo ingreso salarial.

Desventajas de la deflación

  • El impacto negativo de la deflación siempre afecta a más personas de lo que espera y por eso es considerada más negativa que positiva.
  • La reducción de precios tiende a desincentivar las inversiones porque el empresario proyecta menos beneficios, aunque esto ocurre siempre en la pequeña y mediana industria o los pequeños y medianos comerciantes.
  • De igual forma, la reducción en la oferta de empleos, así como el incremento en los despidos para disminuir los costes de producción se transforma en cada vez más personas con menos poder adquisitivo. Por lo tanto, se reduce la adquisición de bienes.
  • Debido a esto, aunque la inflación es un fenómeno negativo para la economía de un país, se considera que la deflación es muy peor ya que no solo extiende la crisis producida por la inflación, sino que también agudiza la crisis en todos los sectores de una sociedad e incrementa el tiempo que pueda durar una crisis.

¿Cómo se mide la deflación?

Para lograr medir la deflación se utiliza el indicador IPC (Índice de Precios al Consumidor). Este se crea a partir de una canasta de bienes y servicios que representa la capacidad que puede tener una unidad familiar.

Por lo tanto, este indicador promedia la variación de los precios que potencialmente llegará a tener cada producto ponderado por la cantidad de consumo que potencialmente tendrían.

En este sentido, cuando el IPC (Índice de Precios de Consumo) se expresa con una tasa negativa, podemos decir que nos enfrentamos a una espiral deflacionaria.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE):

El Índice de Precios de Consumo (IPC) es una medida estadística de la evolución de los precios de los bienes y servicios que consume la población residente en viviendas familiares en España.

Básicamente, para determinar el IPC se toman las siguientes variables:

  1. Cesta de compra que incluye bienes y servicios que son adquiridos en promedio por las familias españolas.
  2. Se promedia el valor ponderado que tiene actualmente la cesta de productos.
  3. Luego se proyecta este valor o precio en dos momentos diferentes.
  4. Finalmente, la variación en el precio es lo que indica si nos encontramos en un período de inflación o deflación.

Al final, tanto más negativo sea el IPC, será un indicador de que nos encontramos en un período de deflación. A la vez, cuanto mejor sea el porcentaje negativo del IPC, mayores serán las proyecciones negativas a futuro.

No obstante, determinar la deflación mediante el PIC tiene muchas deficiencias porque no contempla todas las variables que tiene un fenómeno económico generalizado como la deflación.

Diferencias entre inflación y deflación

Fundamentalmente, las diferencias entre inflación y deflación se pueden ver como evidentes, aunque sus consecuencias son iguales, es decir, crisis económica.

Entonces tenemos que la diferencia más significativas son:
  • En la inflación los precios suben. Mientras que, con la deflación los precios bajan.
  • Con la deflación se producen despidos generalizados, pero esto no es agradable durante la inflación.
  • En la deflación se produce una reducción significativa en las inversiones. Mientras que, en las primeras etapas de la inflación observaremos que las inversiones se incrementan porque hay más expectativas de beneficios.

¿Cómo afecta la deflación a las empresas?

En el caso de las empresas tenemos que:

  1. Se reducen los beneficios empresariales: la disminución de los precios se convierte en una reducción de los beneficios o ganancias para la empresa. Por lo tanto, los costes de producción son iguales mientras el empresario gana menos.
  2. Aplazamiento en las compras: tanto el consumidor como el productor posponen sus compras ya que esperan que los precios disminuyan aún más. Esto produce una disminución en las inversiones bajo la expectativa de comprar barato.
  3. Incremento de las deudas: debido a que el empresario gana menos durante la deflación, cada vez tendrá menos liquidez para cumplir con los compromisos financieros. Esto puede interpretarse como un incremento de la deuda tanto porque no podrá pagar elevando así las cuotas, como porque utiliza cada vez más dinero de sus ganancias para pagar.

Ahora bien, lo que se espera de la deflación es que dure por períodos de tiempo cortos para que se puedan aprovechar los beneficios que produce a corto plazo. No obstante, casi nunca ocurre y son realmente pocos los que pueden disfrutar los beneficios.

Conclusión

Es importante para todo empresario estar preparado para lograr identificar el período de deflación económica ya que esto le permitirá prepararse para tomar las medidas necesarias y contrarrestar los efectos negativos.

La buena noticia es que a partir de hoy tienes muchos más recursos para poder diferenciar esta etapa crucial de los ciclos económicos. Por lo tanto, has alcanzado un mayor nivel de criterio como empresario e inversor, incluso, ya eres un mejor consumidor si logras aplicar este conocimiento.

 

Previous

Balanza Cambiaria: ¿Qué es? ¿Por qué es Importante Conocerla?

Autocartera: [Concepto, Ventajas, Desventajas y Ejemplos]

Next

Deja un comentario