La Inflación

Inicio » Finanzas » La Inflación

La inflación es la disminución del poder adquisitivo de una determinada moneda a lo largo del tiempo.

Una estimación cuantitativa de la tasa a la que se produce la disminución del poder adquisitivo puede reflejarse en el aumento del nivel medio de precios de una cesta de bienes y servicios seleccionados en una economía a lo largo de cierto periodo de tiempo.

El aumento del nivel general de precios, a menudo expresado en porcentaje, significa que una unidad de moneda compra efectivamente menos de lo que compraba en períodos anteriores.

La inflación puede ser considerada como el concepto opuesto a la deflación, que se produce cuando el poder adquisitivo del dinero aumenta y los precios disminuyen.

Puntos importantes sobre la inflación:
  • La inflación es la tasa a la que disminuye el valor de una moneda y, en consecuencia, aumenta el nivel general de los precios de los bienes y servicios.
  • La inflación se clasifica a veces en tres tipos: Inflación por demanda, inflación por costes e inflación incorporada.
  • Los índices de inflación más utilizados son el Índice de Precios al Consumo (IPC) y el Índice de Precios al por Mayor (IPM).
  • La inflación puede considerarse positiva o negativa según el punto de vista individual y la tasa de cambio.
  • A los que tienen activos tangibles, como propiedades o productos básicos almacenados, les puede gustar ver algo de inflación, ya que eso aumenta el valor de sus activos.

¿Qué es la inflación?

En economía, la inflación es un aumento general de los precios de los bienes y servicios en una economía.

Cuando a nivel general, los precios suben, cada unidad de moneda compra menos bienes y servicios; por consiguiente, la inflación corresponde a una reducción del poder adquisitivo del dinero.

Inflación

Lo contrario de la inflación es la deflación, una disminución sostenida del nivel general de precios de los bienes y servicios. La medida habitual de la inflación es la tasa de inflación, la variación porcentual anualizada de un índice general de precios.

Como los precios no aumentan todos al mismo ritmo, se suele utilizar para ello el índice de precios al consumo (IPC).

Los economistas creen que los altos niveles de inflación y la hiperinflación (que tienen efectos gravemente perturbadores en la economía real) están causados por un crecimiento excesivo y persistente de la oferta monetaria.

Las opiniones sobre las tasas de inflación bajas o moderadas son más variadas. La inflación baja o moderada puede atribuirse a las fluctuaciones de la demanda real de bienes y servicios, o a los cambios en la oferta disponible, como en el caso de la escasez.

La inflación moderada afecta a las economías de forma positiva y negativa. Los efectos negativos incluyen un aumento del coste de oportunidad de tener dinero, la incertidumbre sobre la inflación futura, que puede desalentar la inversión y el ahorro, y si la inflación fuera lo suficientemente rápida, la escasez de bienes, ya que los consumidores empiezan a acumular por temor a que los precios aumenten en el futuro.

Inflación sostenida

Los efectos positivos incluyen la reducción del desempleo debido a la rigidez de los salarios nominales, permitiendo al banco central una mayor libertad en la ejecución de la política monetaria, fomentando los préstamos y la inversión en lugar de la acumulación de dinero, y evitando las ineficiencias asociadas a la deflación.

Hoy en día, la mayoría de los economistas son partidarios de una tasa de inflación baja y estable. Una inflación baja (en contraposición a cero o negativa) reduce la gravedad de las recesiones económicas al permitir que el mercado laboral se ajuste más rápidamente en una recesión, y reduce el riesgo de que una trampa de liquidez impida a la política monetaria estabilizar la economía, al tiempo que evita los costes asociados a una inflación elevada.

La tarea de mantener la tasa de inflación baja y estable suele encomendarse a las autoridades monetarias.

Por lo general, estas autoridades monetarias son los bancos centrales que controlan la política monetaria mediante la fijación de los tipos de interés, realizando operaciones de mercado abierto y (más raramente) modificando los requisitos de reserva de los bancos comerciales.

