Contrato Inteligente en Bitcoin: [Concepto, Implicaciones, Funcionamiento, Ventajas y Desventajas]

Inicio » Criptomonedas » Contrato inteligente

Cuando se alude a la inteligencia de un contrato suscrito entre dos partes que llegan a un acuerdo de tipo comercial o financiero, simplemente significa que se trata de un convenio capaz de ejecutarse a sí mismo de forma automática y autónoma, sin que sea necesaria la intervención de otro actor como mediador, asesor jurídico  o intermediario.

Es, por definición general, un acuerdo poseedor de un código escrito en el lenguaje de programación que opera en la plataforma blockchain, vital en verdad para realizar transacciones con criptomonedas, porque esto le da un carácter de inviolabilidad, ya que se convierte en un contrato inmodificable, que también es capaz de auto ejecutarse.

Contrato inteligente en Bitcoin

Aspectos relacionados con el contrato inteligente

Esa justamente es su característica principal, porque son contratos revestidos de dos elementos indispensables para que corra bien en la blockchain: la automatización y la auto ejecución o self-enforcement, en inglés.

El concepto tiene su antecedente directo en la denominación que le dio en 1994 Nick Szabo, quien textualmente definió al contrato inteligente de la siguiente manera, tras acuñar el término como:

Un protocolo transaccional computarizado que ejecuta los términos de un contrato. Los objetivos generales (de su diseño) son satisfacer las condiciones contractuales comunes, minimizar las excepciones temerarias y fortuitas, y minimizar la necesidad de terceros intermediarios fiables”.

Si seguimos con detenimiento la definición de Szabo, podremos resaltar que se trata de un protocolo informático o computarizado donde se ejecutan los términos establecidos en un convenio o acuerdo de tipo convencional, pero donde se establecen unos parámetros que evitan la intermediación de terceras personas en la negociación.

Szabo es un cerebro privilegiado, un experto en computación considerado un verdadero adalid de las criptomonedas, quien comenzó a escribir en su blog en el año 1995 sobre los Smart Contract o Contratos Inteligentes.

En el año 1998, Szabo delineó su obra cumbre, el Bit Gold, considerada la moneda precursora del bitcoin, una moneda que aunque nunca logró consolidarse, sirvió para establecer parámetros que han servido para configurar las estructuras de todas las criptomonedas.

En el Bit Gold se caracterizó lo siguiente:

  1. La necesaria configuración de una estructura descentralizada.
  2. Uso de la criptografía como elemento generador de mayor seguridad informática.
  3. Enfoque privado para las transacciones.
  4. Funciones de prueba de trabajo.

La enciclopedia virtual Wikipedia, por su parte, define al contrato inteligente como un programa informático que cobra vida dentro de un sistema que no controlan ni las partes involucradas ni agentes intermediarios, porque se trata de un contrato automático que establece interacciones con activos reales, de valor.

¿Cómo funciona un contrato inteligente?

Gracias a la maravilla tecnológica, en los llamados contratos inteligentes opera un código capaz de permitir la ejecución automatizada de las operaciones que se pacten en la cadena de facilidades que ofrece la tecnología blockchain, para que de esta forma fluyan todas las transacciones con criptomonedas.

Es una manera fascinante de trabajar sin la intermediación de terceros en operaciones financieras con las monedas digitales, por cuanto el contrato inteligente se convierte en un soporte vital para pagar y cobrar. Por lo tanto, no procede la intervención o manipulación humana en estos contratos.

¿Qué tienen de especial los contratos inteligentes?

Desde el punto de vista legal, los contratos inteligentes no generan un compromiso. Este tipo de contrato es en realidad un tipo de instrucción especial que se almacena en la blockchain, a fin de que vaya auto ejecutando ciertas acciones derivadas de parámetros previamente programados.

Por lo tanto, se trata de una programación que permite una ejecución automatizada de todas las operaciones realizadas en la tecnología blockchain, para que se produzca un intercambio fluido de criptomonedas.

Con esta forma de hacer negocios en el mundo de las criptomonedas también se persigue ahorrar costes asociados a los consumos o pagos desde la red blockchain.

¿Qué ejemplos podemos encontrar de contratos inteligentes?

Una forma de comprender el alcance de estos contratos inteligentes, es con ejemplos prácticos previamente establecidos entre dos partes que persiguen con ello un fin último: un beneficio económico o financiero.

Tal es el caso de las disputas entre amigos fanáticos del fútbol que rivalizan por su afinidad a tal o cual equipo de la grandiosa Liga española de fútbol profesional. El primero es un hincha del Barsa y el otro siente gran simpatía por el Real Madrid.

Ambos apuestan 4.500 euros en el marco del partido final que definirá al ganador de la famosa Copa del Rey. Y resuelven invertir esa suma en bitcoins, los cuales serán colocados en una cuenta regida por un contrato inteligente.

