Ratio de Liquidez

Inicio » Finanzas » Ratio de Liquidez
Puntos importantes sobre los ratios de liquidez:
  • Los ratios de liquidez miden la capacidad de una empresa para pagar sus obligaciones de deuda y su margen de seguridad mediante el cálculo de métricas que incluyen el ratio de liquidez corriente, el ratio de liquidez rápida y el ratio de flujo de caja operativo.
  • El análisis interno relativo de los ratios de liquidez implica el uso de múltiples periodos contables que se reportan utilizando los mismos métodos contables.
  • Por otra parte, el análisis externo consiste en comparar los ratios de liquidez de una empresa con otra o con todo un sector.
  • Algunos de los ratios de liquidez más comunes son: coeficiente de solvencia, el quick ratio o ratio rápido, el fondo de maniobra, y los días de venta pendientes.
  • Una crisis de liquidez puede aparecer incluso en empresas sanas si hay circunstancias que les dificultan cumplir con sus obligaciones a corto plazo, como devolver sus préstamos y pagar a sus empleados.
  • Que una empresa tenga un ratio de liquidez demasiado elevado no siempre es bueno. Puede significar que no sabe qué hacer con sus activos líquidos.
  • Los ratios de liquidez son importantes para que los inversores y acreedores determinen si una empresa puede cubrir sus obligaciones a corto plazo, y en qué grado.
  • Los inversores analizarán una empresa utilizando ratios de liquidez para asegurarse de que la empresa es financieramente sana y merece su inversión. Los problemas de capital circulante también suponen una limitación para el resto de la empresa.
Ratio de liquidez
8385 / Pixabay

¿Qué son los ratios de liquidez?

Los ratios de liquidez son una clase importante de métricas financieras y se utilizan para determinar la capacidad de un deudor para pagar sus obligaciones de deuda actuales sin obtener capital externo.

Los ratios de liquidez miden la capacidad de una empresa para pagar sus obligaciones de deuda y su margen de seguridad mediante el cálculo de métricas que incluyen el ratio de liquidez corriente, el ratio de liquidez rápida y el ratio de flujo de caja operativo.

Con los ratios de liquidez, lo más frecuente es analizar el pasivo corriente en relación con los activos líquidos para evaluar la capacidad de cubrir las deudas y obligaciones a corto plazo en caso de emergencia.

Características de los ratios de liquidez

La liquidez es la capacidad de convertir los activos en efectivo de forma rápida y barata. Los ratios de liquidez son más útiles cuando se utilizan de forma comparativa.

Este análisis puede ser interno o externo.

Análisis interno

Por ejemplo:
El análisis interno relativo de los ratios de liquidez implica el uso de múltiples periodos contables que se reportan utilizando los mismos métodos contables.

La comparación de períodos anteriores con las operaciones actuales permite a los analistas seguir los cambios en la empresa. En general, un ratio de liquidez más alto muestra que una empresa es más líquida y tiene una mejor cobertura de las deudas pendientes.

Análisis externo

Por otra parte, el análisis externo consiste en comparar los ratios de liquidez de una empresa con otra o con todo un sector.

Esta información es útil para comparar el posicionamiento estratégico de la empresa en relación con sus competidores a la hora de establecer objetivos de referencia.

El análisis de los ratios de liquidez puede no ser tan eficaz cuando se analiza entre sectores, ya que las distintas empresas requieren estructuras de financiación diferentes.

El análisis del coeficiente de liquidez es menos eficaz para comparar empresas de distintos tamaños en distintas ubicaciones geográficas.

Ratios de liquidez que más se usan

El coeficiente de solvencia

El coeficiente de solvencia mide la capacidad de una empresa para pagar sus pasivos corrientes (pagaderos en el plazo de un año) con el total de sus activos corrientes, como el efectivo, las cuentas por cobrar y las existencias.

Cuanto mayor sea el ratio, mejor será la posición de liquidez de la empresa:

Ratio de liquidez = Activo corriente / Pasivo corriente

El ratio rápido

El ratio rápido mide la capacidad de una empresa para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo con sus activos más líquidos, por lo que excluye las existencias de su activo corriente.

También se conoce como «ratio de prueba ácida»:

Ratio de rapidez = C+MS+AR / CL

Donde:

  • C = efectivo y equivalentes de efectivo
  • MS = valores negociables
  • AR = cuentas por cobrar
  • CL = pasivo corriente

Días de ventas pendientes (DPV)

Los días de ventas pendientes, o DPV, se refieren al número medio de días que tarda una empresa en cobrar después de realizar una venta.

Un DPV alto significa que una empresa está tardando demasiado en cobrar y está inmovilizando el capital en las cuentas por cobrar. Los DPV se calculan generalmente de forma trimestral o anual:

DPV = Promedio de cuentas por cobrar/ Ingresos por día

Fondo de maniobra

Muy utilizado, el fondo de maniobra es un ratio de liquidez sencillo para conocer de un solo vistazo la capacidad que tiene la empresa para afrontar deudas a corto plazo.