Entendiendo la inflación: Un concepto económico complejo

Aunque es fácil medir la evolución de los precios de los distintos productos a lo largo del tiempo, las necesidades humanas van más allá de uno o dos de esos productos.

Los individuos necesitan un conjunto amplio y diversificado de productos, así como una serie de servicios para llevar una vida cómoda. Entre ellos se encuentran productos básicos como los cereales, el metal, el combustible, servicios públicos como la electricidad y el transporte, y servicios como la sanidad, el ocio y la mano de obra. La vivienda…

Qué es la inflación
stevepb / Pixabay

La inflación pretende medir el impacto global de las variaciones de los precios de un conjunto diversificado de productos y servicios, y permite representar en un solo valor el aumento del nivel de precios de los bienes y servicios en una economía durante un periodo de tiempo.

Cuando una moneda pierde valor, los precios suben y se compran menos bienes y servicios. Esta pérdida de poder adquisitivo repercute en el coste general de la vida para el público en general, lo que en última instancia provoca una desaceleración del crecimiento económico. Muchos economistas creen que la inflación sostenida se produce cuando el crecimiento de la masa monetaria de un país supera el crecimiento económico.

Para combatirla, el banco central de turno, competente en un país, toma las medidas necesarias para gestionar la oferta de dinero y crédito con el fin de mantener la inflación dentro de los límites permitidos y el buen funcionamiento de la economía.

Teóricamente, el monetarismo es una teoría popular que explica la relación entre la inflación y la oferta monetaria de una economía.

Por ejemplo:
Tras la conquista de los imperios azteca e inca por parte de los españoles, fluyeron cantidades masivas de oro y, sobre todo, de plata hacia la economía española y otras economías europeas. Dado que la oferta monetaria había aumentado rápidamente, el valor del dinero cayó, contribuyendo al rápido aumento de los precios.

La inflación se mide de diversas maneras, dependiendo de los tipos de bienes y servicios considerados, y es lo contrario de la deflación, que indica un descenso general de los precios de los bienes y servicios cuando la tasa de inflación cae por debajo del 0%.

¿Qué causa la inflación?

El aumento de la oferta de dinero es la raíz de la inflación, aunque puede producirse a través de diferentes mecanismos en la economía.

Los bancos centrales pueden aumentar la oferta de dinero imprimiendo y regalando más dinero a particulares o bancos, devaluando legalmente (reduciendo el valor de) la moneda de curso legal, más (lo más habitual) prestando nuevo dinero para que exista como créditos en cuentas de reserva a través del sistema bancario mediante la compra de bonos del Estado a los bancos en el mercado secundario.

Inflación en economía

En todos estos casos de aumento de la oferta monetaria, el dinero pierde su poder adquisitivo. Los mecanismos que impulsan la inflación pueden clasificarse en tres tipos: inflación por efecto de la demanda, inflación por efecto de los costes e inflación incorporada.

Efecto de la demanda

La inflación por efecto de la demanda se produce cuando un aumento de la oferta de dinero y crédito estimula la demanda global de bienes y servicios en una economía para que aumente más rápidamente que la capacidad de producción de la economía. Esto aumenta la demanda y provoca una subida de precios

Efecto de empuje de los costes

La inflación por empuje de los costes es el resultado del aumento de los precios a través de los insumos del proceso de producción.

Cuando el aumento de la oferta de dinero y crédito se canaliza hacia los mercados de materias primas u otros activos, y especialmente cuando va acompañado de una perturbación económica negativa en la oferta de materias primas clave, los costes de todo tipo de bienes intermedios aumentan.

Esta evolución conduce a un aumento de los costes del producto o servicio acabado y se traduce en un aumento de los precios al consumo.

Por ejemplo:
Cuando la expansión de la oferta monetaria crea un auge especulativo de los precios del petróleo, el coste de la energía para todo tipo de usos puede aumentar y contribuir a la subida de los precios al consumo, lo que se refleja en diversas medidas de inflación.

