Integración Vertical: [Concepto, Tipos y Ejemplos]

Inicio » Inversión » Integración Vertical
La integración vertical se produce cuando dos empresas que se encuentran en diferentes etapas de la cadena de suministro se unen.
Por ejemplo:
Una empresa que depende de otra para sus suministros puede darse cuenta de que no está siendo seria (fiable), lo que afecta al negocio. A su vez, puede integrarse verticalmente con su proveedor para reducir los retrasos en las entregas y aumentar la eficiencia.

Las empresas buscarán integrarse para obtener un mayor control de la cadena de suministro.

Los proveedores necesitan a los compradores y los compradores a los proveedores. Sin embargo, existe un aspecto competitivo. No hay nada que impida al proveedor o al comprador hacer sus negocios en otro lugar.

Al integrarse verticalmente, el proveedor deja de preocuparse por tener clientes y el comprador deja de preocuparse por las entregas poco fiables.

Puntos importantes de la integración vertical:
  • La integración vertical se produce cuando dos empresas que se encuentran en diferentes etapas del cambio de suministro se unen para formar una sola empresa.
  • Hay tres tipos de integración vertical: hacia atrás, hacia delante y equilibrada.
  • La integración vertical permite a la empresa controlar la distribución o el suministro de sus bienes, lo que le permite un mayor control y eficiencia a lo largo de la cadena de suministro.

¿Qué es la integración vertical en economía?

La integración vertical es una estrategia por la que una empresa posee o controla a sus proveedores, distribuidores o establecimientos minoristas para controlar su cadena de valor o de suministro.

La integración vertical beneficia a las empresas porque les permite controlar los procesos, reducir los costes y mejorar la eficiencia. Sin embargo, la integración vertical tiene desventajas, entre las que se incluyen las importantes cantidades de inversión de capital necesarias.

Por ejemplo:
Netflix es un excelente ejemplo de integración vertical.

La empresa comenzó como un negocio de alquiler de DVDs antes de pasar a la transmisión en línea de películas y de películas con licencia de los grandes estudios.

Entonces, los ejecutivos de Netflix se dieron cuenta de que podían mejorar sus márgenes produciendo sus propios contenidos. Hoy en día, Netflix utiliza un modelo de distribución para promocionar sus propios contenidos junto a las licencias de series y películas de otros estudios.

Ejemplos de empresas que poseen una potente integración vertical en sus productos y/o servicios

Amazon

Tipos de integración vertical
jlxp / Pixabay

Amazon ha integrado verticalmente gran parte de su negocio. No sólo actúa como mercado para compradores y vendedores, sino que también ofrece sus propios productos y servicios, así como su propio canal de distribución.

Así que, en efecto, tiene tres estadios en su cadena de suministro. Obtiene los productos, los comercializa y vende en su sitio web, y luego los distribuye.

Carnegie Steel

Carnegie fue un gran fabricante de acero a finales del siglo XIX. Se integró verticalmente adquiriendo empresas en la cadena de suministro.

El proceso de fabricación de acero requiere la extracción de materias primas: mineral de hierro y carbón. A continuación, requiere que esos materiales sean refinados antes de ser enviados a Carnegie Steel para su fabricación en los productos finales.

Carnegie Steel es propietaria tanto de las mineras que extraen las materias primas como de las refinerías, por lo que tiene prácticamente toda la cadena de suministro.

Ikea

Integración vertical Ikea
tianya1223 / Pixabay

Ikea es conocido como un minorista de paquetes planos que vende principalmente muebles de madera, pero también otros accesorios. Es el último en la cadena de suministro, ya que vende directamente al consumidor final.

En 2015, Ikea dio un gran paso para garantizar una completa integración vertical al comprar un bosque rumano.

La empresa se sumó a esto con la compra de tierras forestales en Alabama en 2018, alineando el objetivo de las empresas de crear una cadena de suministro sostenible.

No solo controla ahora gran parte de la producción de materia prima, sino que también controla el proceso de fabricación a través de su filial: Swedwood, que pasó a llamarse en 2013 Ikea Industry.

Así, controla la producción de la madera, el proceso de fabricación y la distribución final a través de sus unidades de venta.