Fondo de maniobra = Activos corrientes – Pasivos corrientes 

¿Qué pasa cuando una empresa no tiene suficiente liquidez?

Una crisis de liquidez puede aparecer incluso en empresas sanas si hay circunstancias que les dificultan cumplir con sus obligaciones a corto plazo, como devolver sus préstamos y pagar a sus empleados.

Por ejemplo:
El mejor ejemplo de una catástrofe de liquidez de tal alcance en la memoria reciente es la crisis crediticia mundial de 2007-09.

El papel comercial -la deuda a corto plazo que emiten las grandes empresas para financiar los activos corrientes y pagar los pasivos corrientes- desempeñó un papel fundamental en esta crisis financiera.

La congelación casi total del mercado de papel comercial estadounidense, de 2 billones de dólares, dificultó enormemente incluso a las empresas más solventes la obtención de fondos a corto plazo en ese momento y aceleró la desaparición de empresas gigantes como Lehman Brothers y General Motors Company (GM)1.

Pero, a menos que el sistema financiero se encuentre en una situación de crisis crediticia, una crisis de liquidez específica de una empresa puede resolverse con relativa facilidad con una inyección de liquidez (siempre que la empresa sea solvente).

Esto se debe a que la empresa puede pignorar algunos activos si se le exige que obtenga efectivo para superar la crisis de liquidez.

Esta vía puede no estar disponible para una empresa técnicamente insolvente porque una crisis de liquidez agravaría su situación financiera y la obligaría a declararse en quiebra.

¿Por qué son importantes los ratios de liquidez?

Determinar la capacidad de cubrir las obligaciones financieras a corto plazo

Los ratios de liquidez son importantes para que los inversores y acreedores determinen si una empresa puede cubrir sus obligaciones a corto plazo, y en qué grado.

Un ratio de 1 es mejor que un ratio inferior a 1, pero no es lo ideal.

A los acreedores e inversores les gusta ver ratios de liquidez más altos, como 2 o 3. Cuanto más alto sea el ratio, más probable es que una empresa pueda pagar sus facturas a corto plazo. Un ratio inferior a 1 significa que la empresa se enfrenta a un fondo de maniobra negativo y puede estar experimentando una crisis de liquidez.

Determinar la solvencia

Los acreedores y/o bancos analizan los ratios de liquidez para decidir si deben conceder o no un crédito a una empresa.

Quieren estar seguros de que la empresa a la que prestan tiene la capacidad de devolver el dinero. Cualquier indicio de inestabilidad financiera puede descalificar a una empresa para obtener préstamos.

Determinar el valor de la inversión

Los inversores analizarán una empresa utilizando ratios de liquidez para asegurarse de que la empresa es financieramente sana y merece su inversión. Los problemas de capital circulante también suponen una limitación para el resto de la empresa.

Una empresa debe ser capaz de pagar sus facturas a corto plazo con cierto margen de maniobra.

Los ratios de liquidez bajos son una señal de alarma, pero «cuanto más altos, mejor» sólo es cierto hasta cierto punto.

¿Es bueno un ratio de liquidez demasiado elevado?

En algún momento, los inversores se preguntarán por qué los ratios de liquidez de una empresa son tan altos.

Sí, una empresa con un coeficiente de liquidez de 8,5 podrá pagar con seguridad sus facturas a corto plazo, pero los inversores pueden considerar ese coeficiente excesivo. Un ratio anormalmente alto significa que la empresa tiene una gran cantidad de activos líquidos.

Por ejemplo:
Si el ratio de liquidez de una empresa es de 8,5, los inversores y analistas pueden considerarlo demasiado alto.

La empresa tiene demasiado efectivo en mano, que no está ganando nada más que el interés que el banco ofrece por mantener su efectivo.

Se puede argumentar que la empresa debería destinar la cantidad de efectivo a otras iniciativas e inversiones que puedan obtener un mayor rendimiento.

Con los ratios de liquidez, existe un equilibrio entre que una empresa pueda cubrir con seguridad sus facturas y una asignación de capital inadecuada. El capital debe asignarse de la mejor manera para aumentar el valor de la empresa para los accionistas.

Acerca del autor

Redactor y editor | agomis@autorizadored.es | + posts

Mi nombre es Arnau Gomis y soy de Sabadell.

Hace aproximadamente tres años que empecé a escribir, publicar y editar artículos en diferentes páginas webs.

Estoy especializado finanzas e inversión. Me encanta invertir en empresas y en activos, en especial: acciones de empresas que tienen fuertes ventajas competitivas.

Estoy graduado en Administración y Dirección de Empresas por la UOC, con máster en "Especialización en Decisiones de Inversión". Por otro lado, actualmente estoy estudiando y preparando el CFA.

Anterior

Cesión de Cartera

Seguro de Flotas

           
Próximo Artículo

Deja un comentario