Inflación incorporada

La inflación incorporada está relacionada con las expectativas de adaptación, la idea de que la gente espera que las tasas de inflación actuales continúen en el futuro. A medida que el precio de los bienes y servicios aumenta, los trabajadores y otras personas llegan a esperar que sigan subiendo en el futuro a un ritmo similar y exigen más costes o salarios para mantener su nivel de vida.

El aumento de sus salarios se traduce en un mayor coste de los bienes y servicios, y esta espiral salarios-precios continúa a medida que un factor induce al otro y viceversa.

La fórmula para medir la inflación

Para calcular el valor de la inflación entre dos meses (o años) concretos se pueden utilizar las variantes de los índices de precios mencionadas anteriormente.

Aunque ya hay muchas calculadoras de inflación preparadas en diversos portales financieros y sitios web, siempre es mejor conocer la metodología subyacente para garantizar la precisión con una clara comprensión de los cálculos. Matemáticamente,

Tasa de inflación porcentual = (Valor final del índice del IPC/Valor inicial del IPC)*100

Digamos que se desea saber cómo ha cambiado el poder adquisitivo de 10.000 € entre septiembre de 1975 y septiembre de 2021.

En varios portales se pueden encontrar los datos del índice de precios en forma de tabla. De esa tabla, coge las cifras correspondientes del IPC para los dos meses dados.

Imaginemos lo siguiente: Para septiembre de 1975, fue de 54,6 (valor del IPC inicial) y para septiembre de 2021, de 252,439 (valor del IPC final). Introduciendo la fórmula se obtiene

Tasa de inflación = (252,439/54,6)*100 = (4,6234)*100 = 462,34%.

Como quieres saber cuánto valdrían 10.000 € de septiembre de 1975 en septiembre de 2021, multiplica la tasa de inflación porcentual por la cantidad para obtener el valor en dólares modificado:

Cambio en el valor del euro = 4,6234 * 10.000 € = 46.234 €

Esto significa que 10.000 € en septiembre de 1975 valdrán 46.234 € en 2021. Esencialmente, si compraste una cesta de bienes y servicios (como se incluye en la definición del IPC) por valor de 10.000 euros en 1975, la misma cesta te costará 46.234€ en septiembre de 2021.

El problema viene, cuando los salarios y/o la prestación de servicios en determinados sectores no actualiza los precios con el paso del tiempo. Es obvio que el poder adquisitivo es mucho menor.

Ventajas y desventajas de la inflación

La inflación puede interpretarse como algo bueno o malo, dependiendo del lado que se tome y de la rapidez con que se produzca el cambio.

Por ejemplo:
A las personas que tienen activos tangibles que se cotizan en moneda, como propiedades o productos básicos almacenados, les puede gustar que haya algo de inflación, ya que eso aumenta el precio de sus activos, que pueden vender a un precio más alto.

Sin embargo, quienes compren estos activos pueden no estar contentos con la inflación, ya que tendrán que desembolsar más dinero.

Los bonos indexados a la inflación son otra opción popular para que los inversores se beneficien de la inflación.

Por otra parte, a las personas que poseen activos denominados en moneda, como el efectivo o los bonos, la inflación es algo negativo, ya que erosiona el valor real de estos activos.

Los inversores que quieren proteger sus carteras de la inflación deberían considerar las clases de activos con cobertura contra la inflación, como el oro, las materias primas y los fondos de inversión inmobiliaria (REIT).

¿La inflación fomenta la especulación?

Inflacion
Tumisu / Pixabay

La inflación fomenta la especulación, tanto por parte de las empresas en proyectos de riesgo como por parte de los particulares en acciones de empresas, ya que esperan obtener mejores rendimientos que la inflación.

A menudo se promueve un nivel óptimo de inflación para fomentar hasta cierto punto el gasto en lugar del ahorro. Si el poder adquisitivo del dinero cae con el tiempo, entonces puede haber un mayor incentivo para gastar ahora en lugar de ahorrar y gastar más tarde. Puede aumentar el gasto, lo que puede impulsar las actividades económicas de un país. Se considera que un enfoque equilibrado mantiene el valor de la inflación en un rango óptimo y deseable.