Netflix

Integración vertical Netflix
afra32 / Pixabay

Como hemos mencionado más arriba, Netflix es mundialmente conocido como proveedor de servicios de streaming, y por lo tanto está al final de la cadena de suministro donde hay una interacción directa con el consumidor de contenido multimedia.

Proporciona una plataforma para la producción de películas, televisión y otros contenidos.

Sin embargo, la empresa dependía de terceros para proporcionar nuevos contenidos que gustaran a sus abonados. Al mismo tiempo, tenía que pagar una prima, sobre todo por determinadas películas y/o series muy demandadas.

En 2013, Netflix decidió integrarse verticalmente y entrar en el negocio de la producción.

Así, no solo produce programas y películas, sino que también proporciona la red de distribución a través de sus servicios de streaming.

Esta estrategia se ha convertido en vital, ya que ha ayudado a diferenciarse de sus competidores y a controlar el tipo de contenido que ofrecen.

¿Sabías qué...?
Además, Netflix, gracias a sus algoritmos integrados en su plataforma, conoce perfectamente qué contenido tiene más visualizaciones y más demandado por sus clientes, lo que le otorga mayor poder para crear y distribuir contenidos parecidos.

Inditex

Integración vertical ejemplos
kaboompics / Pixabay

Inditex, es una empresa española de ropa y accesorios que cuenta con más de mil tiendas en todo el mundo.

No sólo es propietaria de sus propias tiendas de venta al por menor y de la distribución, sino que la gran mayoría de sus prendas se adquieren en la propia empresa.

Inditex está integrada verticalmente tanto con los fabricantes como con los diseños de sus productos.

Mientras que otras tiendas dependen de diseñadores y fabricantes independientes, quedan a su merced.

Por el contrario, Inditex es capaz de adaptarse a las nuevas tendencias mucho más rápido que sus competidores. También ha mejorado la eficiencia en la gestión de existencias, algo que es crucial en la industria de la moda.

Tipos de integraciones verticales

Integración vertical hacia delante

La integración vertical hacia adelante sucede cuando una empresa se fusiona, adquiere o se expande con una empresa que está por delante de ella en la cadena de suministro. En su forma más básica, la cadena de suministro contiene los extractores de materias primas, los fabricantes y los distribuidores minoristas.

La integración vertical hacia delante es aquella en la que la empresa se fusiona o compra principalmente a su cliente.

Por ejemplo:
EA Sports fabrica y diseña videojuegos. Se encuentra en el centro de la cadena de suministro, por lo que la integración vertical hacia delante se produciría si comprara un distribuidor minorista como Target o Gamestop.

También conocida como integración ascendente, este tipo de integración vertical no es muy habitual.

Por lo general, son los grandes minoristas y las empresas situadas al final de la cadena las que tienen mayor poder de compra.

Esto les permite ser «depredador» en lugar de «presa», lo que significa que las empresas del final de la cadena tienen el dinero para comprar a las empresas que están por detrás de ellas, mientras que lo contrario ocurre con las empresas que están más adelante en la cadena de suministro.

Parte de la razón por la que la integración vertical hacia adelante no es común es porque las empresas al final de la cadena de suministro suelen estar muy condensadas.

En cambio, hay miles de proveedores que simplemente no pueden integrarse hacia arriba.

Por ejemplo:
Miles de agricultores de cacao suministran a Mondelez. Sin embargo, es imposible que una pequeña empresa agrícola de Colombia pueda permitirse comprar o fusionarse con Mondelez.

Integración vertical hacia atrás

La integración vertical hacia atrás se produce cuando una empresa se une a otra que se encuentra en una fase anterior a la suya en la cadena de suministro. En otras palabras, se integra con uno de sus proveedores.
Por ejemplo:
Ikea depende de los fabricantes de madera. Cuando se integra con el fabricante, vemos la integración vertical hacia atrás.

Otro ejemplo sería cuando Apple adquiere a una empresa que fabrica microchips. En este caso Apple se estaría integrando hacia atrás en su cadena de producción.

Se conoce como integración vertical hacia atrás porque la empresa está detrás en la cadena de suministro.

Así, en una cadena de suministro básica de extracción de materias primas, fabricación y distribución, el distribuidor podría fusionarse con el extractor de materias primas o el fabricante y ser clasificado como integración vertical hacia atrás.