Las facilidades tecnológicas son precisas, ya que por intermedio de este contrato inteligente se puede determinar cuál fue el resultado del juego, a fin de que se haga una búsqueda inmediata en los sitios web de noticias deportivas y se sepa quién ganó.

Contrato inteligente en Bitcoin¿Después qué sigue? Los bitcoins equivalentes a la suma de 4.500 euros son enviados automáticamente al ganador de la apuesta. Ni más ni menos.

Otro ejemplo muy claro involucra la celebración de un contrato inteligente entre un director de documentales para la plataforma streaming y su equipo de trabajo.

En este caso, figuran  varias partes implicadas, como son: 2 productores, 1 productor ejecutivo, 1 editor, 1 musicalizador, 2 guionistas, 4 camarógrafos, 4 asistentes de cámaras.

Entre otros integrantes, quienes se suscriben a un contrato inteligente para preservar la transacción realizada con una empresa que compre el producto final, como Netflix o Amazon Prime.

Una vez que se logra vender el producto audiovisual, las ganancias y honorarios pactados en bitcoins se deberán abonar a cada uno de los participantes, sin que haya necesidad de que aparezcan terceras personas o intermediarios en la transacción.

Igualmente, se puede aplicar en pagos por concepto de regalías musicales y derechos de autor pertenecientes a escritores, músicos, artistas y los compradores o consumidores.

¿Qué ventajas tienen los contratos inteligentes?

Es indiscutible el valor agregado que los contratos inteligentes trajeron al mundo de las blockchain. Veamos.

Autonomía

No se requieren de actores distintos que intermedien, a cambio de una comisión, en las transacciones realizadas entre los dos actores principales del contrato inteligente. Tampoco hace falta validar el contrato ante un notario ni contratar abogados.

Toda la información que da forma al contrato se haya resguardada en un red cifrada que puede ser consultada públicamente, desde cualquier sitio del planeta.

Seguridad

No se pueden modificar las cláusulas o términos del contrato firmado criptográficamente por las dos partes, con ayuda de un código informático visible en la cadena de bloques.

En este tipo de contratos, siempre es posible ejecutar una condición pre-programada donde se honra cada cláusula del convenimiento cuando corresponda, a fin de que se consiga un nivel de seguridad elevado, mucho más confiable que en los contratos tradicionales.

Por eso es factible establecer negocios con personas extrañas, después de que sean aprobadas las validaciones de rigor en la cadena de bloques.

Confianza

El código firmado criptográficamente supone garantías de que no será vulnerada la red, porque es preciso ejecutar verificaciones. Por eso se habla de que el código informático se asienta sobre una premisa fundamental: si sucede x, ejecuta y.

¿Qué desventajas tienen los contratos inteligentes?

A pesar de los avances informáticos, la vulnerabilidad de tecnologías como la blockchain y la IoT es una realidad en modo alguno exagerada, porque las violaciones a la seguridad son numerosas.

En el caso de la tecnología IoT, ciertamente hay mayor actividad de hackeadores expertos que han logrado desmontar los protocolos de seguridad de este dispositivo.

En el caso de la blockchain, es preciso revisar previamente con mucho detenimiento los acuerdos plasmados en cada una de las cláusulas, porque después no se pueden modificar, son inmutables, imposible de cambiar. Es letra escrita sobre piedra. Así que debe quedar todo aclarado antes de cerrar acuerdo con la contraparte.

Otra desventaja que aún persiste en que la configuración debe ser un trabajo de expertos en programación, y no se puede improvisar al respecto porque pueden quedar abierta una rendija por donde se cuelan los estafadores informáticos para robar datos y cometer delitos.

Las aplicaciones de estas tecnologías que deben ser programadas por un experto en informática son: automatizaciones en los pagos, registros y cambios de propiedad, contratos de energía, dado el alto consumo de electricidad de la red blockchain.

Así como la configuración de honorarios ante casos de propiedad intelectual, propiedad inteligente, negocios de aseguradoras, apuestas e inclusive en proceso de votaciones gubernamentales y resultados de encuestas.

Acerca del autor

Redacción e Investigación | + posts

¡Hola! Soy Gemma Guerrero.

Soy graduada en Economía por la Universidad de Granada. Actualmente, al igual que Arnau estoy estudiando el título oficial de CFA (Cheff Financial Advisor).

Para ello, escribir y publicar en Autorizado Red me ayuda a estar al día con los diferentes conceptos económicos y financieros que he de preparar.

Anterior

Agencia de Valores: [Concepto, Implicaciones, Importancia y Representantes]

Contrato Foward: [Concepto, Utilidad, Procedimiento y Cálculo del Precio]

           
Próximo Artículo

Deja un comentario