La inflación puede ser un alto coste para la economía

Unas tasas de inflación elevadas y variables pueden imponer grandes costes a una economía. Las empresas, los trabajadores y los consumidores deben tener en cuenta los efectos del aumento general de los precios en sus decisiones de compra, venta y planificación.

Esto introduce una fuente adicional de incertidumbre en la economía, porque pueden equivocarse sobre la tasa de inflación futura.

Se espera que el tiempo y los recursos dedicados a investigar, estimar y ajustar el comportamiento económico estén en función del nivel general de los precios, en lugar de los fundamentos económicos reales, lo que inevitablemente representa un coste para la economía en su conjunto.

¿Es una tasa de inflación baja y estable lo más óptimo?

Incluso una tasa de inflación baja, estable y fácilmente predecible, que algunos consideran óptima, puede provocar graves problemas en la economía, debido a cómo, dónde y cuándo entra el nuevo dinero en la economía.

Cuando se aumenta la masa monetaria en un país o región económica y el crédito entra en la economía, siempre lo hacen en manos de personas o empresas concretas, y el proceso de ajuste del nivel de precios a la nueva oferta monetaria se produce a medida que éstas gastan este dinero y circula de mano en mano y de cuenta en cuenta por la economía.

Causas de la inflación
Mediamodifier / Pixabay

Por el camino, hace subir primero algunos precios y después otros.

Este cambio secuencial en el poder adquisitivo y en los precios (conocido como efecto Cantillon) significa que el proceso de inflación no sólo aumenta el nivel general de precios a lo largo del tiempo, sino que también distorsiona los precios relativos, los salarios y las tasas de rendimiento en el camino.

Los economistas, en general, entienden que las distorsiones de los precios relativos que se alejan de su equilibrio económico no son buenas para la economía, y los economistas austriacos creen incluso que este proceso es uno de los principales motores de los ciclos de recesión en la economía.

¿Cómo se puede controlar la inflación?

El regulador financiero (banco central) de un país tiene la importante responsabilidad de mantener la inflación bajo control.

Lo hace aplicando medidas a través de la política monetaria, que se refiere a las acciones de un banco central u otros comités que determinan el tamaño y la tasa de crecimiento de la oferta monetaria.

Por ejemplo:
En Europa, por ejemplo, será el Banco Central Europeo. Al menos en lo que compete a la zona Euro.

En Estados Unidos, los objetivos de la política monetaria de la Reserva Federal incluyen unos tipos de interés moderados a largo plazo, la estabilidad de los precios y el máximo empleo, y cada uno de estos objetivos pretende promover un entorno financiero estable.

La Reserva Federal comunica claramente los objetivos de inflación a largo plazo para mantener una tasa de inflación constante a largo plazo, que se considera beneficiosa para la economía.

Banco central e inflación
Hans / Pixabay

La estabilidad de los precios (o un nivel de inflación relativamente constante) permite a las empresas planificar el futuro, ya que saben qué esperar.

La Fed cree que esto fomentará el máximo empleo, que viene determinado por factores no monetarios que fluctúan con el tiempo y, por tanto, están sujetos a cambios.

Por esta razón, la Fed no establece un objetivo específico para el máximo empleo, y éste viene determinado en gran medida por las valoraciones de los empresarios. El máximo empleo no significa que el desempleo sea nulo, ya que en un momento dado hay un cierto nivel de volatilidad, ya que la gente deja y empieza nuevos trabajos.

Las autoridades monetarias también adoptan medidas excepcionales en condiciones extremas de la economía.

Por ejemplo:
Tras la crisis económica y social producida por la pandemia del SARS COVID-19 los bancos centrales han aumentado considerablemente la oferta monetaria para frenar la sangría que se estaba produciendo en las pequeñas y medianas empresas.