Esto se debe a que se encuentran en la etapa posterior de la cadena de suministro.

También conocida como integración descendente, este tipo de integración vertical es bastante común. Esto se debe a que las grandes empresas que se encuentran al final de la cadena de suministro suelen tener el poder de compra para adquirir a sus proveedores.

Integración equilibrada

Existe un tercer tipo de integración: la integración equilibrada. Se trata simplemente de una combinación de integración hacia atrás y hacia delante.
Por ejemplo:
La integración equilibrada sería aquella en la que una empresa se fusiona tanto con una compañía que está antes de ella en la cadena de suministro, como con otra que está después.

Por lo tanto, la integración equilibrada implica dos transacciones: una en sentido descendente y otra en sentido ascendente.

Por ejemplo:
Hershey depende de los proveedores de granos de cacao para que le proporcionen sus materias primas, pero también depende de distribuidores como Walmart y Target para vender sus productos.

Un ejemplo de integración equilibrada sería que Hershey’s adquiriera tanto a sus proveedores de granos de coca como a un distribuidor como Target.

Evidentemente, este es un tipo de integración muy poco frecuente, debido principalmente al coste, pero también a las posibles disputas legales que pueden surgir debido al control monopólico de la cadena de suministro vertical.

Ventajas de la integración vertical para las empresas

Mayor fiabilidad

Muchas empresas tienen problemas con sus proveedores. Puede tratarse de entregas tardías, un servicio deficiente o la falta de actualización y adaptación a las nuevas tendencias.

Al mismo tiempo, los proveedores pueden estar situados en un lugar desfavorable, lo que significa que las entregas tardan más y es más probable que se retrasen.

Gracias a la integración vertical, las empresas pueden beneficiarse de una estrecha colaboración entre ambas partes. Controla esa parte de la cadena de suministro, por lo que se pueden resolver las dificultades.

Por ejemplo, los problemas de proximidad pueden solucionarse acercando las instalaciones entre sí.

Mayor poder de negociación con los proveedores

Los proveedores pueden encontrarse en una posición de desventaja en la negociación. En otras palabras, la empresa con la que tratan tiene muchas otras opciones, mientras que la propia empresa sólo tiene unas pocas.

Al mismo tiempo, puede resultar difícil trabajar con determinados agentes en el mercado, que son necesarios para llevar a cabo transacciones o hacer negocios.

Al integrarse verticalmente, las empresas pueden evitar tratar con esas empresas o, al menos, dictar mejor las condiciones y los precios con ellas; al fin y al cabo, es propietaria de uno de sus competidores.

Economías de escala

Hay que decir que la integración vertical no se beneficia de las economías de escala tanto como la integración horizontal.

Esto se debe a que las dos empresas se encuentran en diferentes etapas de la cadena de suministro, por lo que es poco probable que cualquier solapamiento del sector resulte útil.

También tenemos el hecho de que no se beneficiará de un aumento de la producción ya que las industrias son completamente diferentes.

Por lo tanto, cualquier beneficio de costes derivado de la reducción de los costes unitarios no se producirá con la integración vertical, al menos no en la misma medida.

En cualquier caso, se pueden conseguir economías de escala.

A menudo, las empresas tienen varios proveedores, pero si uno de ellos está ahora integrado, puede tener sentido que se convierta en su único proveedor. Por lo tanto, podría beneficiarse de unos costes unitarios más bajos gracias al aumento en la producción.

También se pueden conseguir algunas eficiencias desde el punto de vista organizativo. Se necesitan menos empleados en los puestos que se solapan (por ejemplo, RRHH y finanzas).

Por lo tanto, se necesitarán menos departamentos, con lo que se ahorrarán costes en este sentido.

Flexibilidad

Cuando dos empresas que se encuentran en diferentes etapas de la cadena de suministro se unen, la conexión de retroalimentación aumenta. Cuando las tendencias o los gustos cambian, esto se puede transmitir de forma proactiva a los proveedores integrados, que pueden trabajar en soluciones alternativas.
Por ejemplo:
Volvamos al ejemplo de Inditex. Es propietaria tanto de la fabricación como del diseño de sus prendas.