Es posible que algunos índices bursátiles hayan crecido de forma desmesurada durante los dos siguientes años debido a que bancos de inversión o fondos tenían acceso a nuevo capital (aunque fuera en forma de deuda).

Este nuevo capital no es más que un aumento de la masa monetaria por parte de los bancos centrales, como la Reserva Federal o el BCE.

Cuando la inflación se empezó a disparar, los bancos centrales quisieron frenarla aumentando los tipos de interés. El batacazo en las bolsas internacionales fue descomunal.

Una moneda fuerte y una oferta monetaria limitada: La mejor manera de controlar la inflación

Oro e inflación
Stevebidmead / Pixabay

Los bancos centrales y los gobiernos en general, han demostrado durante las últimas décadas ser incapaces de controlar la inflación.

En algunos países africanos y latinoamericanos (como Argentina o Venezuela) ha sido un auténtico desastre.

Sin embargo, en otros países desarrollados como Estados Unidos o la Eurozona, hemos tenido inflación constante y sostenida (aunque baja), y no podemos decir que sea algo especialmente bueno.

En nuestra opinión, y echando la vista atrás (historia), la mejor manera de controla la inflación es disponer de una moneda fuerte.

Pero, ¿qué es tener una moneda fuerte?

Una moneda fuerte es un medio de intercambio de bienes que tenga una oferta monetaria limitada. El patrón oro fue un sistema de intercambio fuerte, puesto que dependía del oro. Y el oro, no se puede crear, es difícil de destruir y también es excaso.

Esto provocaba que las economías que se basaban en el patrón oro tuvieran una moneda fuerte, puesto que sus ofertas monetarias estaba limitadas a este metal.

¿Cómo podemos protegernos de la inflación?

protegerse de la inflación

Por desgracia, pocas personas tienen suficientes conocimientos financieros y económicos como para entender conceptos tan importantes como la inflación.

En general, la gente no se protege contra tasas de inflación elevadas y sostenidas a lo largo de lustros.

La mejor manera que tienes para protegerte contra la inflación es invirtiendo tu dinero.

Tener dinero líquido en el banco o debajo del colchón en tu casa es el mejor amigo de la inflación y la mejor forma de dinamitar los ahorros con el paso del tiempo.

Echa un vistazo al ejemplo de más arriba. Si tienes 10.000€ en el banco, ¿Qué podrás comprar de aquí a cinco años con esos mismo 10.000€? Es posible que muchas menos cosas de las que puedes comprar hoy en día.

Entonces, ¿en qué podemos invertir para protegernos de la inflación?

Acciones de Empresas

Invertir a largo plazo en acciones de empresas de calidad, con potentes ventajas competitivas ha sido una de las mejores formas históricamente que tiene un pequeño inversor para protegerse de la inflación.

Sin embargo, se debe tener paciencia y disciplina. Ser capaz de analizar y entender una empresa y del porqué dicha empresa es más rentable que su competencia.

Además, hemos de ser más o menos inmunes a las fluctuaciones del mercado. Lo cual, no es para nada, fácil.

Vivienda e inmuebles

inflación y grandes ciudades
cegoh / Pixabay

En determinadas regiones, a lo largo del mundo, invertir en inmuebles puede ser una excelente forma de protegerse de la inflación.

¿Dónde?

Por ejemplo:

Las grandes metrópolis del mundo, como París, Londres, Nueva York, Tokyo, Berlín, San Francisco… han demostrado que disponer de inmuebles en propiedad e invertir en este tipo de activos es una manera excelente de protegerte de la inflación.

En general, cualquier lugar que reúna determinadas características y ventajas competitivas respecto a otros, puede ser óptimo para invertir en inmuebles a largo plazo.

¿Por qué pasa esto? Porque la oferta de vivienda en estas mega urbes acaba siendo limitada, y en general la gente quiere ir a vivir a ellas, Más oferta de ocio y sobretodo más oferta en puestos de trabajo. Más posibilidades de mejoras y crecer en tu carrera profesional.