Esto le permite tener una mayor influencia en lo que los consumidores quieren y desean. Las tiendas minoristas disponen de las estadísticas y, a su vez, éstas pueden traducirse en tendencias procesables.

Por ejemplo, puede que los pantalones de cuero negro no se vendan bien, así que en una semana pueden llegar prendas alternativas para sustituirlos. El problema de tener un proveedor es que el comprador no es necesariamente el único cliente, por lo que dejar todo y empezar algo nuevo no es plausible. Sin embargo, para una empresa integrada, sí lo es.

Precios más bajos para el cliente

Cada etapa de la cadena de suministro obtiene algún nivel de beneficio.

Por tanto, mediante la integración vertical, la nueva empresa es capaz de captar ambos conjuntos de beneficios. Al mismo tiempo, puede beneficiarse de varias economías de escala, lo que le permite cobrar precios más bajos.

En un mercado competitivo, es probable que este ahorro de costes se traslade al consumidor, lo que le proporcionará una ventaja competitiva.

Desventajas de la integración vertical

Costes elevados

La integración vertical puede ser muy cara.

No sólo están los costes financieros, sino también el tiempo y el esfuerzo para comprar e integrar la nueva empresa. Además, hay costes adicionales como el traslado de las fábricas y otras instalaciones con el objetivo de que estén más cerca de la empresa compradora.

Estas inversiones pueden ser potencialmente beneficiosas, pero al mismo tiempo son difíciles de revertir. Una vez realizada la inversión, puede ser un éxito o un fracaso, y en cualquier caso los costes son elevados.

Dificultades de gestión

Ser propietario de una empresa manufacturera es muy diferente a ser un minorista.

Ser un minorista de éxito no significa ser un fabricante de éxito. Algunos de los directivos  pueden mantenerse a bordo para ayudar en este sentido. Sin embargo, puede ser muy difícil para ellos trabajar en un nuevo entorno en el que tienen que responder ante la empresa matriz.

Pueden surgir conflictos cuando una empresa pasa de ser independiente a que le digan lo que tiene que hacer, especialmente cuando la empresa matriz tiene poca experiencia en el sector.

Al mismo tiempo, es probable que haya culturas muy diferentes en ambas empresas. Los que trabajan en las fábricas son diferentes de los que trabajan para el minorista, por lo que pueden resentirse si reciben instrucciones de la dirección.

Por ejemplo:
Un ejemplo reciente es Facebook con su adquisición de Whatsapp. Los creados de Whatsapp abandonaron la empresa por no adaptarse a las políticas y funcionamiento de su matriz, Facebook. En cualquier caso, es posible que Whatsapp haya sido una compra muy lucrativa para Facebook.

Pérdida de enfoque

Integrar una nueva empresa supone mucho trabajo. Integrar una empresa que se encuentra en una fase diferente de la cadena de suministro es aún más difícil, sobre todo por la falta de experiencia en ese campo.

Al mismo tiempo, la gerencia puede tener dificultades para centrarse en sus competencias básicas y, en cambio, centrarse en la integración y la gestión de la nueva empresa.

Por ello, muchas empresas suelen vender divisiones dentro de su empresa, ya que pueden convertirse en más trabajo del que valen, perdiendo así el foco en el núcleo de su negocio.

Menor flexibilidad

La integración vertical puede proporcionar cierto nivel de flexibilidad al permitir que la información se retroalimente en la cadena de suministro.

Esto permite a los proveedores integrados adaptarse más rápidamente a las nuevas tendencias.

Sin embargo, si el proveedor integrado fabrica los productos A y B, es posible que tenga que fabricar el producto C en su lugar. Sin embargo, es posible que no disponga del equipo necesario para hacerlo.

Esto requiere tiempo e inversión para trasladar la producción a otro producto. Si el proveedor integrado es ahora el único proveedor, se reduce la flexibilidad de la empresa. Tiene que esperar e invertir para trasladar la producción.

No obstante, si la empresa tuviera varios proveedores especializados en diferentes productos, podría acudir directamente a ellos en lugar de tener que invertir tiempo en trasladar la producción.

Previous

Economías de Escala: [Concepto, Tipos y Ejemplos]

Nuestros 7 Mejores Libros para Aprender a Invertir en Bolsa

Next

Deja un comentario