¿Esto va a ser siempre así?

Difícil saberlo. Sin embargo, con el auge del teletrabajo y las nuevas tecnologías, quizás con el paso del tiempo las personas puedan teletrabajar más fácilmente y no sea tan necesario desplazarte a una gran ciudad para poder desarrollarte profesionalmente hablando.

Algunos ejemplos extremos de inflación

Nazismo a consecuencia de una inflación
PDPics / Pixabay

Dado que todas las monedas del mundo son dinero fiduciario, la oferta monetaria puede aumentar rápidamente por razones políticas, lo que provoca un rápido aumento del nivel de precios.

Por ejemplo:
El ejemplo más famoso es la hiperinflación que afectó a la República Alemana de Weimar a principios de la década de 1920.

Las naciones que habían salido victoriosas en la Primera Guerra Mundial exigían a Alemania reparaciones, que no podían pagarse en papel moneda alemán, ya que éste tenía un valor sospechoso debido a los préstamos del gobierno. Alemania intentó imprimir billetes de papel, comprar moneda extranjera con ellos y utilizarla para pagar sus deudas.

Esta política condujo a la rápida devaluación del marco alemán, y la hiperinflación acompañó el desarrollo.

Los consumidores alemanes respondieron al ciclo tratando de gastar su dinero lo más rápido posible, entendiendo que valdría cada vez menos cuanto más esperaran.

Más y más dinero inundó la economía, y su valor se desplomó hasta el punto de que la gente empapelaba sus paredes con billetes prácticamente sin valor.

Algunos autores señalan el auge del nazismo a consecuencia de una hiperinflación desatada durante varios años.

Otro ejemplo más reciente lo podemos encontrar en Venezuela. Su régimen ha llevado a cabo políticas monetarias extremadamente expansivas, llevando al país a un decrecimiento económico salvaje y a un tremendo empobrecimiento general de su población.

¿Podemos considerar a la inflación como algo bueno o malo?

Generalmente se considera que un exceso de inflación es malo para una economía, mientras que una inflación demasiado baja también es perjudicial.

Muchos economistas abogan por un término medio de inflación baja o moderada, de alrededor del 2% anual.

En general, una mayor inflación perjudica a los ahorradores porque erosiona el poder adquisitivo del dinero que han ahorrado. Sin embargo, puede beneficiar a los prestatarios porque el valor ajustado a la inflación de sus deudas pendientes se reduce con el tiempo.

Nuestra opinión es que cualquier nivel de inflación es algo malo y erosiona el poder adquisitivo de una determinada población. El objetivo debería ser una inflación nula y disponer de una moneda fuerte.

Una oferta monetaria fijada y limitada, conllevaría a que un determinado banco central no pudiera modificarla y por lo tanto, producir inflación de la nada.

¿Cuáles son los efectos de la inflación?

La inflación puede afectar a la economía de varias maneras. P

Por ejemplo:
Si la inflación hace que la moneda de un país disminuya, esto puede beneficiar a los exportadores al hacer que sus productos sean más asequibles cuando se cotizan en la moneda de otros países.

Por otro lado, esto podría perjudicar a los importadores al encarecer los productos fabricados en el extranjero. Una mayor inflación también puede fomentar el gasto, ya que los consumidores tratarán de adquirir bienes rápidamente antes de que sus precios suban más.

Quién ahorra, en cambio, podría ver cómo se erosiona el valor real de sus ahorros, limitando su capacidad de gastar o invertir en el futuro.

Tu opinión nos importa: ¿Te ha sido útil el artículo?

Acerca del autor

Editora Jefe | info@autorizadored.es | Web | + posts

Mi nombre es Silvia Guijarro.

Soy editora jefe en Autorizado Red. Me encanta escribir textos, especialmente si son sobre economía y finanzas.

Curso estudios de Economía y Finanzas por la Universidad de Deusto.

Anterior

Credit Crunch

Deja un comentario